Consideraciones generales hrv



Descargar 5.49 Mb.
Página7/16
Fecha de conversión26.06.2018
Tamaño5.49 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   ...   16

resumen

La pantalla principal de RESULTADOS presenta la información y los resultados de la persona sometida a la prueba. Presenta los detalles personales de la persona sometida a la prueba – edad, sexo, fecha del test, profesión y comentarios.



También contiene enlaces a BALANCE AUTONÓMICO, PRUEBA DE ESTRÉS, ANÁLISIS VOP, ANÁLISIS DE ECG, ESTADO FÍSICO (si se ha llevado a cabo), ANÁLISIS DE LA CORRELACIÓN, Y ANÁLISIS detallado DE LA VALORACIÓN DEL RIESGO DE ENFERMEDAD de la persona sometida a la prueba.



TEST DE ESTRÉS

Gestión del estrés




¿Qué es el estrés?
El término estrés es la respuesta psicofisiológica provocada por una reacción de cambio, actual o esperado, en el entorno o dentro de la persona. Por ejemplo, cuando un estudiante ingresa a una escuela de derecho surgen cambios en el entorno, en las clases y en la rutina estudiantil. Hasta que los estudiantes se acostumbran al nuevo entorno y a los nuevos procesos y métodos requeridos en el estudio de derecho, el estrés puede influir sobre su experiencia en el ámbito de la enseñanza.
La respuesta al estrés no es necesariamente un proceso negativo. Es una parte del sistema de seguridad humano que es útil cuando se dan situaciones peligrosas, estimulando una respuesta protectiva que incluye luchar contra la amenaza o huir de dicho peligro. Sin embargo la lucha ni la huida son respuestas aceptadas cuando estamos en una clase, aunque el alumno perciba peligro y su cuerpo pueda responder con una reacción clásica de estrés a esta percepción. No existe peligro físico real para el alumno, pero el organismo humano responde a la percepción de amenaza a su autoestima como si fuera una amenaza física. Cualquier ambiente nuevo o cualquier experiencia nueva pueden incentivar esta respuesta. Normalmente los alumnos han aprendido a superar estas sensaciones reconociendo que ellos están vinculados a la experiencia nueva, pero aun así ellos pueden sentir ansiedad al tener que ir a clase o prepararse para la clase hasta que se sientan más cómodos en ella.
El término “estrés” se refiere también a los efectos posteriores de la respuesta física. Esto se puede acumular con el tiempo y crear tensión sobre los sistemas físico y psicofisiólogico. El estrés y la acumulación del estrés pueden provocar una resistencia reducida en el sistema inmunitario y a estimular las depresiones. Estas respuestas al estrés acumulado son muy desagradables y deben ser observadas porque provocan debilidad.


Ejemplos de reacciones de estrés prolongadas que provocan debilidad:

  • Síntomas frecuentes e intensos de ansiedad.



  • Falta de sueño o sueño de poca calidad.



  • Malestares estomacales o intestinales.



  • Cambio significativo en los hábitos alimenticios como incapacidad de comer regularmente o comer excesivamente.



  • Dificultad de concentración.



  • Inseguridad no habitual.



  • Conductas de tipo evasivo como abuso de alcohol, drogas.

A medida que los alumnos se adaptan y empiezan sentirse como en su casa en la escuela de derecho durante el primer semestre, sus reacciones normales ante el estrés tienden a desparecer. A veces algunos estudiantes sienten un estrés extremo pero frecuentemente existen factores laterales que se añaden al estrés general provocado por los cambios relacionados con la educación.


El estrés a largo plazo se acumula especialmente cuando las respuestas al estrés son frecuentes, intensas y de larga duración. La acumulación de estrés puede provocar problemas de salud importantes.

¿Cómo puedo reconocer el estrés?
Hay dos tipos de fenómenos que podemos asociar con el estrés: la respuesta urgente al estrés y la acumulación del estrés.

La respuesta urgente generalmente se reconoce fácilmente. Recuerde, es una respuesta normal. Los síntomas incluyen:


  • Ritmo cardíaco rápido.



  • Respiracón rápida y superficial.



  • Flujo rápido e intenso de sangre a la cabeza, después del cuál pueden surgir dificultades con la memoria a corto plazo.



  • Malestar estomacal.



  • Manos frías.



  • Tensión muscular



Hay varias técnicas útiles para contrarrestar estas respuestas:


  • Concentrarse en el presente, Qué puede hacer el alumno ahora mismo.



  • Trabajar con pensamientos de juzgarse a sí mismo. Los alumnos que han reaccionado al estrés pueden darse cuenta de que en la base de estos pensamientos puede encontrarse el proceso de juzgarse a sí mismo. Estos pensamientos a menudo empiezan con las palabras “si pudiera” o “qué pasaría si”. Los pensamientos de “si pudiera” pertenecen al pasado. Los pensamientos “qué pasaría si” pertenecen al futuro. Los estudiantes no pueden repetir el pasado. Concentrarse sobre lo que no se puede remediar en vez de aprender las lecciones y seguir para adelante, conduce a pérdidas de tiempo y de atención a necesidades y actividades actuales. Tampoco es muy productivo anticipar posibilidades negativas. Estos pensamientos acentúan y extienden la respuesta al estrés. Vale la pena dejar de lado los pensamientos enfocados en el miedo o experiencias desagradables del pasado o de guiones potenciales, y sustituirlos por pensamientos de éxito en el pasado y logros que mantienen y alimentan la sensación de autoestima. Los pensamientos positivos dan coraje y los alumnos se acuerdan de las estrategias que utilizaron en tiempos de apuro.



  • Ejercicios de respiración: Regular la respiración físicamente, retardándola y concentrarse mentalmente en el presente. Exhalar a través de la boca, dejando “salir” la tensión mental y física. Inhalar a través de la nariz imaginando que el aire trae relajación, sensaciones de seguridad e imágenes positivas de uno mismo. Retener durante 3-5 segundos el aire, concentrándose en la sensación de seguridad. Volver a exhalar e iniciar así otro ciclo y repetir este proceso durante 3-5 minutos más.



  • Hacer ejercicio físico: estirarse, respirar profundamente y moverse. Es mejor salir al aire libre, dar un paseo. Es recomendable incluir un programa de ejercicios como parte de la rutina semanal, por lo menos tres veces a la semana.


¿Qué provoca la aparición del estrés?
Para que aparezca una respuesta al estrés debe existir una percepción y evaluación de un peligro, cambio o amenaza. Imaginemos alguién que no puede localizar o pierde sus gafas. Debido a sus problemas de vista no percibe los objetos físicos, animales o personas.

Sus percepciones falsas no detectan lo que para la mayoría de las personas es una fuente de peligro. Ya que no “ve” el peligro, no consigue evaluar adecuadamente las circunstancias. No sabe que se encuentra en una situación precaria y por eso no siente estrés. Es la diferencia entre su percepción de la situación y las percepciones de los espectadores, lo que crea el compromiso y el humor que la gente siente al verle moverse.



De hecho, es el espectador el que responde al estrés. El estrés requiere un proceso cognitivo, el reconocimiento del peligro potencial o actual para provocar una respuesta. Una vez aparecida la advertencia cognitiva de peligro la fisiología de la persona cambia.
Lo que realmente causa el estrés es diferente para los diferentes tipos de personas porque cada uno evalúa el peligro potencial o actual de diferente manera. Por ejemplo, hablar en público puede ser algo estresante para unos y al mismo tiempo, muy estimulante para otros. Sin embargo, lo que es válido y común para todos es que si una vez alguien estima que una situación es una amenaza, su cuerpo va a responder con una respuesta urgente.
El efecto de la acumulación de estrés también es muy individual. Sistemas u órganos que resultan más débiles por cuestión constitucional o hereditaria o de experiencias personales son más susceptibles a los desgastes naturales del estrés acumulado.
La respuesta al estrés afecta negativamente al funcionamiento del sistema inmune, reduciendo su capacidad de resistencia a las enfermedades. Es cuando la energía de adaptación se agota, que existen menos recursos para combatir las enfermedades y mantener un estado regular. El cuerpo entonces tendrá menos flexibilidad y capacidad para recuperarse. El descanso, las vacaciones u otras posibilidades de reponer los sistemas físicos permiten restaurar físicamente la energía de adaptación y crear una “distancia” a los factores de estrés a través de la reevaluación, cambiando a menudo la percepción y/o dicha evaluación de la situación, con la consiguiente reducción de estrés y miedo.
En el ejemplo del alumno, la diferencia entre el primer examen y el último puede ser que normalmente queda menos energía disponible para la preparación del último.

¿Qué es la acumulación del estrés?
Los síntomas de la acumulación de estrés son menos vistosos que los síntomas de la respuesta urgente pero son igual de reales. También reflejan una respuesta protectiva. Estos síntomas son una advertencia de que el estrés ha alcanzado ciertos niveles en el cuerpo. Un término común relacionado con la acumulación de estrés es el agotamiento. La respuesta física a factores que provocan estrés es literalmente el agotamiento de la energía física. La mayoría de las personas tienen un almacén de energía “extra” llamada energía de adaptación que permite al sistema psicoemocional adaptarse a los cambios y proporciona esa fuerza adicional y resistencia en casos de emergencia.
Cuando las personas gastan esta energía de adaptación es posible que aparezcan algunos de los siguientes síntomas:


  • Sensación “en el borde”.



  • Reacciones explosivas.



  • Sensación de sentirse apartados, ausentes.



  • Agotamiento y apatía.



  • Resfriados y enfermedades frecuentes.



  • Impaciencia y hostilidad con los demás.



  • Actitud pesimista.



  • Depresión.

Hay varias maneras para contrarrestar la acumulación de estrés pero todas requieren ser consciente de los síntomas y del problema que está produciendo el estrés acumulado. Sólo entonces y estando motivado por los síntomas o el conocimiento de las consecuencias negativas del estrés será posible enfrentarse a los modelos que provocan dicho estrés e introducir técnicas de intervención.


La acumulación de estrés afecta a la capacidad de reservas del organismo.

Desde el punto de vista del mantenimiento de su integridad funcional así como de la resolución de exposiciones subsecuentes a estrés, el estrés se define como una reacción a estímulos que activan el sistema nervioso autonómo más de lo habitual, y o bien se resuelven, o bien se acumulan. Esto último en función de si la línea básica de pre-estímulo está reestablecida o no.


El estrés acumulado influye profundamente sobre todo el funcionamiento del organismo. Y se expresa esencialmente a través de tres sistemas efectores bipolares.

En cuanto a lo autonómo, el sistema efector es el flujo visceral simpático y parasimpático; en cuánto a lo somático se mueven en parejas, como extensor/flexor; y metabólicamente el estrés se expresa, aunque con menos distinción, por ejemplo en reacciones endocrinas catabólicas/anabólicas y/o inflamatorias/antiinflamatorias.


Se ha establecido que la respuesta del estrés ocurre en dos fases: de carga y de descarga. Cuando después de la fase de carga (simpática) sigue una fase de descarga (parasimpática) de la misma magnitud, la homeostasis preactivada se reestablece y el estrés queda resuelto.

Por otro lado, está demostrado que bajo algunas condiciones fisiológicas (y de conducta cuando la movilización, es decir la respuesta somática al estrés, está bloqueada) la fase de carga no está equilibrada por rebote. En estos casos, la activación no se resuelve y el estrés se incorpora en el organismo provocando que la capacidad de adaptación vaya disminuyendo.
Las relaciones fisiológicas básicas de lo autonómo, las simpáticas y parasimpáticas, pueden ser representadas por una simple analogía mecánica (“La Máquina Zeeman”) que demuestra propiedades descritas por una rama relativamente nueva de la tipología matemática llamada Teoría de la Catástrofe. La visualización obtenida mediante esta representación ofrece nuevas penetraciones en la naturaleza y los mecanismos por los que se acumula el estrés. También sugiere “paradigmas” para que el estrés, una vez internalizado, pueda ser resuelto con éxito hacia reestablecer la capacidad de adaptación.

Con respecto a esto, varios sistemas holísticos de tratamiento han concentrado sus esfuerzos hacia la detección y el tratamiento de estos desequilibrios que provocan la acumulación y la reducción de las capacidades de adaptación, antes de convertirse en sintomáticos y patológicos. Con vistas a este trabajo un amplio abanico de “enfermedades de estrés” de síntomas variados y etimología oscura son la expresión final – patológica – de esta falta de resistencia y recuperación.


El hecho de que la acumulación del estrés sea la capa subyacente en algunos síndromes está demostrado por la medición de los niveles autonómos que subyacen a ciertas respuestas de la presión sanguínea de gente hospitalizada. Sin embargo, no es posible medir componentes simpáticos y parasimpáticos directamente (ya que se expresan como un vector, presión sanguínea).

Por esta razón ha sido elaborado un sistema de análisis del sistema cardiovascular basado en parámetros experimentales bien conocidos. Igualmente, se ha generado un complejo de tratamientos de respuesta de presión sanguínea y se ha comparado con las personas hospitalizadas. El ajuste de estos análisis y los datos experimentales son muy fiables. Además el pronóstico para cinco grupos en la población hospitalizada ha sido hecho siguiendo un modelo estricto.


La acumulación de estrés se define en términos del sistema nervioso autonómo. El concepto de “centro” hipotalámico en torno al cual se organiza y realiza la conducta está ilustrado para aclarar algunas de estas relaciones.

Los vínculos hipotalámicos entre los sistemas autonómo, endocrino, somático han sido examinados. Se dan ejemplos que ilustran su potencial para las sintomatologías variadas de su “mix-integración” (autonómico – endocrino – somático) en las enfermedades de estrés. También se han investigado algunas posibilidades de diagnóstico presintomático a través del cuál, el estrés se detecta antes de la apariencia de síntomas de debilitación y de la patología.




Los niveles aumentados de estrés físico o mental acumulado son perjudiciales

Los valores obtenidos de ESTRÉS FÍSICO y MENTAL reflejan la tensión de los mecanismos regulatorios del latido del corazón en el momento del test. La tensión es el resultado de las exigencias o requisitos crecientes para una óptima adaptación física y mental. Cuando el test se realiza después de un período de reposo físico y mental (10 minutos) los valores obtenidos de estrés físico y mental reflejarán el nivel actual del estrés acumulado causado por diferentes factores constantes de generación de estrés.


Los especialistas en estrés han demostrado que el aumento de excesivo estrés acumulado puede facilitar la aparición y desarrollo de diabetes, hipertensión, formaciones oncológicas, úlcera gástrica, patologías cardíacas, etc.

Ello convierte a esta prueba de evaluación del estrés acumulado de QHRV-5e, como una prueba complementaria muy útil.


La evaluación del estrés acumulado para individuos menores de 18 años y mayores de 70 años no es muy precisa debido a las variaciones sustanciales que pueden darse en estos grupos de edad y el número menor de individuos examinados.

Por otro lado, el resultado del estrés del paciente puede ser comparado con los valores históricos de ese mismo paciente (como un medio de control o monitorización).


En relación a lo anteriormente mencionado, cuando se examina a un niño (debido a las peculiaridades de su ritmo cardíaco) debe ser usado un algoritmo de cálculo de valoración del estrés, ligeramente modificado.
Los valores de estrés calculados en un individuo pueden ofrecer una leve variación si repetimos la prueba, pero normalmente son constantes si la prueba se realiza adecuadamente (10 minutos de reposo y 9 minutos de prueba).
Los individuos que han tomado tranquilizantes y betabloqueantes en el día del test o el día previo, muestran valores buenos (pero irreales) del coeficiente de estrés porque estos medicamentos influyen sustancialmente sobre algunos de los parámetros del algoritmo del test de estrés.

Cada persona tiene un valor básico (crónico) de estrés acumulado. Este valor puede ser afectado con poco tiempo por factores que generan estrés (en unas cuantas horas o días). Para excluir este efecto hay que repetir la prueba a los dos o tres días.



¿Cómo manejar el estrés con más eficacia?
Cuatro áreas generales de intervención:
Psicológica: La intervención psicológica se centra en el proceso de evaluación de la esencia de la respuesta al estrés.

  • Preparación y expectativas acertadas: estar preparado reduce el estrés.



  • Control: ser consciente de lo que uno puede controlar y lo que no puede. Evitar y olvidarse de lo que no puede controlar…

  • Desafío: tomar cada tarea como un desafío.

  • Progreso: medir el progreso positivamente.

  • Humor: el humor da otra perspectiva.

No exigirse excesivamente, aunque no se consigan los objetivos, lo importante es encontrar cómo se pueden consegir los objetivos.

Física: La respuesta al estrés sería preparar al cuerpo para el proceso físico, lucha o huida. La mayoría de los factores que provocan estrés diariamente no pueden ser enfrentados o evitados. El cuerpo todavía reacciona a estos factores creando una respuesta de energía potencial para una respuesta física. Cuando el organismo no utiliza completamente estas adaptaciones químicas al estrés y cuando los factores siguen influyendo sobre los sistemas cognitivo y físico, es necesario liberar al cuerpo de estas sustancias de adaptación, mediante ejercicio físico y descanso para que el cuerpo pueda recuperar su estado normal. Una buena nutrición también es esencial para la recuperación después de la respuesta al estrés o cuando los factores que provocan el estrés siguen estando presentes.

Social: Superar el estrés es más fácil cuando se recibe apoyo social. Mantener contactos con la familia o con los amigos ayuda a reducir el estrés. A menudo, lo que hace que un sitio sea cómodo es que allí uno siente apoyo.
Ambiental: Los sistemas pueden crear o reducir el estrés. Suele ser muy útil examinar el entorno con el objetivo de crear un sistema menos estresante y averiguar si sus sistemas crean o reducen el estrés.


Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   ...   16


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad