Consejo nacional de la persona envejeciente (conape) fondo de población de las naciones unidas (unfpa) centro de apoyo aquelarre


CAPÍTULO 4 TRABAJO CON GRUPOS FOCALES



Descargar 2.64 Mb.
Página8/13
Fecha de conversión09.05.2019
Tamaño2.64 Mb.
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   13

CAPÍTULO 4 TRABAJO CON GRUPOS FOCALES



4.1 Aspectos metodológicos


Se realizaron dos grupos focales con personas adultas mayores a fin de obtener información cualitativa sobre el maltrato recibido. Para este propósito fueron convocadas personas que habían acudido al CONAPE en busca de apoyo y que tenían procesos judiciales abiertos en la Fiscalía por casos de violencia.

Los grupos focales fueron realizados bajo el criterio de confidencialidad y anonimato para que los participantes no tuviesen temor a dejar de recibir apoyo del CONAPE o de la Fiscalía por sus respuestas. Por esta razón cada caso se manejó con un código. Todas las personas participantes fueron seleccionadas del listado que proporcionó la Fiscalía, la misma que garantizó que estas personas estaban en pleno uso de sus capacidades mentales.


- Perfil de las personas participantes


Participaron 13 mujeres y 4 hombres, con edades comprendidas entre 65 y 87 años; el nivel de instrucción académica fue el siguiente: seis con bachillerato completo; dos con primaria completa; tres con primaria incompleta, y una con nivel universitario. A nivel cognitivo todas las personas exhibieron coherencia mental.

Las personas mayores procedían de la ciudad de Santo Domingo y del Distrito Nacional, de sectores socioeconómicamente deprimidos, medios y altos como: Guachupita, Gualey, Las Cañitas, La Ciénega, Los Farallones, Cristo Rey, Villas Agrícolas, Villa Francisca, Villa Juana, Villa María, Carretera Sánchez, Urbanización Fernández, Claret, Bella Vista y Arroyo Hondo II.


4.2 Resultados de los grupos focales


- Motivos por los que han buscado apoyo.

Sobre el total de la muestra, el 77% de las mujeres adultas mayores acudieron al CONAPE en busca de ayuda porque estaban siendo objeto de maltrato por parte de familiares, especialmente de hijos e hijas. El CONAPE los refirió a la Fiscalía para dar un seguimiento legal a sus casos.

Los tipos de maltratos más frecuentes presentados fueron el abuso emocional y patrimonial combinados; la violencia física y la negligencia. En los testimonios se pudo percibir el dolor, la desesperanza y la impotencia de quienes dedicaron gran parte de su vida al cuidado de sus hijos e hijas, los cuales ahora se han convertido en sus verdugos. Entre estas se encontraban casos de personas enfermas, en condiciones de pobreza o solo con deseos de tener tranquilidad en esta etapa de su vida, pero también había personas saludables y en condiciones económicas estables que reclamaban sus derechos.

Para fines de clasificación agrupamos los testimonios por tipo de maltrato, sabiendo que muchas veces se ejerce en forma simultánea una combinación de dos o tres tipos.


- Maltrato emocional


Al igual que en la encuesta, la violencia emocional o verbal es el principal tipo de maltrato reportado por las personas adultas mayores. Son los hijos e hijas quienes más agreden a través de insultos y palabras degradantes u obscenas pronunciadas en tono alto, y de presión psicológica. Esta situación provoca malestar emocional, como se evidencia en los siguientes testimonios:

De todos mis hijos el más chiquito me da problemas. Siempre vociferando, gritando, insultando” (mujer de 78 años).

...Mi hijo siempre me insultaba…palabras obscenas, sucias, cosas que no aprendió conmigo” (mujer de 72 años).

Mis dos hijos me agreden verbalmente. Me presionan psicológicamente. Me maltratan con su manera de ser conmigo” (mujer de 69 años).

“…Me insultaba son palabras obscenas, vivía ofendiéndome y mi estado de salud no me permite vivir con una mujer así que sea hija mía” (hombre de 63 años).

En la mayoría de los testimonios, los hijos son los que más agreden a las adultas mayores; además del maltrato psicológico y físico, se presenta también el patrimonial motivado por el interés de despojarles de sus pertenencias, sobre todo de sus viviendas:

Porque los hijos machos me tienen loca. A mí no me dan golpes, no puedo decir eso. Pero me insultan y me amenazan” (mujer de 75 años).

Mi hijo…Es una persona de mal vivir y yo fui para que me lo saquen de mi casa. Soy una vieja enferma que necesita tranquilidad” (mujer de 78 años).

Mi hijo y su mujer me han tenido en zozobra. Él usa muletas, es un minusválido. Su mujer que vive en mi casa con él es una escandalosa. Bebe con él y sola, y llega haciendo bullas a todas horas de la noche. No los quiero a ninguno de los dos y fui para que me los sacaran de la casa” (mujer de 67 años).

El esposo de mi hija, ese señor es alcohólico y ya usted sabe. No trabaja, ni nada. Viviendo en mi casa, con mi hija y mi nieta. Se ponía como loco cuando quería beber y mi hija me pedía dinero para darle a él…Si yo me negaba entonces me insultaba….y mi hija guapa conmigo” (mujer de 72 años).

Para muchas personas mayores resulta difícil conceptualizar el maltrato como tal, y mucho menos aceptar que lo están padeciendo. Sin embargo, a medida que avanza el relato, los hechos narrados evidencian el maltrato del que son objeto:

Mi caso no es tan malo porque realmente, no puedo mentir, mi hijo no se ponía conmigo. Pero al vivir todos juntos, en la misma casa él peleaba mucho con los hermanos…Pero si yo me metía, ahí sí me decía dichos. Llegamos hasta la policía, pero las cosas de familia no hacen nada” (mujer de 65 años).

Dentro del maltrato psicológico, los insultos por parte de hijos, hijas y familiares cercanos aparecen con mayor frecuencia en los relatos de las personas participantes en los grupos focales. También nos hablaron de las consecuencias del maltrato psicológico, que en algunos casos fue lo que motivó a realizar las denuncias:

El año pasado nosotros nos decidimos a buscar ayuda por sugerencia del abogado fuimos hasta CONAPE. La situación es que mi hija menor, tengo dos y el otro es varón, vivía en mi casa y me insultaba, me maltrataba mucho. Me enfermé de depresión. Llegamos a un acuerdo con abogados y le dimos dinero, lo que le correspondía por la muerte de su padre. Herencia. Y ella se comprometió a mudarse y lo hizo. Pero volvió y ahí fue más difícil todo” (mujer de 70 años).

Yo fui a CONAPE hace más de un año porque una hija que vivía conmigo y que trabaja y gana, ni me ayudaba, ni hacia nada por mí. Pero me insultaba con palabras obscenas, vivía ofendiéndome y mi estado de salud no me permite vivir con una mujer así que sea hija mía” (hombre de 63 años).

Yo no soy la afectada en sí, pero vine porque yo puse la denuncia y mi mamá ya tiene 95 años y no está bien de las piernas. Mire, mi hermano nunca respetó a mi mamá, ni de niño ella enferma y él la insulta, le quita la tranquilidad. Yo solicité que lo sacaran de la casa en el CONAPE y llegamos a la Fiscalía” (mujer de 65 años).



- Violencia física

En el imaginario social las personas que necesitan apoyo son las de escasos recursos económicos. Sin embargo, la realidad es muy diferente ya que para el caso de la violencia emocional, sexual, patrimonial o física no hay barreras; ocurre en cualquier medio, como nos plantea esta adulta mayor procedente de un sector de clase alta:

En el año 2009 yo me vi precisada a querellarme contra mi única hija. Resulta que ella estaba golpeando brutalmente a mi única nieta que en ese año tenía 13 años de edad. Yo la defendí, y entonces las dos me agredieron. Me tiraron al piso y casi me mata con una silla que quiso estrellarme, pero me defendí. Indagué como sacarla de la casa porque ella es una persona muy violenta. No ingiere alcohol hasta donde yo sé… Pero es agresiva, violenta y yo no podía vivir así. Temía por mi vida” (mujer de 65 años).

La violencia se ejerce de manera sistemática, en el caso de las personas mayores, los varones también suelen ser víctimas de maltrato por parte de hijos y nietos:

Sostenía conflictos, ya no, con mi hijo mayor. Yo lo paré hace dos años…Yo tengo 6 hijos, 3 con mi esposa y 3 con otra mujer que me casé antes. Una noche, él siempre lo hacía, pero una noche me rebosó el vaso de agua. Él quiso agredirme a mí y a la hija que vive conmigo, la que me atiende, porque yo no dejé que abrieran la puerta de la casa y quiso romper el candado. Mire, con nosotros estaba mi señora, ella murió hace pocos meses. Lo que le quiero dejar dicho es que uno necesita estar tranquilo en la vejez, que ningún hijo borracho venga a querer amenazar o a maltratar a uno. Por eso yo lo denuncié. Yo ya sabía dónde ir, yo leo” (hombre de 87 años).

No prestar atención al discurso de las personas mayores, tildarlas de locas o que no saben lo que hacen es una forma de violencia frecuente en esta población. Algunas veces se acompaña de violencia física y de abuso patrimonial:

Mi hija me trajo al CONAPE, fuimos juntas. Primero ella fue sola porque mi sobrino me robaba. También me insultaba. Lo sacaron de mi casa. Nunca me dio golpes, ni se puso agresivo. Pero me robaba todo y decía que yo estaba loca, que yo botaba las cosas. Me tenía nerviosa, mi hija se tuvo que mudar conmigo” (mujer de 80 años).

Mire, yo estoy viva por Dios…será para algo. Yo no parí, pero mi hijo que yo crié desde chiquitico me vivía amenazando, me decía malas palabras porque quería que yo le diera los papeles de mi casa y donde llegué yo hasta el CONAPE fue cuando me dio muchísimos golpes. Casi me mató. Me tiró contra la nevera, después cuando caí al piso me cayó a patadas…Me dio una golpeada. Gracias a los vecinos que oyeron” (mujer de 66 años).



- Violencia patrimonial

En todos los casos de violencia patrimonial denunciados el principal motivo es quitar la vivienda a la persona mayor; los principales casos son de mujeres cuyos hijos e hijas quieren despojarlas:

Mi hija con su marido me sacaron de mi casa, la que yo tengo desde que enviudé, la compré con el difunto. Me botaban todos los días, me negaban la comida. Unos vecinos me llevaron a CONAPE. Sí, allá llevaron a mi hija, el marido no fue. Llegamos a los fiscales porque no se querían salir. Los pusieron en impedimento de entrar, pero ahora peleamos la casita” (mujer de 78 años).

Mi hijo que se cogía lo mío, me insultaba, me deseaba la muerte. Yo no he vuelto a ningún lado, aquí no hay ley. No ayudan a los pobres si yo fuera rica seguro que si me ayudan” (mujer de 75 años).

Soy una anciana, ya yo paso de 70 años y mi hijo siempre me insultaba…palabras obscenas, sucias, cosas que no aprendió conmigo. Dicen que usa drogas, yo no creo. Él toma, ¿me entiende?...Bueno él toma alcohol y cuando toma mucho o quiere dinero para tomar me irrespeta… Como la casa la dejó mi esposo, yo fui para que me den una solución. Yo no me puedo quedar sin techo, sin casa, no puedo darle el dinero de mi comida. La trabajadora fue la que me dijo que estaba el consejo para eso y yo fui” (mujer 72 años).

- Negligencia

En los grupos las formas principales de negligencia declaradas fueron la falta de atención, de alimentación y el maltrato emocional combinadas. El dolor y la desesperanza son comunes en los relatos:

Mi problema es que yo vivo con mis dos hijas y el marido de una de ellas. Esas mujeres trabajan y no me dejan comida, no me quieren en la casa, me botan y yo no tengo para donde irme. Mi vecina me da la comida y hay día que paso hambre porque la situación está dura, todos los días la gente no puede, aunque quiera. Uno llega a viejo y es basura para los hijos, yo les cuido tres hijos chiquitos bien jodones y ni así me quieren atender. Los hijos también me dicen malas palabras y me botan. Yo vivo más donde mi vecina” (mujer de 70 años).

En el 2007 ya yo estuve en el CONAPE y en la Fiscalía y había una orden para que se me fueran de la casa, pero no lo han hecho. Volví ahora en este mismo año y estoy esperando que los saquen. Ellos quieren que yo venda la casa y les de la parte que le corresponde, yo no tengo otra casa y soy una anciana” (mujer de 69 años).

Yo vengo en representación de mi hermana que está enferma y con problemas mentales, porque desde hace siete años su única hija me la dejó en la casa y no la quiere atender, ni me da un centavo para nada, ni para medicinas. Una vez la tenía y le pegaba y la insultaba. Yo necesito que me resuelvan” (mujer 65 años).

- Violación de derechos

Quienes conocen sus derechos salen a reclamar el cumplimiento de los mismos:

“…vine porque a mí se me violentaron mis derechos y a mi ex-suegra también” (mujer 76 años).


- Servicios del CONAPE


¿Cómo se enteró del CONAPE?

Las personas se enteraron de la existencia del CONAPE por diferentes vías, en su mayoría a través de familiares (hijos o sobrinos); por personas independientes como la vecina, el compadre u otras personas afectadas; por profesionales del derecho o abogados; por instituciones diversas como por ejemplo, la policía, la iglesia, el asilo, la Fiscalía y una por medio de un programa de televisión:

Me llevó mi otra hija”.

Mis hijos sabían del CONAPE”.

Con la vecina”.

Mis compadres pasaron por algo parecido y ellos me dieron el número de CONAPE”.

El abogado nos dijo de CONAPE”.

Supe del CONAPE en mi iglesia”.

“…un programa en la televisión”.

Preguntando en un asilo que no aceptan a mí hermana porque está mal de la cabeza, porque fui al tribunal y me dijeron que primero tenía que ir ahí”.

Evaluación del servicio recibido y de los resultados

La mayoría de personas participantes en los grupos focales se quejan de los servicios recibidos, ya sea por la lentitud del proceso, porque tienen que ir más de una vez a la Fiscalía o porque les hacen esperar mucho. Dicen que pierden tiempo y que gastan dinero. Refieren recibir un buen trato, pero que no resuelven su situación. En menor proporción están los que se sienten satisfechos con el servicio y consideran que les resolvieron.

Las personas entrevistadas que se quejaron del servicio que reciben ya que consideran que no hay avances en la resolución de sus problemas. Ellas señalan:

Tratan bonito, pero no pasa nada, no conmigo”.

Ellos dan buen trato, pero yo sigo igual. Para mí no hay solución, no me resuelve. “

Todavía no ha pasado nada. Estamos aún en eso”.

“…sigo en lo mismo…voy a CONAPE y me mandan a la Fiscalía”.

No se cumple nada, solo hablan y te mandan a la Fiscalía”

“… No hay quien la acoja y no obligan a la hija y además la maltrata, no salimos del círculo”.

Mira ella tenía la primera vez que yo fui a las oficinas de CONAPE 91 años. Ya hace cuatro años o más y la lucha siempre sigue. “

Aún estamos en eso. Ellos le dijeron que se saliera, pero está ahí”.

... Papelean mucho. Muchos papeles para actuar”.

En el CONAPE me tratan bien yo siempre voy, pero no le dan nada a uno”.

Satisfacción respecto al servicio recibido.

Algunas personas expresan sentirse satisfechas con el servicio proporcionado, expresando:

Sí. Eso fue hace unos años”.

Me lo sacaron y ahora él ha cambiado algo porque sabe que, lo meto preso. Pero no tengo paz y eso yo quisiera…morir en paz, vivir tranquila”.

A mí me solucionaron y rápido”.

Sí, se manejaron bien en CONAPE. Conforme sí”.

Si, conforme y atienden bien”.

Si allá a mí me atienden siempre que voy, yo voy hasta a visitar”.

Sí, pero también teníamos abogado”.



  • Servicios de la Fiscalía

El 100 % de participantes dijeron que les ponen citas muy tardías para atender sus casos y que les hacen gastar mucho en traslados antes de recibir una solución. Se quejaron de los viajes que tienen que realizar y de la lentitud del proceso:

“… le prohibieron acercarse y él cogió miedo… En la Fiscalía se dilatan mucho para actuar… yo también puse mi abogado y lo pagué”.

Mi caso está igual que el de ella. Yo fui hace cuatro años y llegamos a la Fiscalía... Les pusieron una orden de alejamiento, pero ellos van igual y yo no puedo estar en eso todos los días” (mujer de 75 años).



  • Sugerencias para mejorar los servicios que ofrecen el CONAPE y la Fiscalía.

Dentro de las sugerencias planteadas al CONAPE para que mejore los servicios, las personas participantes solicitaron ser acompañadas a la Fiscalía; dar seguimiento a los casos; que se les proporcione alimentos, medicinas y un aporte económico para ayudarse en el proceso ya que muchas veces duran un día entero sin ingerir alimentos y en algunos casos tienen dificultad para conseguir el pasaje.

CONAPE tiene que dar más visión, ir con uno la Fiscalía. Velar después que dan la orden para que los que se tienen que salir cumplan”.

Yo quiero mucho a la gente del CONAPE, pero esa ayuda así pela, sin ayuda, sin comida, uno muriéndose. El Gobierno tiene que ayudar, meter la mano”.

Velar por los enfermos como mi hermana, para que esa institución que solo te hablan bonito”.

Yo necesito más ayuda. Yo soy una mujer vieja y pobre”.

“…No dan medicinas. Tienen que dar más servicios, ayudas”.

Hay quien considera que el comportamiento del CONAPE se corresponde con la cultura institucional del país donde solo se resuelve cuando hay dinero:

En este país sólo funciona si tienes unos pesitos para moverte”.

En este país nada funciona bien. Ellos tienen la intención, pero se dilatan”.

Algunos plantean sugerencias sobre las leyes de protección a la vejez y su difusión:

Ellos tienen que hacer funcionar las cosas, que se hagan más leyes”.

Ellos ayudan, pero no sé, como que no hay ley”.



- Conocimiento de la Ley 352-98 sobre Protección de la Persona Envejeciente.

La gran mayoría de las personas entrevistadas no conoce la Ley 352-98; las pocas que saben de su existencia, no conocen el contenido. Únicamente una proporción muy baja dijo tener conocimiento de la ley.

No sabía de leyes, allá me enteré”.

Aquí no hay ley”.

No. Aquí no hay leyes que funcionen”.

No la conocía”.

En CONAPE, pero no me la sé”.

No sé nada de esa ley, hoy me entere, no puedo opinar de lo que no sé”.

Sé que existe desde que tuve el problema con mi exsuegra, pero no la he leído. No sé mucho, solo que hay leyes para los ancianos”.

Otras personas se enteraron de dicha ley cuando se vieron afectadas directa o indirectamente con las situaciones de maltrato:

Yo no sabía que existía hasta que tuve el problema”.

No, me hablaron de ella con este problema”.

Sí, lo supe por la situación de mi hermana”.

Algunas expresan tener conocimiento sobre la existencia de la ley, pero no del contenido:

Sí, pero no la conozco”.

Conocí la ley cuando fui a CONAPE”.

No, no la he leído. Hoy es que lo sé”.

El abogado nos habló de la ley y me la leí”.

Sí, yo si sé. No la he leído bien, pero me dijeron mis derechos”.

Hay quienes niegan la existencia de la ley o la desvalorizan porque no la conocen:

Yo no la conozco. Me hablaron de ella. Para mí eso no existe”.

Eso no existe. No sabía”

Eso es un papel”.


- Evaluación de la Ley 352-98 y sugerencias para mejorarla


Como se señaló en el apartado anterior, la mayoría de las personas mayores que acuden al CONAPE en busca de apoyo desconocen la existencia de la ley 352-98. Por este motivo plantean sugerencias para la difusión de la misma de modo que las personas mayores puedan reclamar sus derechos, ya que su desconocimiento imposibilita demandar su cumplimiento:

No, lo digo por mi hermana. Si funcionara, se tomarían en cuanta las personas que se enferman de la mente. Que se mejore en eso y en lo que oigo aquí a los demás”. “No es eficiente. Mejorarla, es al Gobierno que le toca eso”.

Ella no es que funciona bien porque uno oye casos todos los días, pero a mí me funcionó y yo hablo por mí. Que la vean, que vean en que hay que cumplirla o mejorarla”.

Esa ley deberían darla a conocer bien para que las personas mayores podamos defendernos. Si no se conoce es como que no existe”.

Si hay, que la den a conocer”

Me dieron un librito, pero no la conocía. Deben darla a conocer”

Si la dieran a conocer los hijos respetaran más, porque son chivos sin ley”

Que se dé a conocer para que se sepa que hay protección. Lo mismo, aquí las cosas no funcionan, ni con ley. Y de qué sirve si no se conoce”

Hay que darla a conocer. Todo el mundo debe conocer que hay una ley”.

Aquí el viejo no recibe nada, no es como en otros países. Que se haga una ley de verdad y si la que esta es buena que se cumpla. Que se dé a conocer”.

- Demandas y tipo de apoyo que esperan recibir las personas adultas mayores de parte del Estado dominicano.

Las demandas se agrupan en los siguientes ejes: seguridad, pensión, salud, alimentación y vivienda:

Que nos den pensiones y ayuda de comida”.

Pensiones, uno está sin protección también”.

Seguridad en todo”.

... más seguridad. Que uno no pase tantos trabajos en los hospitales”.

Lugares donde protejan más a uno que ya está viejo. Alimentos, medicinas”.

Comida, medicina, médicos. Eso de la tarjeta no funciona. Eso es un engaño”.

Médicos, medicinas, alimentos. Solidaridad, eso no funciona. Eso es la tarjeta que dan”.

Más leyes. Seguridades en medicina, ayuda para nosotros”.

Todo, todo como en los Estados Unidos. Se habla de modernismo, pues el modernismo es en todo”.

Yo igual que ella, comida, una casa, que protejan a una. Si yo tuviera donde vivir, un ranchito o un lugar donde traten bien a uno”.

A los enfermos mentales mayores hay que crearles lugares que los ayuden. Las medicinas que son caras y los médicos, más los psiquiatras. Que eso sea gratis”.

Seguridad. Eso, seguridad en todo: salud, alimentos, medicinas, casa, albergues. En todo lo que necesitan las personas”.

Asimismo, hubo quien pasa factura a los gobiernos:

Hay que ayudarnos…Yo paso hambre. Tienen que dar ayuda de comida, de ropa, de todo. Velar por uno que se pasó la vida votando en las elecciones”.



CAPÍTULO 5

CONSULTA A LAS ORGANIZACIONES QUE TRABAJAN CON PERSONAS MAYORES



5.1 Aspectos metodológicos


En el estudio incluimos un componente de visitas a las organizaciones gubernamentales y no gubernamentales que trabajan con personas adultas mayores en Santo Domingo con el objetivo general de indagar sobre los factores que restringen el desarrollo de medidas en torno al maltrato del que son objeto las personas mayores en la República Dominicana y las medidas que podrían favorecerlas.

Los objetivos específicos fueron:


  1. Explorar las prioridades sectoriales en torno a la erradicación y atención del maltrato a las personas adultas mayores.

  2. Analizar el nivel de conocimiento de los distintos sectores sobre las iniciativas del Estado en relación a este tema y su percepción sobre los cambios más urgentes que es necesario impulsar para atender la problemática y erradicarla.

  3. Explorar la posición de los actores y sus prioridades estratégicas en torno a la coordinación institucional


- Variables e indicadores


Las variables e indicadores seleccionados fueron los siguientes:





Variables

Indicadores

1.- Prioridades sectoriales para la erradicación del maltrato a personas mayores.







  1. Percepción sobre instrumentos de erradicación del problema

  2. Nivel de efectividad (impacto medido).



2.- Problemas prioritarios que deben ser atendidos para erradicar el maltrato a personas mayores.



Percepción sobre prioridades.



3.- Conocimiento sobre intervenciones del Estado en la materia.





  1. Conocimiento sobre medidas legislativas para erradicar el problema.

  2. Asistencia y protección a las personas mayores víctimas.

  3. Actividades de investigación y campañas de información y difusión.

  4. Iniciativas sociales y

económicas con miras a prevenir y combatir el maltrato a personas mayores.

  1. Iniciativas con la sociedad civil u otras organizaciones pertinentes para desarrollar políticas a fin de visibilizar cualquier forma de maltrato a las personas mayores y de trazar una ruta o protocolo de acción ante estos hechos.



4. Cambios para erradicar y atender a las víctimas de maltrato.



Percepción sobre los tres cambios más importantes que deberían llevarse a cabo para erradicar el maltrato a las personas mayores y atenderlas en caso de que sean víctimas del mismo.





5. Coordinación interinstitucional para erradicar los maltrato a personas mayores.





  1. Calificación de las organizaciones encargadas del problema.

  2. Cambios necesarios para erradicar el problema.




- Población y muestra


La selección se realizó atendiendo el criterio de liderazgo en el desarrollo y creación de opinión sobre el maltrato a personas mayores. El listado de instituciones fue facilitado por la Oficina de Acceso a la Información del CONAPE.

Las instituciones se ubicaron geográficamente en Santo Domingo dadas las limitaciones económicas y de tiempo para realizar las encuestas.



El listado preliminar de potenciales entrevistados incluyó dos grupos de actores:

  1. Personas influyentes por su accionar como representantes de ONG.

  2. Responsables de la toma de decisiones del sector público

Fueron entrevistadas 10 personas atendiendo a los siguientes sectores:



Sector

Número de entrevistados

Gobierno

4

ONG

6


- Instrumento de recolección de datos


Se aplicó un cuestionario semiestructurado con preguntas cerradas y abiertas para medir las variables seleccionadas, dos de ellas con escalas para medir percepciones. Se optó por un cuestionario de preguntas básicas para facilitar el proceso de llenado y de sistematización de la información.



A cada persona entrevistada se le presentó el objetivo del estudio y se indagó sobre su disposición a participar. El cuestionario fue aplicando garantizando condiciones mínimas de privacidad y confidencialidad.

5.2 Resultados de la consulta

- Instrumentos para erradicar el maltrato a las personas mayores en el país


El 70% de las personas encuestadas considera que existen en el país instrumentos efectivos para erradicar los malos tratos infligidos a las personas mayores; mientras que el 30% considera que no es así. En una escala del 0 al 5 para medir la percepción sobre el impacto de estos instrumentos, donde 0 indicaba que el impacto ha sido mínimo y 5 que ha sido muy fuerte, el 80% indicó que este impacto había sido mínimo y un 20% que había sido fuerte o muy fuerte. Esto implica que apenas una de cada diez personas considera que los instrumentos existentes para la erradicación del maltrato de las personas mayores han tenido un impacto en el manejo de la problemática.

- Prioridades para la erradicación y atención integral al maltrato de las personas mayores


Los participantes indicaron los temas y problemas que a su juicio son prioritarios para la erradicación del maltrato hacia las personas mayores. Casi el 100% señala la necesidad de aplicar las leyes aprobadas relacionadas con las personas mayores (Ley 352-98 y Seguridad Social). Los encuestados también abordaron las desigualdades sociales; la falta de atención medica preventiva; la falta de recursos económicos (pensiones) y humanos de parte del Gobierno. Todas las personas encuestadas plantearon la necesidad de valorar esta etapa de la vida y trabajar para la erradicación de los estereotipos.

- Conocimientos y actitudes sobre los aspectos que trabaja el Estado dominicano para erradicar y atender el maltrato de las personas mayores


a. El 100% de las personas encuestadas conoce la legislación referente a personas mayores en el país, a saber:

  • Ley 352-98 sobre la Persona Envejeciente.

  • Ley 87-01 de Seguridad Social.

  • Ley 42-01 de Salud.

  • Ley 176-07 de Municipios.

  • Ley 122-05 sobre Asociaciones sin fines lucro.

  1. Un 50% de los encuestados considera que se está dando protección a las personas que reciben maltratos a través de CONAPE y de Salud Pública; un 30% considera que sus organizaciones participan en la respuesta; y un 20% cree que no se está dando respuesta.

  2. Un 60% considera que se están haciendo actividades de investigación y campañas de información y difusión sobre el tema del maltrato; mientras que un 30% considera que no es así. En este punto el organismo que destaca como protagonista es el CONAPE.

  3. El 70% identifica al CONAPE como promotor de iniciativas sociales y económicas, como por ejemplo la Feria de Envejecientes, pero se pide más continuidad. El 30% respondió negativamente.

  4. El 80 % considera al CONAPE como el motor para visibilizar los maltratos.

  5. Existe un enorme desconocimiento respecto a que el Departamento de Niñez y Adolescencia de la Fiscalía del Distrito Nacional tiene competencias en esta problemática; de hecho, este dicta las órdenes de alejamiento y protección a las personas mayores mientras que es el CONAPE quien hace la intervención social que requiere cada caso. Se nos informó que de forma periódica se le pasa al CONAPE estadísticas de los casos atendidos.

  • Percepción sobre los cambios más importantes para erradicar y atender a las personas mayores víctimas de maltratos.

Los cambios se agrupan en diversos ejes e incluyen, en todas las entrevistas, la necesidad de impulsar la aplicación de las políticas ya existentes acompañándolas con recursos económicos. Se señaló el poner el tema en la agenda pública y sensibilizar a la población sobre el mismo, en particular en lo referente a la promoción de los derechos de las personas mayores. Asimismo, se mencionó la necesidad de un protocolo de acción frente una situación de maltrato a personas mayores.

  • Percepción sobre los niveles de coordinación entre las instituciones encargadas de erradicar y atender a las personas mayores víctimas de maltrato.

El 80% consideró muy débil la coordinación. Solamente se consideró fuerte la relación de la Fiscalía con el CONAPE, cuando se preguntó cómo calificaban la coordinación entre las instituciones encargadas de erradicar y atender el maltrato de las personas mayores. Se usó una escala del 0 al 5, en la cual el 0 correspondía a una coordinación muy débil y el 5 a una coordinación muy fuerte.


CONCLUSIONES


  • En este estudio pudimos constatar que la principal violencia que padecen las personas mayores es de tipo estructural, debido a la ausencia de un sistema de protección social basado en derechos. Sólo el 10% de las personas entrevistadas estaban percibiendo algún tipo de pensión y dentro de este porcentaje los hombres pensionados constituyen el doble de las mujeres.

  • Dentro de la violencia intrafamiliar que padecen las personas mayores, la principal es la violencia emocional o psicológica. El 91% reporta haberla padecido alguna vez en su vida: este es el caso del 89% de los hombres y del 92% de las mujeres participantes. Los hijos e hijas figuran como los principales perpetradores de la violencia conformando el 29%, existiendo una ligera diferencia entre las mujeres y los hombres mayores violentados por sus hijos: las primeras alcanzan un porcentaje de 31%, mientras que los segundos uno de 28%.

  • El 32% de las personas mayores reporta haber vivido violencia física, este es el caso del 29% de los hombres y del 35% de las mujeres. Los hombres alcanzan un mayor porcentaje al incluirse la violencia cometida por familiares y por personas ajenas al ámbito familiar.

  • En lo que respecta a los tipos de violencia física mencionados, en primer lugar aparecen los empujones y jalones de pelo con un 32%; seguido por los golpes y bofetadas con un 15%; los golpes con puño, palos y armas blancas con un 10%, al igual que la agresión o intento de agresión con armas de fuego; las quemaduras e intento de estrangulamiento figuran con un 4%.

  • El intento de agresión sexual aparece en un 14% de los casos. Se dio en el 11% de los hombres y en el 14% de las mujeres.

  • La violación sexual se reportó en un 11% de los casos. El 6% de los hombres y el 16% de las mujeres la reportaron.

  • El 24% reportó negligencia por parte de su pareja, hijos, hijas, nietos, nietas y otros familiares; el 27% de los hombres y el 23% de las mujeres señaló este tipo de abuso.

  • La violencia patrimonial se reportó en el 5% de los casos. En los grupos focales esta aparecen con gran frecuencia, ya que las personas mayores señalan que hijos, hijas, nietos y nietas quieren despojarlos de sus viviendas.

Conclusiones a partir de los grupos focales


  • Los tipos de maltratos más frecuentes fueron el abuso emocional y el patrimonial; la violencia física y la negligencia.

  • En la mayoría de los casos el motivo principal del maltrato estaba motivado por el interés de los familiares de despojar a las personas mayores de su vivienda o bienes materiales, en particular de la primera.

  • Los testimonios de las personas mayores están cargados de dolor, desesperanza e impotencia ya que han dedicado gran parte de su vida al cuidado de sus hijos e hijas, para después verlos convertidos en sus verdugos.

  • La mayoría de las personas mayores que acuden al CONAPE en busca de apoyo desconocen la existencia de la ley 352-98 y por ello sugieren ampliar la difusión de la misma, de modo que todas las personas mayores puedan reclamar sus derechos.


Conclusiones de la consulta con organizaciones




  • El reforzamiento del marco jurídico existente y de las ejecutorias de la administración está asociada con la garantía de los derechos de las personas mayores.

  • Enfatizar la necesidad de visibilizar el trabajo que se está haciendo por parte del CONAPE, pues el desconocimiento provoca confusión.

  • A pesar de que la República Dominicana cuenta con instrumentos y normativas destinadas a enfrentar el tema del maltrato a las personas mayores, las personas entrevistadas expresan una valoración pobre en cuanto a su efectividad.

  • Es necesario elaborar un plan de incidencia política sobre el tema que incluya una estrategia de comunicación y el seguimiento de los casos.

  • Es importante incluir en los planes y estrategias medidas destinadas a reducir la vulnerabilidad de las mujeres a ser víctimas de la violencia, como por ejemplo mejorando su situación económica, su salud, las condiciones de transporte y seguridad, y estableciendo una pensión.



Compartir con tus amigos:
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   13


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad