Curso de derecho a la igualdad entre mujeres y hombres


Lección 5. Los problemas de género en el sistema de justicia penal



Descargar 0.99 Mb.
Página9/11
Fecha de conversión12.09.2018
Tamaño0.99 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11

Lección 5. Los problemas de género en el sistema de justicia penal


Ficha técnica


Curso

Curso Derecho a la igualdad entre Mujeres y Hombres.

Lección

5. Los problemas de género en el sistema de justicia penal

Participantes

Operadores del Sistema Penal Acusatorio.

Tiempo destinado

3 horas teóricas

Accesorios didácticos

Proyector, computadora, tablero acrílico, rotafolio con marcadores.

Material para el participante

Manual del participante y Accesorios informativos.

Técnica

Conferencia Modificada.

Referencia bibliográfica:

  • Larrandart, Lucila (2000). “Control social, derecho penal y género” en Haydée Birgin (comp.), Las trampas del poder punitivo, CEADEL/Editorial Biblos, pp. 85-106.

  • Casas Becerra, Lidia (Edit.) (2010). “Capítulo II. Mujeres en conflicto con la ley” y “Capítulo III. Los desencuentros del sistema criminal y las mujeres víctimas”, en Introducción a los problemas de género en la justicia penal en América Latina, Chile, CEJA, pp. 63-162.




Meta de la

Lección:

Al finalizar la lección las personas participantes comprenderán los problemas de género que implica el sistema de justicia penal.

  1. PROPÓSITO

Al finalizar la lección, las personas participantes comprenderán los problemas de género que implica el sistema de justicia penal.



  1. VISIÓN GENERAL

A. Motivación.


Que las personas participantes comprendan la importancia de los problemas de género que implica el sistema de justicia penal, en virtud de estar en la posibilidad de enfrentarlos y solucionarlos de la forma más adecuada.

B. Objetivos

Al término del curso las personas participantes podrán identificar correctamente los problemas de género:




  • Derivados de la legislación sustantiva y procesal penal

  • De la mujer como victimaria

  • En el sistema acusatorio como protector de derechos

  • Derivados de la práctica del derecho penal



  1. PRESENTACIÓN




Objetivo 5.A. Problemas de género en el derecho penal



Identificar correctamente los problemas de género derivados de la legislación sustantiva y procesal penal.

  1. Legislación sustantiva

El derecho es una herramienta para monopolizar el uso de la fuerza del Estado, preferencialmente a través del derecho penal. Éste legitima la sanción o la intervención para reprimir aquellas conductas que se estiman contrarias a la buena convivencia social y que sean violatorias de bienes jurídicos sociales básicos, como la protección a la vida, la libertad sexual, la integridad o la propiedad. La relación del género con el derecho penal muestra todas las tensiones entre las pretensiones del derecho y el Estado, y la construcción social (cultural y sexual entre otras) impuesta a las personas sobre lo que son y cómo deben ser.


De acuerdo con Lidia Casas, la construcción del tipo penal, es decir qué es delito, es una definición social de aquello que se busca proscribir, por ejemplo, si se debe o no penalizar el consumo de marihuana o las relaciones entre personas del mismo sexo. De esta forma, la tipificación de cierta conducta como un delito se trata de una cuestión prescriptiva y no de un hecho. En este sentido, hay delitos dirigidos principalmente a las mujeres, como el aborto, o bien que tienen una mayor incidencia en el caso de las mujeres como el infanticidio o aquellos delitos relacionados con la obligación de cuidado (por ejemplo, abandono de menores o de personas desvalidas).
Así, el género en tanto construcción social de los sexos incide en la forma en que se formula el derecho penal donde, por una parte, definen lo aceptado y lo inaceptable para los roles estereotípicos de mujeres y hombres y, por otro, definen lo valioso en una sociedad. Al ver la evolución y los problemas de los tipos penales vinculados con la violencia sexual es posible identificar que fueron considerados delitos contra el honor y no así delitos en contra de la integridad de las personas. La violación requería la penetración de un hombre a una mujer por medio de un pene, ahora la violación se entiende de manera más amplia y no siempre con el requisito de dicha penetración.
A pesar de esos avances en los códigos penales, aún pueden aparecer disposiciones que expresen estereotipos de género o figuras que establezcan relaciones de poder opresivas de las mujeres o de otros sectores en subordinación como la población LGBTTI. De ahí que corresponde a las y los operadores jurídicos ser críticos con el andamiaje normativo que aplican de conformidad con las reglas de identificación de normas discriminatorias estudiadas en las lecciones anteriores.

  1. El proceso penal

La entrada al sistema penal también puede significar un obstáculo para las mujeres cuando no se toman en cuenta factores como los siguientes:




  1. Contexto en que se produce el delito: familia o desconocidos. A veces creer que las víctimas no están dispuestas a denunciar porque el agresor es alguien a quien conocen o bien no tienen posibilidad de aportar información sobre su agresor.

  2. Secuelas de la violencia: como ya se analizó la violencia contra la mujer puede impedir que la víctima del delito se encuentre en una posición segura para acudir a las instancias de justicia.

  3. Desconfianza ante el sistema: los estereotipos de género que todavía se encuentran en las instituciones de procuración y administración de justicia también pueden alejar del acceso a la justicia, a las víctimas que han sido violentadas cuando no existen lesiones visibles (físicas) en los cuerpos de las víctimas.

  4. Victimización secundaria: el trato que reciben por parte de las y los operadores de justicia también es un factor relevante, pues formularles preguntas personales, asignarles la culpa de lo ocurrido u otras actitudes similares las vuelven a victimizar.

Los elementos señalados constituyen obstáculos para el acceso a la justicia de las mujeres víctimas de delitos y, en especial de las víctimas de violencia. De ahí la importancia de comprender la naturaleza especial de estos delitos y de la situación en la que se encuentran las víctimas para poder brindar una atención sin estereotipos y adecuada para cumplir los estándares de debida diligencia.


Si se logran sortear las dificultades de ingreso al sistema de justicia, en los casos de violencia (física o sexual) nos encontramos frente a otro cúmulo de problemas vinculados con la naturaleza de los delitos:


  1. Ausencia de testigos (directos o presenciales): los delitos de violencia sexual o física suelen ser cometidos de forma oculta, por lo que no se cuenta con testigos que puedan acreditar el dicho de las víctimas.

  2. Retractación de la víctima: dado que en muchas ocasiones los agresores suelen ser conocidos por las víctimas es posible que reciban presiones o bien que, como parte del ciclo de la violencia, puedan retractarse. En estos casos, es primordial conocer las circunstancias particulares de la víctima para entender por qué toma esa decisión.

  3. Credibilidad de la víctima: el dicho de la víctima debe ser un elemento principal para iniciar una investigación, el uso de estereotipos para desacreditarla se convierte en una segunda violación a sus derechos. Asimismo, negarle credibilidad a una víctima por la forma en que ha llevado su vida también es violatorio de sus derechos y, por tanto, debe evitarse de forma total.

  4. Evidencia física: las y los operadores de justicia deben tener el mayor de los cuidados en la recolección y custodia de toda evidencia física. Por otra parte, también debe considerarse que aunque en algunos delitos sexuales existe la posibilidad de obtener evidencias físicas, no siempre va a ser posible porque las víctimas suelen tardar en presentar la denuncia.

Lo anterior supone que las y los operadores de justicia deben ser creativos y abiertos en los medios de pruebas que pueden utilizar. Por ejemplo, formular análisis circunstancial de las pruebas a partir de los hechos ciertos y hacer evidentes los estereotipos sobre las personas y las circunstancias en que participaron en los delitos (por ejemplo, si en la comisión del delito una mujer desempeñó funciones de cuidadora, vinculado con el rol de género tradicionalmente asignado a las mujeres).



Objetivo 5.B. Problemas de género de la mujer como victimaria



Identificar correctamente los problemas de género derivados de la mujer como victimaria.
La pregunta sobre las mujeres en el derecho penal en funcionamiento sitúa a las mujeres como infractoras o como víctimas de delitos. En ambas esferas las mujeres se enfrentarán con el sesgo de género. De acuerdo con Lidia Casas, los distintos actores participan con diversos papeles y guiones. El juez a través de sus fallos tiene la posibilidad de aminorar las asimetrías de poder entre las partes, atendido el mérito del caso cuando en concreto aplica el derecho a los hechos, pero también a través de su interpretación las profundiza. No sólo el juez puede reforzar asimetrías, sino también los actores que intervienen en la disputa judicial a través de sus argumentaciones. Si la ley determina y define la violencia, la ley procesal y sus operadores definen quien está legitimado para reclamar la intervención de la justicia50 y bajo qué condiciones podrán obtener reparación. De esta manera, se moldea el derecho a través de actuaciones concretas que no sólo competen a los jueces.
Los prejuicios y los estereotipos también inciden en los juicios cuando las mujeres con las imputadas. Las mujeres pueden tener un tratamiento más duro o de caballerosidad a las mujeres que están conflicto con la ley.51 En el primer caso, se puede aplicar una mayor penalidad como un reproche al hecho de que una mujer haya salido de su rol esperado como madre, esposa o, en general, como cuidadora. En el segundo caso, también es posible que se considere una sobreprotección a las mujeres al estimar como un deber de los hombres protegerlas.
Además, de lo anterior las y los operadores de justicia deben tomar en consideración las circunstancias en las que las mujeres participan en los delitos. En muchas ocasiones pueden llevar a cabo los mismos roles de cuidadoras que desarrollan las mujeres como parte de los estereotipos de género creados. En estas ocasiones, las mujeres suelen no tener dominio de los hechos delictivos, por lo que aplicar las mismas condenas que a quienes sí tienen dicho dominio resulta en desigualdad.
En cualquier caso, corresponde analizar las distintas circunstancias que rodean los actos y evitar el reproche o la sobre protección.

Objetivo 5.C. El sistema acusatorio y los derechos de las mujeres



Identificar correctamente las razones por las que el sistema acusatorio es protector de los derechos de las mujeres
Al margen de los estereotipos de género que se han incrustado en las normas y en la práctica jurídica, uno de los problemas más graves del sistema penal es la dificultad para dirimir los asuntos de violencia de género. Como ya se señaló, el carácter oculto de los estos delitos, así como la posible ausencia probatoria, dificultan su investigación y posible sanción, dejando a estos delitos en la impunidad, con la consecuente permisión institucional implícita.
Ese problema se amplía cuando se tiene un sistema penal con prueba tasada, que no permite mirar al hecho delictivo en su conjunto. El sistema penal acusatorio, dada la libertad probatoria y también la libre valoración de las pruebas le abre un amplio margen de posibilidades a las y los operadores del sistema de justicia para que logren acercarse todos los elementos necesarios para acreditar la comisión de un delito y también, la probable responsabilidad de alguien. Con ello, una de las principales causas de la impunidad de la violencia de género está en posibilidad de verse disminuida, pues ya queda únicamente en la experiencia y conocimiento de las y los operadores el buscar las formas de construir un caso que permita, de conformidad con el debido proceso, acreditar el hecho y la responsabilidad penal. En consecuencia, ya no es el sistema mismo el que impide el procesamiento de estos asuntos.
Aunado a lo anterior, el sistema penal acusatorio también permite una mayor participación de las víctimas, con lo que su voz también podría ser escuchada en el proceso, con todas las precauciones debidas. Si bien no se trata de un mecanismo donde una de las voces deba prevalecer, lo cierto es que

Objetivo 5.D. Los problemas de género en la práctica



Identificar correctamente problemas de género en su práctica del derecho penal.
Forme grupos de entre cuatro y cinco personas y realice lo siguiente:
1. Señalen tres problemas de género que identifiquen en la práctica del derecho penal y justifiquen las razones por las que estiman que son problemas de género.

2. A partir de lo estudiado en las distintas lecciones, indiquen formas de resolución de los problemas a partir del derecho a la igualdad y a la no discriminación.


Nota a la persona instructora: Podrá apoyarse en el siguiente cuadro sinóptico para hablar de los costos de la violencia a nivel personal, social y comunitario.


ÁMBITO

CONSECUENCIAS DE LA VIOLENCIA

TRABAJO


  • Incremento del ausentismo laboral

  • Disminución del rendimiento laboral

EDUCACIÓN


  • Aumento del ausentismo escolar

  • Aumento de la deserción escolar

  • Trastornos de conducta y de aprendizaje

  • Violencia en el ámbito escolar

SALUD


  • Consecuencias para la salud física (lesiones, embarazos no deseados, cefaleas, problemas ginecológicos, discapacidad, abortos, fracturas, adicciones, etc.)

  • Consecuencias para la salud mental (depresión, ansiedad, disfunciones sexuales, trastornos de la conducta alimentaria, trastornos pseudopsicóticos, etc.)

  • Consecuencias letales (Suicidio, homicidio)

  • Trastornos del desarrollo físico y psicológico

SOCIAL


  • Fugas del hogar

  • Embarazo adolescente

  • Niñas/os en situación de riesgo social (niñas/os en la calle)

  • Conductas de riesgo para terceros

  • Prostitución

SEGURIDAD

  • Violencia social

  • Violencia Juvenil

  • Conductas antisociales

  • Homicidios y lesiones dentro de la familia

  • Delitos Sexuales

ECONOMÍA


  • Incremento del gasto en los sectores Salud, Educación, Seguridad, Justicia

  • Disminución de la producción

Autor: Jorge Corsi



Nota a la persona instructora: en 30 minutos, debe guiar una retroalimentación a partir de lo siguiente:
a) Un representante de cada equipo debe exponer la discusión y resultado del grupo.

b) Discutir con las personas participantes el conjunto de las respuestas.

c) Dar respuesta a las preguntas planteadas en el ejercicio, señalando las razones.

d) Contrastar los alcances de la igualdad estructural con la individual.




Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad