Cuadragésimo primer período ordinario de sesiones san salvador, el salvador



Descargar 2.39 Mb.
Página10/17
Fecha de conversión09.05.2019
Tamaño2.39 Mb.
1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   ...   17
Muchas gracias, señor Presidente.
El PRESIDENTE: Muchas gracias, señor Canciller. De inmediato cedo la palabra a la señora Embajadora del Brasil.
La JEFA DE LA DELEGACIÓN DEL BRASIL: Señor Presidente, señor Secretario General, Jefas y Jefes de Delegación, señoras y señores:
A Delegação do Brasil tem a honra de submeter à consideração deste plenário o projeto de Declaração sobre a Questão das Ilhas Malvinas.
Trata-se de declaração que, em sua parte introdutória, retoma mandatos aprovados em assembléias anteriores, como a resolução AG/RES. 928 (XVIII-O/88), que solicita aos Governos da Argentina e do Reino Unido da Grã-Bretanha e Irlanda do Norte que retomem as negociações com vistas a encontrar uma solução para o assunto.
Recorda, ainda, a resolução AG/RES. 1049 (XX-O/90), pela qual a Assembléia Geral expressou sua satisfação pelo reconhecimento das relações diplomáticas entre os dois países dentre outros mandatos importantes desta Organização e das Nações Unidas.
O Brasil mantém uma posição de reconhecimento inequívoco da completa soberania da Argentina sobre as Ilhas Malvinas, Geórgias do Sul e Sandwich do Sul. Em todos os foros multilaterais pertinentes, e em especial nas Nações Unidas, nesta Organização e na União das Nações Sul-Americanas (UNASUL) e no âmbito do Mercado Comum do Sul (MERCOSUL), em que o tema é considerado, o Governo brasileiro presta apoio firme e explícito ao pleito da Argentina.
A adoção desta declaração pela Assembléia Geral representará, mais uma vez, um estímulo aos governos da Argentina e do Reino Unido para que retomem os esforços negociadores de modo construtivo com vistas a encontrar uma solução pacífica e definitiva para esta controvérsia.
O Brasil espera que os países aqui representados somem-se a esse apoio e a uma reivindicação justa e legítima da Argentina, cujo reconhecimento contribuirá também para o fortalecimento das relações entre a Argentina e o Reino Unido no interesse do nosso continente e das relações entre a Europa e nossa região.
Conforme praxe, vou dar a leitura à declaração sobre as Ilhas Malvinas:
A ASSEMBLÉIA GERAL,
CONSIDERANDO que em reiteradas oportunidades tem declarado que a Questão das Ilhas Malvinas constitui um tema de interesse hemisférico permanente;
RECORDANDO a resolução AG/RES. 928 (XVIII-O/88), aprovada por consenso em 19 de novembro de 1988, mediante a qual solicita aos Governos da República Argentina e do Reino Unido da Grã-Bretanha e Irlanda do Norte que retomem as negociações a fim de encontrar, o mais breve possível, uma resolução pacífica para a disputa de soberania;
LEVANDO EM CONTA que na resolução AG/RES. 1049 (XX-O/90) manifestou sua satisfação pela retomada das relações diplomáticas entre ambos os países;
RECONHECENDO que a incorporação do Reino Unido da Grã-Bretanha e Irlanda do Norte à Organização dos Estados Americanos na qualidade de Observador Permanente, mediante a resolução CP/RES. 655 (1041/95), reflete princípios e valores comuns a esse país e aos Estados membros da Organização, o que permite um maior entendimento recíproco;
CONSTATANDO com satisfação que os Governos da República Argentina e do Reino Unido da Grã-Bretanha e Irlanda do Norte mantêm importantes vínculos comerciais, culturais e políticos, compartilham valores comuns e, além disso, desenvolvem uma estreita cooperação, tanto bilateral como nos foros internacionais;
LEVANDO EM CONTA que, apesar de tais vínculos e valores comuns, ainda não foi possível retomar as negociações destinadas a solucionar a disputa de soberania entre os dois países sobre as Ilhas Malvinas, Geórgias do Sul e Sandwich do Sul e os espaços marítimos circunvizinhos, no contexto das Resoluções 2065 (XX), 3160 (XXVIII), 31/49, 37/9, 38/12, 39/6, 40/21, 41/40, 42/19 e 43/25 da Assembléia Geral das Nações Unidas, das decisões adotadas por esse órgão sobre o mesmo tema, originadas no Comitê Especial de Descolonização, e das reiteradas resoluções e declarações aprovadas nesta Assembléia Geral; e
ATENTA à exposição do Chefe da Delegação da República Argentina;

EXPRESSA sua satisfação pela reafirmação da vontade do Governo argentino de continuar a explorar todas as vias possíveis para a solução pacífica da controvérsia e por sua atitude construtiva em prol dos habitantes das Ilhas Malvinas;


REAFIRMA a necessidade de que os governos da República Argentina e do Reino Unido da Grã-Bretanha e Irlanda do Norte retomem, o mais breve possível, as negociações sobre a disputa de soberania, a fim de encontrar uma solução pacífica para essa prolongada controvérsia,
DECIDE continuar a examinar a questão das Ilhas Malvinas nos próximos períodos de sessões da Assembléia Geral, até a sua solução definitiva.
Muito obrigada, Senhor Presidente.
El PRESIDENTE: Muchas gracias. Quisiera informar que se han acercado las delegaciones del Paraguay, México y Chile, planteando un acuerdo en el cambio de orden entre las intervenciones de dichas delegaciones, por lo cual voy a proceder a dar la palabra en orden a ese acuerdo. También quisiera sugerirles que tratemos de hacer las intervenciones lo más concisamente posible, por supuesto, sin restar la importancia que este tema se merece. Creo que es un asunto sobre el cual todos los países del Hemisferio estamos bastante de acuerdo. De manera, pues, que quisiera hacer esa exhortación.
En consecuencia con lo que me han comunicado las delegaciones, me permito ahora ofrecer el uso de la palabra a la Delegación de Chile.
El JEFE DE LA DELEGACIÓN DE CHILE: Muchas gracias, señor Presidente.
El Gobierno de Chile reitera su irrestricto apoyo al proyecto de declaración que sobre esta importante materia ha sido presentado a esta Asamblea General. Respaldamos los legítimos derechos de soberanía de la República Argentina sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur, Sandwich del Sur y los espacios marítimos circundantes. Asimismo, ratificamos la necesidad de que los Gobiernos de la República Argentina y del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte reanuden cuanto antes las negociaciones a fin de encontrar, a la mayor brevedad posible, una solución pacífica y definitiva a esta prolongada disputa de soberanía, de conformidad con las resoluciones pertinentes de las Naciones Unidas y de la Organización de los Estados Americanos.
Quisiera, a continuación, dar lectura a la Declaración del Grupo de Río sobre Actividades Militares del Reino Unido en las Islas Malvinas, adoptada en Santiago el 15 de octubre de 2010.
DECLARACIÓN DEL GRUPO DE RÍO SOBRE ACTIVIDADES MILITARES

DEL REINO UNIDO EN LAS ISLAS MALVINAS


Con motivo de la comunicación remitida por fuerzas militares británicas a las autoridades argentinas el pasado 8 de octubre, por la que se informó sobre un proyecto de realizar disparos de misiles desde el territorio de las Islas Malvinas, el Grupo de Río rechaza la realización de dichos ejercicios que se contraponen a la política de la región, de apego a la búsqueda de una solución por la vía pacífica de la controversia, de conformidad con los llamamientos de la comunidad internacional y a lo dispuesto por la resolución 31/49 de la Asamblea General de las Naciones Unidas, la cual insta a las dos partes a que se abstengan de adoptar decisiones que entrañen la introducción de modificaciones unilaterales en la situación mientras las islas estén atravesando por el proceso recomendado por la Asamblea General.
Sobre el particular, el 9 de octubre del 2010, el Gobierno Argentino presentó una nota de protesta al Reino Unido ante la pretensión de realizar el ejercicio militar y exigiendo al Gobierno británico que se abstenga de llevarlo a cabo. Dicha nota ha sido circulada como documento oficial de las Naciones Unidas y también de la OEA.
El Grupo de Río reafirma lo expresado en anteriores declaraciones y reitera su firme respaldo a los legítimos derechos de la República Argentina en la disputa de soberanía con el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, referido a la Cuestión de las Islas Malvinas. Asimismo, recuerda el permanente interés regional en que los Gobiernos de la República Argentina y el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte reanuden las negociaciones a fin de encontrar, a la mayor brevedad posible, una solución pacífica y definitiva a la disputa de soberanía sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur y los espacios marítimos circundantes, de conformidad con las resoluciones y declaraciones pertinentes de la Organización de las Naciones Unidas y de la Organización de los Estados Americanos.
Muchas gracias.
El PRESIDENTE: Muchas gracias, señor Canciller. Sigue en el uso de la palabra el señor Canciller del Paraguay.
El JEFE DE LA DELEGACIÓN DEL PARAGUAY: Muchas gracias, señor Presidente.
El Paraguay manifiesta su respaldo a los legítimos derechos de soberanía de la República Argentina sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur, Sandwich del Sur y los espacios marítimos circundantes. De la misma forma, mi país ratifica el interés nacional y regional en que la prolongada disputa de soberanía entre la República Argentina y el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte alcance, a la mayor brevedad, una solución de conformidad con las resoluciones de las Naciones Unidas y con las sucesivas declaraciones de la Organización de los Estados Americanos y del MERCOSUR.
Por ello, el Paraguay, en ejercicio de la Presidencia Pro témpore del MERCOSUR, dará lectura a la Declaración Especial de los Presidentes de los Estados Parte del MERCOSUR y Estados Asociados sobre las Malvinas, en la última Cumbre de Presidentes celebrada en Foz de Iguaçu, Brasil, el 17 de diciembre de 2010, y solicita el apoyo de los Estados Miembros de la Organización de los Estados Americanos al proyecto de declaración sobre la Cuestión de las Islas Malvinas, como un gesto de reafirmación de su respaldo a los legítimos derechos de la República Argentina en la disputa de soberanía en la cuestión de las referidas islas.

DECLARACIÓN DE LOS PRESIDENTES DE LOS ESTADOS PARTE DEL



MERCOSUR Y ESTADOS ASOCIADOS SOBRE MALVINAS
La Presidenta y los Presidentes de los Estados Parte del MERCOSUR y Estados Asociados, reunidos en ocasión de la reunión del Consejo del Mercado Común, reafirmaron los términos de la Declaración de los Presidentes de los Estados Parte del MERCOSUR, de la República de Bolivia y de la República de Chile y reiteraron su respaldo a los legítimos derechos de la República Argentina en la disputa de soberanía relativa a la Cuestión de las Islas Malvinas;
Destacaron que la adopción de medidas unilaterales no resulta compatible con las resoluciones de las Naciones Unidas, y recordaron el interés regional en que la prolongada disputa de soberanía entre la República Argentina y el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur, así como sobre los espacios marítimos circundantes, alcance cuanto antes una solución, de conformidad con las resoluciones pertinentes de las Naciones Unidas y con las declaraciones de la Organización de los Estados Americanos, del MERCOSUR, del UNASUR y de otros foros regionales y multilaterales.
Reiteraron, además, su rechazo a las actividades de exploración y explotación de recursos naturales renovables y no renovables en la plataforma continental argentina que desarrolla el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, actividades que están en abierta oposición a lo dispuesto por la resolución 31/49 de la ACNUR, que insta a las dos partes a que se abstengan de adoptar decisiones que entrañen la introducción de modificaciones unilaterales en la situación mientras las islas estén atravesando por el proceso recomendado por la Asamblea General.
Recordaron las declaraciones aprobadas en la Cumbre de América Latina y el Caribe y el Grupo de Río en Cancún, UNASUR, los Cardales y Guyana y MERCOSUR-San Juan, y reafirmaron su compromiso de adoptar, de conformidad con el derecho internacional y sus respectivas legislaciones internas, todas las medidas susceptibles de ser reglamentadas para impedir el ingreso a sus puertos de los buques que enarbolen la bandera ilegal de las islas.
Reafirmaron, en el marco de los acuerdos internacionales vigentes, su compromiso de informar al Gobierno Argentino sobre aquellos buques o artefactos navales con derroteros que incluyan las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur, con cargas destinadas a las actividades hidrocarboríferas y/o minerales ilegales en la plataforma continental argentina y, de este modo, prevenir o evitar que dichas actividades se consoliden.
Ratificaron las declaraciones del MERCOSUR, UNASUR y Grupo de Río, por medio de las cuales sus gobiernos han expresado su formal y enérgica protesta por la decisión adoptada por el Gobierno del Reino Unido de llevar a cabo ejercicios militares, incluyendo disparos de misiles desde las Islas Malvinas.
Recordaron también la Declaración de la Cumbre Iberoamericana en el sentido de que dichos ejercicios militares, al tiempo que vulneran la resolución 31/49 de la ACNUR, se contraponen al cabal cumplimiento de las normas sobre seguridad marítima de la Organización Marítima Internacional (OMI), y resultan incompatibles con la política de apego a la búsqueda de una solución pacífica de las controversias de soberanía entre los Gobiernos de la República Argentina y del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte.
Teniendo en cuenta lo arriba mencionado, reafirmaron su firme rechazo a los referidos ejercicios militares y en el contexto del llamado realizado en la ochenta y ocho reunión del Comité de Seguridad Marítima de la OMI, el 3 de diciembre pasado, exhortaron al Reino Unido al estricto cumplimiento de las normas internacionales de seguridad de la navegación de esa organización.
Foz de Iguaçu, 17 de diciembre del 2010.
Gracias, señor Presidente.
El PRESIDENTE: Muchas gracias. Sigue en el uso de la palabra el señor Subsecretario de México.
El REPRESENTANTE DE MÉXICO: Señor Presidente, muchas gracias. Le agradezco su flexibilidad, lo cual permitió que precediera en el uso de la palabra a esta Delegación al señor Canciller de Chile como portavoz del Grupo de Río y al señor Canciller Lara como portavoz del MERCOSUR.
Corresponde ahora, señor Presidente, a mi país, con gran claridad y con enorme afecto hacia la República hermana de Argentina, señalar de manera inequívoca que México reconoce el legítimo reclamo argentino sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sándwich del Sur y los espacios marítimos circundantes, tal y como lo ha hecho México en todos los foros en los que ha participado y se ha pronunciado sobre el tema, sea en la Asamblea General de las Naciones Unidas, sea en nuestra Asamblea General de la OEA, ya en el Grupo de Río o en la Cumbre Iberoamericana.
Tal y como se señala en el proyecto de declaración que está frente a nosotros y tal y como lo han repetido con gran claridad los oradores que nos han precedido, solicitamos y exhortamos a las partes a la inmediata reanudación de las negociaciones en búsqueda de una solución justa, pacífica, definitiva y mutuamente aceptable sobre el futuro de las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur, de conformidad con las resoluciones y declaraciones que sobre el tema han surgido, tanto en las Naciones Unidas como en la Organización de los Estados Americanos.
Señor Presidente, creemos que el haber mantenido durante todo este tiempo con gran constancia y perseverancia la Argentina esta posición y nosotros el haber acompañado estas declaraciones a lo largo de estos debates en los últimos años, debería ser motivo suficiente para que ambas partes retornen a la mesa y logren, esperamos, una solución definitiva a este tema.
Gracias, señor Presidente.
El PRESIDENTE: Muchas gracias, señor Subsecretario, sobre todo por su brevedad. Ahora tiene el uso de la palabra el señor Embajador de Venezuela.
El JEFE DE LA DELEGACIÓN DE VENEZUELA: Gracias, señor Presidente.
En 1982, una delegación del Gobierno de Venezuela, acompañada por representantes de los diversos partidos políticos de la derecha y de la izquierda, visitó Argentina para ofrecer personalmente sus expresiones de solidaridad en esta reivindicación histórica de nuestros hermanos argentinos. Posteriormente, con la venia, la autorización y la encomienda de los diversos partidos de Argentina y las personalidades políticas más destacadas de ese país hermano, esa delegación visitó Europa para llevar la versión argentina de estos acontecimientos a los países miembros de la entonces Comunidad Económica Europea. Seguidamente se libraron batallas en las Naciones Unidas y en la OEA. A lo largo de los años esa actitud se ha mantenido inalterablemente.
El Gobierno del Presidente Chávez, fiel a esa tradición de la diplomacia venezolana, ratifica en esta ocasión su adhesión a todas las declaraciones ya leídas y a todas las manifestaciones de lucha diplomática en favor de esta reivindicación histórica. Es un espacio muy curioso el de esta área geográfica que, entre otras cosas y como producto de la circunstancia bélica que se produjo, también provocó la muerte médica del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR). Desde entonces lo que ha hecho es acrecentarse el compromiso entre todos los países latinoamericanos, con la adhesión de países caribeños a esta aspiración argentina por las Islas Malvinas, Georgias del Sur, Sandwich del Sur y por los espacios marítimos circundantes.
Solidaridad con Argentina es solidaridad con nosotros mismos y en contra del colonialismo.
Señor Presidente, las Malvinas son argentinas.
Gracias.
El PRESIDENTE: Muchas gracias, señor Embajador. Tiene ahora el uso de la palabra el Representante del Perú.
El REPRESENTANTE DEL PERÚ: Gracias, señor Presidente.
La Delegación del Perú ha escuchado con gran atención la exposición del señor Canciller de la Argentina, en la que expresó con claridad los fundamentos jurídicos que asisten a su país con relación a la disputa de soberanía de las Islas Malvinas. La Delegación del Perú formula votos para que se reanuden las negociaciones entre la República Argentina y el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte a la mayor brevedad posible, con el fin de que se encuentre una solución pacífica, constructiva y duradera a la controversia entre ambos países, de acuerdo con las resoluciones de las Naciones Unidas y de la Organización de los Estados Americanos.
En este sentido, el Perú ratifica la importancia de que las dos partes se abstengan de adoptar decisiones que entrañen la introducción de modificaciones unilaterales en la situación, mientras las islas estén atravesando por el proceso recomendado por la Asamblea General de las Naciones Unidas.
En este marco, deseo reiterar el invariable apoyo del Gobierno del Perú a los legítimos derechos de soberanía que le asisten a la hermana República Argentina sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur, Sandwich del Sur y los espacios marítimos circundantes, en virtud de lo cual, señor Presidente, el Gobierno del Perú renueva su respaldo al proyecto de declaración que está bajo consideración de esta Asamblea General.
Gracias, señor Presidente.
El PRESIDENTE: Muchas gracias. Embajador de Nicaragua, tiene la palabra.
El JEFE DE LA DELEGACIÓN DE NICARAGUA: Muchas gracias, señor Presidente.
Señores Cancilleres y Jefes de Delegación, el respeto a la soberanía, la integridad territorial y la autodeterminación siguen teniendo plena vigencia en el actual contexto internacional. Es por ello que la transgresión de estos principios pone en peligro la paz y la seguridad internacionales. Los pueblos del mundo abogan por el fin del colonialismo en todas sus manifestaciones, ya que la continuidad del mismo, además de transgredir los principios del derecho internacional, obstaculiza la cooperación económica, social y cultural de los pueblos, sometidos a esta forma de dominación.
La Cuestión de las Islas Malvinas ha puesto de manifiesto la presencia armada extracontinental del Reino Unido en esta región. Su actuación expansionista provocó que el mecanismo de defensa continental, diseñado en el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), quedara en la obsolescencia, predominando los intereses geoestratégicos de los aliados de la OTAN.
El Gobierno de Nicaragua considera que la paz y la seguridad internacionales pasan por el respeto al derecho de cada país a su existencia como Estado soberano.
Es por ello que resulta necesario que los Estados en sus relaciones internacionales se abstengan de recurrir a la amenaza o al uso de la fuerza contra la integridad territorial o la independencia y soberanía de otros Estados, a no ejecutar acciones para el derrocamiento de autoridades constituidas ni a hacer interpretaciones parcializadas y excedidas de las resoluciones de las Naciones Unidas.
Hemos tomado nota de la existencia de una disputa entre los Gobiernos de Argentina y del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte en cuanto a la soberanía de dichas islas, por lo que Nicaragua reitera su firme apoyo al Gobierno de Argentina y reconoce su voluntad de seguir explorando todas las alternativas necesarias para la solución pacífica de esta controversia.
Nicaragua continúa brindando todo su apoyo en el Comité de Descolonización de las Naciones Unidas al Gobierno y pueblo de la Argentina en su reclamo sobre los legítimos derechos que le asisten en las Islas Malvinas, Georgias del Sur, Sandwich del Sur y los espacios marítimos circundantes, y exhorta a los Gobiernos de la República Argentina y del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte a encontrar, por la vía del diálogo y de la negociación, una solución pacífica a esta prolongada controversia.
Nicaragua apoya el proyecto de declaración presentado a consideración de esta Asamblea General.
Muchas gracias, señor Presidente.
El PRESIDENTE: Muchísimas gracias. Tiene la palabra Panamá.
El JEFE DE LA DELEGACIÓN DE PANAMÁ: Muchas gracias, señor Presidente.
Señor Canciller de la Argentina, le manifestamos, como históricamente lo ha hecho Panamá, que nos sumamos al reclamo soberano de la Argentina sobre las Islas Malvinas, tal como usted lo ha mencionado, y pedimos que se reanuden las conversaciones entre Argentina y el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte para que se busque la paz y la justicia que reclama el pueblo argentino, que debemos todos apoyar.
Muchísimas gracias.
El PRESIDENTE: Gracias. La Presidencia observa que todas las intervenciones obviamente son de respaldo al proyecto de declaración, por lo que muy respetuosamente nos permitiríamos sugerir que, en la medida de lo posible, tratáramos de ir cerrando la lista de oradores. Tiene la palabra Bolivia.
El JEFE DE LA DELEGACIÓN DE BOLIVIA: Gracias, señor Presidente.
Bolivia es un Estado de educación pacifista, convencido de que el mantenimiento de situaciones coloniales en la actualidad resulta incompatible con los ideales de paz, seguridad y cooperación, motivo por el cual es consciente de la necesidad de continuar la lucha por la descolonización de los pueblos. Coherente con su política exterior, reitera, al igual que en los años anteriores, su pleno apoyo a la resolución de 1982 así como a la declaración de 1993, ambas de la Asamblea General de la Organización de los Estados Americanos, estableciendo esta última que la cuestión de las Islas Malvinas es de interés hemisférico permanente.
Apoyamos y reconocemos los esfuerzos proactivos hechos por la República Argentina, de explorar todas las vías de solución a fin de encontrar una solución justa, pacífica y definitiva a esta controversia. En tal sentido reiteramos, una vez más, nuestro apoyo a los legítimos derechos de la hermana República Argentina. Del mismo modo reiteramos el llamamiento hecho por la comunidad internacional para que la República Argentina y el Reino Unido restablezcan las negociaciones de soberanía, de conformidad con las resoluciones y declaraciones de las Naciones Unidas y de la OEA, para así encontrar una solución real y efectiva.
Muchas gracias.
El PRESIDENTE: Gracias, Canciller Choquehuanca. Tiene la palabra la Representante de la República Dominicana.
La REPRESENTANTE DE LA REPÚBLICA DOMINICANA: Muchas gracias, señor Presidente.

La Delegación de la República Dominicana reitera su respaldo y compromiso con la demanda del pueblo y Gobierno de la Argentina sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur, confiando en que la voz y el reclamo permanente del Hemisferio no callarán hasta que Argentina y el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte se puedan sentar a dialogar y a negociar, a fin de poder encontrar una solución pacífica y definitiva a esa controversia.


Muchas gracias.
El PRESIDENTE: Muchas gracias. Ahora le toca el turno a la Representación de Guyana.
La JEFA DE LA DELEGACIÓN DE GUYANA: Thank you, Mr. President.
I would like to lend Guyana’s support to the sister nation of the Argentine Republic. This issue has engaged all of the heads of state of the Union of South American Nations (UNASUR) and resulted in the sending of a letter to the United Nations Secretary-General. I crave your indulgence to briefly read this letter:
We, the heads of state and government of the Union of South American Nations, have the pleasure to write to the Secretary-General in relation to the sovereignty dispute between the Argentine Republic and the United Kingdom of Great Britain and Northern Ireland over the “Question of the Malvinas Islands.”
At the outset, we wish to reaffirm our strong support to the legitimate rights of the Argentine Republic in the sovereignty dispute over the Malvinas Islands, South Georgia Islands, South Sandwich Islands, and the surrounding maritime areas, a position we have set forth in the following documents, copies of which are attached hereto: the Declaration on the Question of the Malvinas Islands, adopted at the Second Summit of Heads of State of the South American Community of Nations, Cochabamba, Bolivia, on December 19, 2006; the Communiqué on the Question of the Malvinas Islands, adopted at the Third Regular Summit of Heads of State and Government of UNASUR, Quito, on August 10, 2009; the Declaration on the Question of the Malvinas Islands, adopted at the Extraordinary Working Meeting of Heads of State and Government of UNASUR, Los Cardales, Argentina, on May 4, 2010; the Declaration on Military Activities of the United Kingdom in the Malvinas Islands, on October 12, 2010; and the Declaration on Cooperation of the Member States of UNASUR with Regard to Certain Movements of Vessels traveling to the Malvinas Islands, South Georgia Islands, and South Sandwich Islands, adopted at the Special Summit of Heads of State and Government of UNASUR in Georgetown, Guyana, on November 26, 2010.
In this connection, we wish to reaffirm the region’s abiding interest the agreement by the United Kingdom of Great Britain and Northern Ireland to resume negotiations with the Argentine Republic in order to find, as soon as possible, a peaceful and definitive solution to the sovereignty dispute, in accordance with the relevant resolutions and declarations of the United Nations (UN) and the Organization of American States (OAS).
To that end, we request that you renew your efforts, pursuant to the mission of good offices entrusted to you by the General Assembly through successive resolutions, to bring about the resumption of negotiations in order to find a peaceful solution to this dispute as soon as possible. We further request the Secretary-General to keep us informed of any progress towards the fulfillment of his mission.
This is the letter, Mr. President, sent to the UN Secretary-General, in support of the Argentine Republic. I thank you.
El PRESIDENTE: Gracias, señora Canciller de Guyana. Tiene la palabra la Representante del Ecuador.
La REPRESENTANTE DEL ECUADOR: Gracias, señor Presidente.
La Delegación del Ecuador respalda el proyecto de declaración presentado sobre la Cuestión de las Islas Malvinas y reitera su apoyo al derecho de Argentina a la soberanía sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur, Sandwich del Sur y los espacios marítimos circundantes. Son más de cien países los que respaldan ya esta posición alrededor del mundo. A ello se suman diez resoluciones de la Asamblea General de las Naciones Unidas y más de veintisiete resoluciones del Comité Especial de Descolonización.
Esta anacrónica situación colonial debe ser superada. En tal sentido reiteramos nuestra adhesión a la Unión de Naciones Suramericanas que en reiteradas oportunidades y en otros organismos regionales ha reafirmado los derechos argentinos en la disputa de soberanía y ha rechazado las actividades unilaterales británicas, expresamente los ejercicios militares así como la exploración hidrocarburífera. En relación con estas últimas, la UNASUR se comprometió a tomar medidas a fin de prevenir o evitar que dichas actividades se consoliden.
Asimismo, el pasado 6 de abril, la UNASUR dirigió una nota al Secretario General de las Naciones Unidas solicitándole renovar sus esfuerzos en el cumplimiento de la misión de buenos oficios que le fuera encomendada por la Asamblea General, a fin de que se reanuden las negociaciones tendientes a encontrar una solución a esta disputa.
Gracias, señor Presidente.
El PRESIDENTE: Gracias. La palabra es ahora para Suriname.
El REPRESENTANTE DE SURINAME: Muchas gracias, señor Presidente.
My delegation wishes to fully express its support for the draft declaration tabled by the distinguished Representative of Brazil. Suriname also wishes to express its continued support to our sister nation on the South American continent with regard to its legitimate territorial and sovereign rights with reference to the Malvinas Islands and the surrounding maritime area.
Also, in line with the previous United Nations and Organization of American States resolutions, and within the context of the decolonization process in our region, we urge the United Kingdom to resume dialogue as soon as possible, with a view to arriving at a definitive and final resolution of this problem.
I thank you, Mr. President.

El PRESIDENTE: Muchas gracias. Tiene la palabra la Canciller de Colombia.


La JEFA DE LA DELEGACIÓN DE COLOMBIA: Gracias, señor Presidente.
Queremos expresar nuestro respaldo al proyecto de declaración presentado ante esta Asamblea. Colombia ha expresado su apoyo en años anteriores en distintos foros multilaterales y regionales y en el día de hoy lo reitera. Asimismo, abogamos por el diálogo para encontrar una solución definitiva y pacífica a esta controversia que afecta a la República Argentina y que es de gran importancia para la región.
Muchas gracias.
El PRESIDENTE: Gracias. Costa Rica tiene la palabra.
El REPRESENTANTE DE COSTA RICA: Gracias, señor Presidente.
Costa Rica apoya el proyecto de declaración e insta a las partes a reanudar las negociaciones para resolver la situación de acuerdo con las resoluciones de los organismos multilaterales y los principios del derecho internacional. Costa Rica expresa su solidaridad con el pueblo y Gobierno argentinos.
El PRESIDENTE: Gracias. El señor Canciller de Guatemala tiene la palabra.
El JEFE DE LA DELEGACIÓN DE GUATEMALA: Muchas gracias, Presidente.
La Delegación de Guatemala reitera su total respaldo al pueblo y Gobierno argentinos en su lucha por sus legítimos derechos a las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur, y apoya totalmente el proyecto de declaración que en un momento vamos a aprobar.
Muchas gracias.
El PRESIDENTE: Sigue en el uso de la palabra Saint Kitts y Nevis.
La REPRESENTANTE DE SAINT KITTS Y NEVIS: Thank you, Mr. President.
En las almas de los seres humanos nace la paz y, como seres convivientes en este mundo, la podemos alcanzar con diálogo.
Saint Kitts and Nevis takes the floor in support of the declaration to reaffirm the need for the governments of the Argentinian Republic and the United Kingdom to resume dialogue, at the soonest opportunity, in order to come to an agreement and to find a peaceful solution to this protracted controversy. Saint Kitts and Nevis, therefore, is in full support of a resumption, at the earliest opportunity, of talks leading to the resolution of this matter.
Thank you very much.
El PRESIDENTE: Gracias. Finalizamos con la intervención del Uruguay.

El JEFE DE LA DELEGACIÓN DEL URUGUAY: Muchas gracias, señor Presidente. Voy a hacerle una solicitud en nombre de mi Gobierno y de mi país, y si usted y las distinguidas delegaciones acceden, voy a hacer una referencia muy personal pero muy pertinente sobre el tema de fondo.


En el año 1973, después del golpe cívico militar que liquidó la democracia en mi país, busqué asilo y refugio político junto con mi familia bajo el cielo argentino, como dice la Constitución argentina. Tres años después, con motivo del golpe militar liberticida, optamos por quedarnos en el territorio argentino, asumiendo que éramos perseguidos en reiteración real por ambas dictaduras. Compartimos junto al pueblo argentino la lucha inclaudicable por los derechos humanos y las inclemencias del conflicto bélico en el año 1982. Lloramos nuestros muertos, los pibes muertos en el sur, que es el sur de nuestro continente y que son nuestros muertos, porque el problema de las Malvinas no es un problema solamente argentino, es un problema de todo el Continente.
Solicito, en nombre de mi Gobierno y de mi país, que aprobemos esta declaración por aclamación.
[Aplausos.]
El PRESIDENTE: Gracias. Entiendo que hemos aprobado la declaración por aclamación; que no hay objeciones y que, por lo tanto, dicha declaración queda aprobada. Aprobada.7/

2. Informe sobre el problema marítimo de Bolivia


El PRESIDENTE: Pasamos al punto 2 en el orden del día que se refiere al informe sobre el problema marítimo de Bolivia. Como ustedes recordarán, la resolución de la Asamblea General AG/RES. 989 (XIX-O/89), aprobada en 1989, dispuso que la consideración de este tema quedase abierta para cualquiera de los períodos ordinarios de sesiones de la Asamblea General, si así lo requiriese una de las partes involucradas.
Sobre el particular, el Gobierno del Estado Plurinacional solicitó el 4 de marzo de 2011, ante la Subcomisión de Temario y Procedimientos de la Comisión Preparatoria, la inclusión de este asunto en el temario de este período ordinario de sesiones de la Asamblea General. Asimismo, la Representación de Chile ante la OEA dejó constancia de su declaración sobre este tema, la que se encuentra en el documento AG/doc.5218/11.
Para la correspondiente presentación me es grato ofrecer la palabra a Su Excelencia el señor David Choquehuanca Céspedes, Ministro de Relaciones Exteriores del Estado Plurinacional de Bolivia.
El JEFE DE LA DELEGACIÓN DE BOLIVIA: Muchas gracias, señor Presidente,
Señores Representantes, deseo iniciar la presentación de este informe expresando mi más profundo agradecimiento al Gobierno y pueblo de El Salvador por sus muestras de hospitalidad y calidez. Saludo a este importante foro que nos permite enfrentar de manera conjunta los problemas globales de nuestro hemisferio.
En ocasión del cuadragésimo período ordinario de sesiones de la Asamblea General de la OEA, celebrado el año pasado en Lima, al presentar el informe sobre el problema marítimo de Bolivia, reiteré una vez más la invitación al Gobierno de Chile para que juntos pudiésemos encontrar una solución pronta y definitiva al enclaustramiento marítimo boliviano, con la plena convicción del espíritu de confianza mutua que mi país entendía se había consolidado.
Mi invocación fue presentada, interpretando la más profunda, invariable y permanente convicción de la conciencia del pueblo de Bolivia a su derecho irrenunciable e imprescriptible de recuperar un acceso soberano al Océano Pacífico y su espacio marítimo.
Como ustedes conocen, desde el 17 de julio de 2006, es decir, hace ya casi cinco años, Bolivia y Chile iniciaron un relacionamiento a través de la denominada Agenda de 13 puntos, concebida como la expresión de la decisión de la Presidenta Bachelet y del Presidente Morales, que permitió el reconocimiento mutuo de la existencia de un problema y de la voluntad política de ambos mandatarios y países para incluir el tema marítimo en el punto VI de la misma, con la decisión firme de revertir la historia que se ha escrito entre Bolivia y Chile durante los últimos 132 años.
En este centenario problema que hiere al corazón mismo de Suramérica, debo hacerles conocer, señor Presidente y señores Representantes, que en reiteradas oportunidades Chile no solo reconoció explícitamente la existencia de un problema pendiente con Bolivia sino que también llegó a negociar el retorno de Bolivia al Océano Pacífico.
Esas negociaciones comenzaron en el año 1895, posteriormente en 1896, para repetirse en 1920, luego en 1923, en 1946, en 1950, en 1961, en el año 1975 y en 1987. En la última oportunidad, como ya señalé, en julio de 2006, se incorporó en la Agenda de 13 puntos el tema marítimo para ser abordado y solucionado.
En julio de 2010, en oportunidad del XXII Mecanismo de Consultas Políticas en relación con el tema marítimo, los Vicecancilleres destacaron la importancia del diálogo bilateral como un mecanismo de entendimiento entre los Gobiernos de Bolivia y Chile, que textualmente dice:
Reafirmaron que el proceso refleja una política concertada entre ambos Gobiernos y, considerando los altos niveles de confianza mutua alcanzados en la presente reunión, confirmaron preservar este clima de modo que estimule el diálogo bilateral, a fin de abordar la amplia temática del Punto VI de la Agenda de los 13 puntos en dicho contexto, y proponer así cómo alcanzar soluciones concretas, factibles y útiles en las próximas y sucesivas reuniones del Mecanismo de Consultas Políticas, que beneficien el entendimiento y la armonía de ambos países.
Este significativo texto señalaba sin duda el camino a seguir en lo que podría haberse constituido en la solución del problema marítimo a través de una negociación directa.
Lamentablemente la siguiente reunión del Mecanismo de Consultas que debía llevarse a cabo en la ciudad de Santiago en noviembre del año 2010, fecha que fue fijada y registrada con anticipación en acta suscrita por ambos países, fue unilateralmente suspendida por el Gobierno de Chile, sin que este país haya hecho conocer una fecha alternativa para su realización, lo que en los hechos significó para mi país una negativa de parte de Chile de presentar o considerar propuestas concretas, útiles y factibles para solucionar el tema marítimo.
Como consecuencia de la cancelación unilateral de la reunión del Mecanismo de Consultas, en diciembre de 2010, los Presidentes de Bolivia y Chile, durante la XL Cumbre del MERCOSUR, en Foz de Iguaçu, Brasil, decidieron conformar la Comisión Binacional de Alto Nivel, encabezada por los dos Cancilleres, que permitiera acelerar la consecución de propuestas concretas, factibles y útiles. Dicha Comisión se reunió en dos oportunidades sin alcanzar el objetivo propuesto por los mandatarios, debido a que el Gobierno de Chile no presentó una propuesta formal de negociación.
En el más amplio deseo de poder alcanzar resultados que permitiesen avanzar a ambos países, el Presidente de mi país, de manera pública y en un contexto respetuoso y fraternal, pidió al Presidente de Chile que se entregara una propuesta “antes del 23 de marzo”, manifestando que esa propuesta “no será la solución” pero permitirá ingresar a un proceso de negociación. La respuesta que Bolivia recibió fue que “Chile trabaja por resultados y no por fechas”.
Señor Presidente, probablemente las fechas no sean determinantes pero es importante el tiempo que transcurre sin que se alcance resultado alguno. Mi país viene demandando resultados concretos desde hace más de 100 años sin respuesta.
Los hechos históricos de los últimos 132 años muestran que los gobernantes de Chile mantuvieron y lamentablemente mantienen una actitud rígida e inflexible ante la cuestión marítima de Bolivia, probablemente con el único propósito de justificar la invasión injusta impuesta por las armas, por intereses de las oligarquías y capitales extranjeros. Bolivia, por el contrario, mantiene permanentemente una actitud pacífica y firme en su reivindicación, con el convencimiento de que la misma posibilitará el retorno soberano al mar.
Históricamente, en la infinidad de negociaciones para resolver el problema marítimo boliviano, el momento más importante se produjo en el año 1895 cuando Bolivia y Chile suscribieron tres Tratados: el de Paz y Amistad, el de Transferencia de Territorios y un tercero con disposiciones reglamentarias para el Comercio Bilateral, los mismos que fueron ratificados y que en la parte más significativa recogen el compromiso de Chile a ceder territorios a Bolivia que le garantizaran su acceso al Océano Pacífico.
Señor Presidente, la forma como Chile desconoció los compromisos asumidos en 1895 se explica por sí misma. Chile envió como plenipotenciario a Bolivia al señor Abraham Koning, quien, a nombre de su Gobierno y a través de una simple nota, retractó a su país del compromiso de 1895, desechando la posibilidad del acuerdo bajo el argumento de que: “...Chile ha ocupado el Litoral y se ha apoderado de él con el mismo título con que Alemania anexó al Imperio Alsacia y Lorena …” y que los derechos de Chile “…nacen de la victoria, la ley suprema de las naciones … para asentir aún “…que el Litoral es rico y vale muchos millones, eso ya lo sabíamos. Lo guardamos porque vale, que si nada valiera no habría interés en su conservación…”
Resulta difícil tratar de entender la manera cómo Chile aduce la intangibilidad del Tratado de 1904 cuando con una simple nota diplomática no tuvo ningún reparo jurídico y menos moral para desconocer los Tratados de 1895. Me pregunto si la intangibilidad de los Tratados, en el criterio de Chile, se aplica solo en los casos de su propio interés en desmedro de otros Estados.
Señor Presidente y señores Representantes, en 1904 se impuso a Bolivia un arreglo por medio de la fuerza de Chile, luego de 25 años de ocupación militar de territorio boliviano, la intervención total de sus aduanas, puertos y de su comercio, además de la amenaza de volver al estado de guerra y reiniciar las hostilidades militares, sin considerar el hecho de que en América Latina ya existía claramente conciencia respecto a la proscripción del uso de la fuerza en las relaciones internacionales.
En la Primera Conferencia Panamericana, llevada a cabo en Washington en el año 1889, se proclamó que en América Latina no existían territorios res nullius y que las guerras de conquista entre naciones americanas eran actos injustificados de violencia. Se estableció, asimismo, que no será reconocida y se considerará como nula toda cesión de territorio hecha bajo la amenaza de guerra o en presencia de fuerza armada; y finalmente, que toda nación víctima de una expoliación de esta clase podrá exigir que la validez de la cesión sea sometida a decisión arbitral.
Pues bien, Bolivia fue obligada a firmar el Tratado de 1904 con posterioridad a la Conferencia Panamericana de 1889, cuando las Fuerzas Armadas chilenas ocupaban el territorio costero boliviano y Bolivia como país sometido militarmente en esa oportunidad carecía, por ese hecho, de la libertad de consentimiento.
El régimen jurídico impuesto a mi país, en claro e insuficiente reconocimiento por la pérdida del territorio marítimo boliviano, le concede a Bolivia, teóricamente, el más amplio libre sistema de tránsito por los territorios y puertos de Chile, situación que en la práctica y la realidad no se cumple.
El sistema de Libre Tránsito no ha sido honrado de acuerdo con las obligaciones asumidas por Chile en 1904, el mismo que significa y significó en el pasado una actitud unilateral de Chile expresada en las limitaciones al tránsito de personas y mercancías. En contra de lo establecido, la República de Chile procedió en los últimos años, sin consultar a Bolivia, a otorgar en concesión a empresas privadas la administración y operación de los puertos de Arica y Antofagasta, ocasionando que las tarifas de transporte se hayan incrementado continua y considerablemente, con regulaciones que, además de ser cada vez más exigentes, son modificadas constantemente, con los consiguientes perjuicios.
¿A qué libre tránsito se puede hacer referencia si uno de los Estados que se comprometió al cumplimiento del mismo efectúa acciones tendientes a perjudicarlo con acciones obstruccionistas? Ejemplos claros de ello son los que muestran que a pesar de contar con cláusulas imperativas, hasta el día de hoy Chile no haya concluido y perfeccionado la habilitación del Puerto de Iquique bajo el régimen de libre tránsito, a pesar de los seis años que transcurrieron desde el requerimiento formal boliviano y que desde hace dieciséis años no está operativo el Ferrocarril Arica-La Paz. Resulta que ahora mi país debe negociar los derechos que le otorgan los Acuerdos y que Chile aplica discrecionalmente.
Señor Presidente, la historia entre Bolivia y Chile ha estado marcada por una constante e incesante defensa que Bolivia ha tenido y tiene que hacer de sus recursos naturales frente a los intereses de Chile.
La ambición de intereses privados por los ricos yacimientos de salitre, bórax y cobre dieron lugar a la Guerra del Pacífico. Posteriormente el trasvase de las aguas del río Lauca, realizado unilateralmente por Chile para proveer de agua al norte del citado país, ha generado la desertificación gradual del altiplano andino boliviano. Ante la negativa de encontrar una solución concertada, Bolivia rompió relaciones diplomáticas con Chile en 1962. Hasta el presente el Gobierno de Chile tampoco ha reparado ese flagrante desconocimiento del derecho internacional.
Otra muestra de la falta de interés de Chile por encontrar arreglos apegados al derecho internacional con Bolivia son las aguas de los Manantiales del Silala, ubicadas en territorio boliviano, que derivan hacia Chile, a través de obras de ingeniería, para garantizar el abastecimiento de agua a una importante región del norte de ese país, sin que se haya reconocido ni la deuda histórica ni la compensación actual generada por su utilización en diferentes actividades económicas, por cierto muy rentables.
Pero no solo hay incumplimientos de carácter bilateral; también debo mencionar que, pese a las obligaciones asumidas por Chile en la Convención de Ottawa de 1997, de la que Bolivia también es parte para realizar el proceso de desminado de su frontera con Bolivia, puedo informar que catorce años después Chile aún no ha cumplido. En este caso Bolivia también espera pacientemente el cumplimiento del compromiso de Ottawa para desminar la frontera binacional, mientras asiste a un lamentable proceso de enmallado de otra parte de la frontera bilateral. Pregunto entonces si esta es la forma en que los países miembros de la comunidad internacional entendemos la paz y la amistad.
Señor Presidente y señores Representantes, la integración de nuestros pueblos debe forjarse sobre bases sólidas de unidad, complementariedad, confianza y cooperación mutua. Ninguna victoria militar otorga derechos ilimitados cuando estos son producto de la fuerza así como tampoco ningún tratado o acuerdo internacional que ha sido suscrito bajo la presión y la amenaza debiera considerarse invariable en el tiempo.
Señor Presidente, el hecho concreto de que Bolivia no haya podido encontrar una solución definitiva a su enclaustramiento después de 132 años en la vía diplomática, a través de la negociación directa, como recomienda la resolución AG/RES. 426 (IX-O/79) de la OEA, del 31 de octubre de 1979, nos conduce claramente a la posibilidad soberana de Bolivia para explorar otras alternativas otorgadas por el derecho internacional en el contexto multilateral y, en su caso, acudir a las instancias jurídicas previstas en los mecanismos de la solución pacífica de controversias para lograr una solución definitiva a su justa reivindicación. ¿O según la Delegación de Chile mi país debe aguardar otros 132 años?
Si realmente Chile cree en la capacidad del diálogo con Bolivia, ¿por qué después de 132 años no existen por parte de Chile propuestas concretas, factibles y útilmente escritas que puedan ser dadas a conocer a todos? ¿Por qué se incumple lo acordado el año 2010 entre ambos países? Si existe voluntad real de alcanzar una solución al enclaustramiento marítimo boliviano, demando fraternalmente al señor Canciller de la República de Chile el establecimiento inmediato, en el día de hoy, de un proceso de negociación bilateral y formal sobre una propuesta escrita, concreta, factible y útil, teniendo como testigos a todos los Estados Miembros de la Organización de los Estados Americanos.
Durante 132 años hemos reclamado nuestro derecho de volver al mar a través del poder del diálogo y de la razón. Todos los países aquí presentes han sido testigos del gran número de encuentros que hemos tenido, tanto a nivel de presidentes como de autoridades de gobierno. Lo que nadie puede dudar es de la apertura y de la capacidad de diálogo que hemos demostrado los bolivianos durante mucho tiempo. Sin embargo, el Gobierno de Chile ha considerado que una política exterior con Bolivia cifrada en encuentros entre altas autoridades con fines mediáticos y una diplomacia evasiva resuelven los problemas. Por el contrario, lo único que logran es exacerbarlos.
Bolivia en ningún caso renuncia ni renunciará al diálogo con Chile, tal como fue expresado por el Presidente Evo Morales el 23 de marzo de 2011. Por ello, aquí, hoy, en este foro hemisférico, Bolivia plantea que se pueda resolver el problema marítimo mediante un diálogo directo, pero también desea manifestar su rechazo absoluto al falso argumento que señala que no puede existir diálogo mientras se utilizan otros procedimientos que el propio derecho internacional establece. La jurisprudencia a nivel internacional así lo confirma.
Señor Presidente, ¿podemos acaso negar que en el pasado y presente Chile mantuvo y mantiene litigios que contaron para su solución con los mecanismos establecidos por el derecho internacional sea a través de un arbitraje Papal o de la Corte de La Haya? Ello no impidió ni impide que pueda mantener un diálogo directo y negociaciones para alcanzar soluciones a los mismos.
En el más elemental concepto de la justicia y de la equidad, pregunto: ¿Si Chile es capaz de sostener una relación con otros Estados hermanos, en el marco del derecho internacional y de manera civilizada, por qué no es capaz de hacer lo mismo con Bolivia? ¿Existe realmente una razón que justifique esa posición por parte de Chile? Y, más aún, ¿existe alguna razón que pueda justificar la referencia a las Fuerzas Armadas?
Bolivia como Estado pacifista, que a través de su Constitución política promueve la cultura de la paz y el derecho a la paz, manifiesta claramente su derecho de acudir a las instancias jurídicas internacionales que correspondan para resolver su centenaria demanda marítima, sin que ello pueda dar lugar a amenazas ni a muestras de despliegue de fuerza.
Por ello, Bolivia reitera firmemente su adhesión a la Declaración de Manila sobre el Arreglo Pacífico de Controversias Internacionales, aprobada unánimemente mediante Resolución 37/10 por la Asamblea General de las Naciones Unidas el año 1982 que señala expresamente que: “El recurso al arreglo judicial de las controversias jurídicas, en particular su remisión a la Corte Internacional de Justicia, no debería ser considerado un acto inamistoso entre los Estados”.
Bolivia emplaza al Gobierno de Chile, ante la garantía de los países miembros de la Organización de los Estados Americanos presentes en esta Asamblea General, a no alzar banderas de nuevas agresiones sino, por el contrario, a tratar este tema en el ámbito de la justicia y de cerrar una vieja herida y una vieja deuda histórica en aras a consolidar un continente que mire de frente el desarrollo del siglo XXI, que nos permita construir una zona de paz y complementariedad, tal como acordaron nuestros Presidentes en los diferentes mecanismos de integración.
La integración regional no será posible en la medida en que esta herida abierta que afecta a toda Suramérica no sea cerrada. Bolivia es un país por naturaleza, ubicación y decisión convencido de la necesidad de la integración. Pero, ¿cómo integrarnos si no podemos aceptar que debemos superar nuestras diferencias con el uso de las únicas armas que mi país conoce: el derecho internacional, el diálogo y la justicia?
Bolivia no cerrará la puerta al diálogo y por ello planteo hoy, una vez más, con la mayor buena fe entre Estados, la posibilidad de concretar una negociación formal bilateral hoy. Bolivia planteará fraternalmente a Chile las veces que fuese necesario, como lo ha hecho a través de la historia, la negociación directa para la restitución de su cualidad marítima.
Precisamente, el año pasado en oportunidad del cuadragésimo período ordinario de sesiones de la Asamblea General de la OEA en Lima, Perú, propuse el establecimiento de una Hoja de Ruta, a partir del punto VI de la Agenda de 13 puntos, referido al Tema Marítimo, con el propósito de seguir etapas concretas y formales en una negociación directa con Chile, a través del establecimiento de un proceso formal para encontrar soluciones concretas, factibles y útiles al tema marítimo. Lamentablemente Chile no entendió la dimensión histórica de la propuesta. Espero que hoy sí lo pueda hacer.
Señor Presidente, en el ámbito multilateral que corresponde a este foro hemisférico, Bolivia celebra el propósito de las 11 resoluciones emitidas hasta el presente por la Asamblea General de la OEA, en las que se declaró y reiteró el interés hemisférico permanente para encontrar una solución equitativa, incluyendo, como establecen las resoluciones AG/RES. 686 (XIII-O/83), AG/RES. 701 (XIV-O/84), AG/RES. 873 (XVIII-O/87) y AG/RES. 901 (XVIII-O/88), de los años 1983, 1984, 1987 y 1988, respectivamente, el concertar una fórmula que haga posible dar a Bolivia una salida soberana al Océano Pacífico sobre las bases que consulten las recíprocas conveniencias y los derechos e intereses de las partes involucradas.
En ese mismo marco, Bolivia hace un fraternal llamado a los Estados Miembros de la OEA para que en un acto de justicia y desprendimiento democrático expresen sin lugar a dudas su convencimiento de que se deben buscar soluciones y acuerdos en el más breve tiempo, no solo a través del diálogo directo sino también a través de los mecanismos que el derecho internacional brinda a los Estados.
Recogiendo el sentir y pensar de mi pueblo, de sus niños, de los jóvenes, de los ancianos, hombres y mujeres, de todos los bolivianos, que no claudican ni claudicarán en nuestro derecho de acceder al Océano Pacífico, agradezco a los Estados Miembros de la OEA por su permanente apoyo, al Secretario General, doctor José Miguel Insulza, por sus declaraciones del pasado año demandando una solución al enclaustramiento marítimo boliviano, a las diversas autoridades y ex autoridades de Chile que son partícipes de una solución y, por supuesto, al pueblo chileno que en su grandeza ha manifestado el apoyo a la justa demanda de la salida al mar de Bolivia.
Señor Presidente, solicito una vez más a la Organización de los Estados Americanos, a través de su Presidencia, que, en el marco de los principios establecidos en su Carta, se constituya en el organismo hemisférico la garantía de las gestiones conducentes y coadyuvantes a lograr los propósitos emanados de la resolución AG/RES. 426 (IX-O/79) y de las subsecuentes 10 resoluciones de esta Asamblea General, instituyéndose en fuente jurídica perdurable y jurisprudencia significativa en la Organización.
No se puede tratar de ignorar el carácter de interés hemisférico de la solución al problema marítimo boliviano apelando al falso argumento de que no es un problema multilateral, pretendiendo desconocer la forma y el fondo de 11 resoluciones de la OEA. ¿O es que también pensamos que la OEA es solo un foro regional válido cuando responde a nuestros propios intereses?
El derecho internacional, la solución pacífica de controversias y el diálogo directo con todos los actores de un problema son caminos válidos y coherentes para la solución del enclaustramiento geográfico impuesto a Bolivia. No intentemos negar la propia realidad.
¡Hasta que Nairapacha volverá a ser Jichapacha!
¡Jallalla la Organización de los Estados Americanos!
Muchas gracias
El PRESIDENTE: Muchas gracias. La Presidencia dispuso no poner un límite exacto de tiempo para estas intervenciones. Sin embargo, como referencia quiero mencionar que el Canciller Choquehuanca hizo uso de la palabra durante veintiocho minutos con veintisiete segundos. De manera pues que en el parámetro y en el entendido del tema que estamos discutiendo ese sería como el margen máximo de intervención también para el Canciller Alfredo Moreno, de Chile. Por supuesto que si él tiene a bien hacer una intervención más breve, esta también será bienvenida.
Tiene la palabra el Canciller de Chile, señor Alfredo Moreno.
El JEFE DE LA DELEGACIÓN DE CHILE: Muchas gracias, señor Presidente. Voy a ser más breve.
Parte de las naciones que integran esta Organización ya ha conmemorado el bicentenario de su independencia y otra parte está próxima a hacerlo. Pienso que todos sentimos orgullo cuando constatamos cómo se han ido dejando atrás las últimas diferencias limítrofes que tenían lugar durante los numerosos problemas de delimitación con que nacieron prácticamente todos los nuevos Estados independientes de América.
En algunas ocasiones estos problemas se resolvieron pacíficamente pero muchas veces dieron lugar a conflictos armados durante el siglo XIX y parte del siglo XX. Así fue como se delinearon nuestras fronteras, las que se expresaron en tratados y que son lo que nos permite conmemorar un bicentenario en paz y en convivencia pacífica entre nuestros pueblos.
En el año 1904, es decir, dos décadas después de concluido el conflicto armado de la Guerra del Pacífico y veinticinco años después de la última batalla en que participó Bolivia, Chile y Bolivia firmaron el Tratado de Paz y Amistad que fijó los límites definitivos entre ambos Estados. Este Tratado describe prolijamente la traza limítrofe a lo largo de la frontera común entre Chile y Bolivia y no existen territorios sujetos a cláusula resolutoria o a algún estado precario.
Chile se comprometió por el Tratado a obligaciones de compensación y de facilidades, las que se han cumplido rigurosamente, por lo cual debo rechazar desgraciadamente, con mucha energía y con total claridad, por carecer de veracidad, lo señalado por el Canciller Choquehuanca. Entre dichas obligaciones puedo mencionar el más amplio y libre tránsito por los puertos chilenos para el comercio boliviano, el pago de diversas deudas bolivianas y la construcción de un ferrocarril entre Arica y La Paz, con costo de parte de Chile.
Posteriormente y con el ánimo de estrechar sus lazos de amistad, Chile y Bolivia han firmado diversos acuerdos que ampliaron y profundizaron los derechos concedidos a Bolivia. Solo para mencionar un ejemplo, en materia de libre tránsito, en el año 1937, ambos Estados firmaron la Convención sobre Tránsito que hizo aplicable el libre tránsito inclusive de armamentos. Las garantías que otorga hoy día Chile a Bolivia son superiores a las que recomienda la Convención de las Naciones Unidas para los países sin litoral.
Respecto a los acuerdos de la Asamblea General de la OEA adoptados entre 1979 y 1989, a los que Bolivia ha aludido en este foro, Chile ha declarado consistentemente que los asuntos que afectan la integridad territorial de los Estados Miembros son estrictamente asuntos bilaterales. Ningún Estado Miembro puede arrogarse la facultad de intervenir en cuestiones bilaterales sin el consentimiento de los países afectados. Por ello, una vez más, como lo ha mencionado el Presidente al iniciar esta sesión, hemos objetado cada año la inclusión de este punto en la agenda, tal como consta en las actas respectivas.



Compartir con tus amigos:
1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   ...   17


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad