Consejo nacional de la persona envejeciente (conape) fondo de población de las naciones unidas (unfpa) centro de apoyo aquelarre



Descargar 2.64 Mb.
Página1/13
Fecha de conversión09.05.2019
Tamaño2.64 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   13


CONSEJO NACIONAL DE LA PERSONA ENVEJECIENTE

(CONAPE)

FONDO DE POBLACIÓN DE LAS NACIONES UNIDAS

(UNFPA)

CENTRO DE APOYO AQUELARRE

(CEAPA)

El maltrato hacia las personas mayores en la República Dominicana

MARGOT TAPIA LUCIANO

Julio 2011


SANTO DOMINGO, REPÚBLICA DOMINICANA




El maltrato hacia las personas mayores en la República Dominicana

Equipo de investigación:

Coordinación del estudio y redacción del informe:

Margot Tapia Luciano



Asistente de investigación y realización de la encuesta a las organizaciones:

María Griselda Llaveras Casterá



Encargado de muestra:

Guillermo Mateo



Asesoras de metodología:

Magaly Pineda

Carmen Julia Gómez

Coordinadora del trabajo de campo:

Nely Mejía



Supervisores de campo:

Alberto Rosario

Leonardo Ant. Díaz

Encuestadores:

Amín Abel Meregildo

Edileidys Montero

Enérsido Alcántara

José A. Campaña

Mirian González

William A. Estévez

Yahaira Camilo

Yorkis I. Sánchez

Conducción de grupos focales:

Rosalía Carvajal



Apoyo del UNFPA:

Jeremy Freehill, Oficial Nacional de Programas P y D

Bernardo Santana, P y D

Altagracia García, P y D



Digitación de cuestionarios:

Yocasty de la Rosa



Imprenta:

Editora JJB



Corrección de estilo:

María del Rosario Flores



Créditos Fotografías:

La abuela en el río Verde, Yamasá: UNICEF/Pedro Guzmán

La señora con la sombrilla: PNUD

El señor: UNFPA/ Leili Hemmat




CONTENIDO


PRESENTACIÓN 4

PROLOGO 5

INTRODUCCION 7

CAPÍTULO 1. MARCO CONCEPTUAL 8

1.1 ANTECEDENTES HISTÓRICOS DEL PROBLEMA 8

1.2 ANTECEDENTES DEL ESTUDIO 10

1.3 ENFOQUES SOBRE EL MALTRATO DE LAS PERSONAS MAYORES 11

1.4 DEFINICIONES OPERACIONALES 12

CAPÍTULO 2. DISEÑO METODOLÓGICO 14

2.1 OBJETIVOS 14

2.2 DISEÑO MUESTRAL 14

CAPÍTULO 3 16

3.1 CARACTERÍSTICAS DEMOGRÁFICAS DE LAS PERSONAS MAYORES 16

3.2 CARACTERÍSTICAS SOCIOECONÓMICAS DE LAS PERSONAS MAYORES 19

3.3 ENVEJECIMIENTO Y MALTRATO 26

3.4 ENVEJECIMIENTO Y ESTADO DE SALUD 37

CAPÍTULO 4. TRABAJO CON GRUPOS FOCALES 42

4.1 ASPECTOS METODOLÓGICOS 42

4.2 RESULTADOS 43

CAPÍTULO 5. CONSULTA A LAS ORGANIZACIONES 53

5.1 ASPECTOS METODOLÓGICOS 53

5.2 RESULTADOS 54

CONCLUSIONES 59

RECOMENDACIONES 62

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS 63

ANEXOS 65



  1. DETALLES DEL DISEÑO MUESTRAL 65

  2. CUESTIONARIO DE LA ENCUESTA 75


PRESENTACIÓN


El Consejo Nacional de la Persona Envejeciente, es el organismo oficial encargado de la definición y ejecución de las políticas nacionales sobre la población envejeciente y con competencia sobre las instituciones públicas y privadas que atienden a este sector de la población, desde sus inicios ha tenido que lidiar con el alto costo que requiere investigar las condiciones de vida de la población mayor de 65 años de la República Dominicana.

No obstante esta situación, el Consejo Nacional de la Persona Envejeciente ha realizado en todo el país diagnósticos parciales sobre el tema los cuales han permitido orientar una política de protección a las personas mayores en el marco de las convenciones internacionales y de la Ley 352-98 sobre Protección de la Persona Envejeciente, otorgando una máxima prioridad a los casos de abuso y maltrato.

En este contexto nuestra organización se dio a la tarea de crear dentro de la División Legal una unidad de protección permanente al adulto mayor con el fin de fortalecer su capacidad de respuesta. Con la ayuda del Fondo de Población de las Naciones Unidas, luego de convocar a un concurso, se contrató al Centro de Apoyo Aquelarre para realizar un estudio de los tipos de abuso y maltrato, sus causas y consecuencias. A esta organización, dedicada a la investigación social, le agradecemos los esfuerzos realizados para que hoy podamos contar con una investigación que revela los diferentes tipos de abuso y maltrato de la población adulta, y que además plantea importantes consideraciones que merecen estudios adicionales.

Las conclusiones de este trabajo, aunque no son responsabilidad del Consejo Nacional de la Persona Envejeciente, nos orientan hacia la necesidad de continuar investigando el tema para adentrarnos en las causas del maltrato y las posibles formas de prevenir sus diversas manifestaciones.

Este trabajo no hubiera sido posible sin el apoyo decidido de la Presidencia de la República, el Gabinete de Política Social y el Fondo de Población de las Naciones Unidas, quienes nos han venido acompañando desde la fundación de nuestra institución. Agradecemos también a todas las personas que han participado en este estudio, el mismo que nos permite conocer con mayor precisión el tema del maltrato que sufren los adultos mayores en la República Dominicana.

Agosto, 2012


PRÓLOGO


El Fondo de Población de las Naciones Unidas ha establecido como una de sus cinco prioridades del Programa de País para la República Dominicana, lograr que las instituciones nacionales y locales mejoren su capacidad para generar, analizar y utilizar datos e investigaciones sobre población y desarrollo en la formulación, monitoreo y evaluación de políticas públicas nacionales y locales.

Aunque bien es cierto que la población del país es predominantemente joven, el grupo poblacional que supera los sesenta años de edad representa el 9.1% del total según las cifras del IX Censo Nacional de Población y Vivienda 2010, es decir casi 860,000 personas. Cabe señalar que dicho porcentaje tiene una tendencia alcista proyectándose que para el 2050, esta cifra ascienda al 22.2% de la población total. Juventud y vejez son las dos caras de una misma moneda.

Se proyecta que para el 2050, una de cada nueve personas tenga 60 años ó más, con lo cual el envejecimiento no es un fenómeno que podemos ignorar. El aumento de la esperanza de vida es uno de los logros importantes de la humanidad y es motivo de celebración dadas las oportunidades que representa si se realiza el potencial de contribución social y económico que tiene una población adulta mayor que se mantiene activa, saludable y segura. No obstante, también presenta retos sociales, económicos y culturales para individuos, familias, sociedades y para la comunidad global. Es como escogemos enfrentar estos retos y maximizar las oportunidades, lo que determina las consecuencias para cada país.

El país no puede desatender esta importante realidad de la dinámica poblacional en la definición de sus políticas públicas y programas más aún cuando el potencial de contribuir al desarrollo nacional se ve obstaculizado por falta de garantía de sus derechos humanos. El 91% de las personas adultas mayores son objeto de violencia emocional (29% de los perpetradores son hijos o hijas de las víctimas), 32% de violencia física, 23.4% de negligencia, 14% de intento de agresión sexual y 11% de violencia sexual.

Frente a esta realidad las instituciones nacionales e internacionales que tienen como población meta a los y las adultas mayores pueden encontrar un conjunto de recomendaciones y sugerencias recogidas en este estudio que apuntan hacia un abordaje más integral con un enfoque de género y de desarrollo humano, la reducción de la dispersión en los mecanismo de respuesta, el fortalecimiento de la coordinación intersectorial, aumento en la inversión pública y el desarrollo de campañas de orientación ciudadana.

Finalmente, reconocemos la labor del Consejo Nacional de la Persona Envejecientes en asumir la coordinación de esta investigación con la intención de contar con data y análisis sociodemográficos que le permitan la toma decisiones de manera más informada. Asimismo, agradecer al Centro de Apoyo Aquelarre por la realización de este estudio ocupándose de su diseño, el trabajo de campo, el procesamiento de los datos y la elaboración del informe.



Sonia Vásquez

Representante Auxiliar

Fondo de Población de las Naciones Unidas


INTRODUCCIÓN


El presente documento contiene los resultados del estudio “El maltrato hacia las personas mayores en República Dominicana”, patrocinado el Consejo Nacional de la Persona Envejeciente (CONAPE), por el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) y objeto del convenio entre el Centro de Apoyo Aquelarre (CEAPA) y. Este estudio busca promover un mayor conocimiento de las causas y consecuencias de los diferentes tipos de abusos y maltratos, a fin de que el Consejo Nacional de la Persona Envejeciente fortalezca su capacidad de atención y prevención.

Frente a las constantes demandas hechas al CONAPE, de parte de los procuradores fiscales del Distrito Nacional y Santo Domingo, y las solicitudes directas de apoyo de personas adultas mayores maltratadas, este organismo decidió pedir asistencia técnica al UNFPA para realizar un estudio sobre las causas y consecuencias del abuso y maltrato del que son objeto los adultos mayores en la República Dominicana.

Fueron entrevistadas 600 personas adultas mayores distribuidas en las diferentes regiones del país. También se aplicaron técnicas cualitativas que incluyeron entrevistas a representantes de organizaciones que trabajan con personas mayores y grupos focales con personas mayores que habían sufrido violencia y que habían interpuesto denuncias ante la Fiscalía.

El presente documento está compuesto por cinco capítulos. En el primer capítulo presentamos los antecedentes y los aspectos conceptuales de la problemática del envejecimiento y el maltrato. En el segundo capítulo se describe el diseño metodológico usado en la investigación. En el tercer capítulo se revelan los resultados de la encuesta. En el cuarto capítulo se exponen los resultados de los grupos focales realizados con las personas mayores y en el quinto capítulo se transcriben las entrevistas realizadas a los representantes de las organizaciones que trabajan con personas mayores.

Al final del documento se presentan las conclusiones y las recomendaciones del estudio, así como un anexo que contiene el cuestionario aplicado.


CAPÍTULO 1 MARCO CONCEPTUAL



1.1 Antecedentes históricos del problema


El maltrato hacia las personas mayores constituye tanto un problema social como un caso de violación de los derechos humanos. Por mucho tiempo esta problemática ha sido silenciada, pero gracias a iniciativas promovidas por las Naciones Unidas y sus organismos regionales y por Organizaciones No Gubernamentales se ha ido logrando que los países tomen conciencia sobre la necesidad de proteger a las personas adultas mayores en su integridad física, psíquica y emocional, y de proveerles un trato digno.

Entre las iniciativas internacionales más relevantes en esta dirección citamos las siguientes: los Principios de las Naciones Unidas en favor de la personas de edad, suscrito por la República Dominicana, aprobados por la Resolución de la Asamblea General 46/91 del 16 de diciembre

1991; la Recomendación R 94 (1994) del Comité de Ministros, Consejo de Europa y la Unión Europea; el Dictamen del Comité Económico y Social Europeo sobre los “Malos tratos infligidos a las personas de edad avanzada” (2008/C 44/24); la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea que contiene provisiones de derechos humanos proclamada por el Parlamento Europeo, el Consejo de la Unión Europea y la Comisión Europea el 7 de diciembre del 2000; la Declaración Ministerial de Berlín, fruto de la “Conferencia Ministerial Europea sobre el Envejecimiento” de la Comisión Económica para Europa de las Naciones Unidas (CEPE), realizada del 11 al 13 de septiembre del 2002; y la Declaración de Toronto para la Prevención Global del Maltrato de las Personas Mayores hecha por la Organización Mundial de la Salud en el 2002.

En nuestro país se promulgó la Ley 352-98 sobre la Protección de la Persona Envejeciente. En sus consideraciones esta ley contempla su derecho a la integridad física, psíquica y emocional, y a un trato digno al establecer que: “las personas envejecientes no pueden ser perjudicadas en sus derechos fundamentales por negligencia, explotación, violencia, ni podrán ser castigadas o víctimas de cualquier atentado, sea por acción u omisión” (Declaración de Brasilia 2007).

En los últimos años el tema de la población envejeciente ha cobrado mayor interés y se ha reivindicado como “un campo propio para la investigación” (Mora 2009). En América Latina y el Caribe los estudios dan cuenta de un número elevado de personas maltratadas en su vejez, que alcanza aproximadamente al 30% de la población. Este tipo de maltrato se considera como un problema universal ya que investigaciones realizadas demuestran su ocurrencia tanto en el mundo desarrollado como en los países en desarrollo. En general, el maltrato mayormente sucede dentro del contexto familiar del adulto mayor o en la unidad donde se le proporcionan los cuidados, y la víctima suele conocer a su agresor (INPEA y OMS 2002a).

Para abordar el maltrato hacia las personas mayores desde una perspectiva multidisciplinaria es necesario analizar el contexto cultural de cualquier comunidad particular en la que ocurre; considerar la perspectiva de género; y tener en cuenta los grupos en condiciones de vulnerabilidad (como por ejemplo personas muy ancianas o discapacitadas), las situaciones de pobreza extrema y las relaciones de poder entre las generaciones.

La prevención del maltrato solo será posible a través de políticas públicas, programas de apoyo a las personas afectadas y campañas permanentes de sensibilización sobre esta problemática y sus alternativas de solución. La Declaración de Toronto establece que: “No es suficiente identificar los casos de maltrato de las personas mayores. Todos los países deben desarrollar las estructuras que permitan la provisión de servicios (sanitarios, sociales, de protección legal, policial, etc.) para responder de forma adecuada y, eventualmente, prevenir el problema” (INPEA y OMS 2002b). En este sentido, los estudios que divulgan la existencia del maltrato de las personas mayores permiten fundamentar las estrategias orientadas al desarrollo una cultura de solidaridad grupal e intergeneracional, así como de tolerancia cero a las diversas formas de violencia hacia las personas mayores.

A partir de los años 90 el enfoque de trabajo sobre envejecimiento y vejez se ha ido modificando desde una visión asistencialista hacia una centrada en los derechos humanos, la misma que ha contado con el apoyo de las Naciones Unidas. Este nuevo enfoque plantea “fundamentalmente el imperativo ético y normativo de considerar a las personas de edad no como un grupo vulnerable que es objeto de protección, sino como titulares de derechos” (Huenchuan 2009).

En este sentido, UNFPA ha sido la agencia del sistema de Naciones Unidas que ha mantenido un trabajo sistemático de apoyo a las iniciativas sobre envejecimiento en la región latinoamericana y caribeña. En la República Dominicana cabe destacar el apoyo de UNFPA en la formulación del Reglamento de Aplicación de la Ley 352-98 sobre Protección de la Persona Envejeciente.

En la República Dominicana no existe información sistematizada que pueda dar cuenta del maltrato hacia las personas mayores desde un enfoque integral. Por lo que el presente estudio llena parte de este vacío. Para realizarlo partimos de la premisa de que existen dos obstáculos básicos para el diseño de acciones más efectivas en la materia: por una parte, la falta de información actualizada y general sobre las dimensiones del maltrato de los adultos mayores en la República Dominicana y, por otra parte, el limitado conocimiento sobre los conceptos básicos relativos a este tema.

De igual manera, la realización de este estudio forma parte del seguimiento a la Declaración de Brasilia respecto a la necesidad de dar un mayor impulso a la toma de decisiones. UNFPA y CONAPE –como organismo oficial en materia de definición y ejecución de políticas nacionales orientadas a la población envejeciente– se han unido para dar seguimiento a este acuerdo.


1.2 Antecedentes del estudio


El CONAPE con los auspicios de UNFPA contrató los servicios del Centro de Apoyo Aquelarre Inc. (CEAPA). Los propósitos de esta cooperación fueron: realizar un estudio que permita conocer las causas y consecuencias del abuso y el maltrato ejercido contra las personas de edad; fortalecer la capacidad de respuesta ante estos casos; y promover cambios en la legislación que pongan énfasis no solo en la responsabilidad familiar e intergeneracional, sino también en las sanciones. En términos generales, el estudio buscaba salvar dos obstáculos: la falta de información actualizada y general sobre las dimensiones del maltrato de la población mayor en la República Dominicana, y el limitado conocimiento sobre los conceptos básicos concernientes a esta problemática.

Para la realización del estudio se entrevistaron personas adultas mayores en las diferentes regiones del país y representantes de organizaciones que trabajan con personas mayores; asimismo se realizaron grupos focales de personas mayores sobrevivientes de violencia que habían realizado denuncias ante la Fiscalía.

A pesar de que el abuso y el maltrato contra las personas de edad es un mal que acompaña a la humanidad desde los albores de su existencia, los primeros estudios que trataron este tema fueron sobre violencia intrafamiliar. Estos se centraron en las mujeres de edad avanzada. Las primeras publicaciones en el ámbito médico sobre abuso y maltrato a personas de edad aparecieron en el año 1975, cuando se descubrió en el Reino Unido el síndrome del “zamarreo del anciano” o Granny Battering , y se demostró que era un problema substancial.

Paulatinamente los gobiernos y los profesionales han ido reconociendo el problema. Por ejemplo, en países como los Estado Unidos la legislación a este respecto es precisa y obliga en casi todos los estados a comunicar a las autoridades los casos de abuso ocurridos dentro del hogar, y en todos los estados es obligatorio denunciar el abuso cuando tiene lugar dentro de instituciones.

En la década de los noventa se fundó la Red Internacional de Prevención de Abuso a Personas Mayores (INPEA) y en la República Dominicana se firmaron varios acuerdos internacionales relacionados con esta problemática, promulgándose la Ley 24-97 sobre violencia intrafamiliar, la misma que tipifica y sanciona todo tipo de violencia incluyendo la que se ejerce por razones de edad.


1.3 Enfoques sobre el maltrato hacia las personas adultas mayores


Existen varios enfoques que, aunque contribuyen a dar solución a situaciones de abuso y maltrato, tienen limitaciones pues consideran a las personas mayores como un conglomerado homogéneo, dependiente, enfermo y con necesidades de cuidados especiales. La mayoría de los analistas e investigadores del abuso y del maltrato en la vejez prefieren el enfoque ecológico ya que ayuda a establecer las causas de la violencia y sus interacciones, poniendo de manifiesto la necesidad de actuar simultáneamente en varios niveles. Este enfoque, a diferencia del feminista (basado en las relaciones de poder intrafamiliar), clasifica en cuatro niveles los distintos factores que intervienen en la violencia, considerando cómo dichos factores interactúan entre sí:





  1. Primer nivel: toma en cuenta los factores biológicos e historias de vida personal como generadores de violencia o de ser víctima.

  2. Segundo nivel: estudia cómo las relaciones en la familia, entre amistades, parejas y cónyuges representan riesgos de sufrir o perpetrar actos violentos.

  3. Tercer nivel: explora los contextos comunitarios en los que se desarrollan las relaciones sociales para identificar riesgos de actos violentos. En este nivel podrían considerarse aspectos como la movilidad de residencia, la densidad de población, el desempleo y el tráfico de drogas, entre otros.

  4. Cuarto nivel: considera factores de carácter general relativos a la estructura de la

sociedad que contribuyen a crear un clima en el que se alienta o se inhibe la violencia, como por ejemplo la posibilidad de conseguir armas o las normas sociales y culturales.

1.4 Definiciones operaciones relacionadas con el maltrato hacia las personas mayores Violencia, abuso o maltrato son las categorías utilizadas con mayor frecuencia para abordar los casos de maltrato hacia las personas adultas mayores. Para los fines del presente estudio se acogen las siguientes definiciones:

- El maltrato hacia la persona mayor


“El maltrato de personas mayores se define como la acción única o repetida, o la falta de la respuesta apropiada, que ocurre dentro de cualquier relación donde exista una expectativa de confianza y la cual produzca daño o angustia a una persona anciana” (Declaración de Toronto 2002). Puede ser de varios tipos: físico, psicológico o emocional, sexual, financiero o simplemente reflejar un acto de negligencia intencional o por omisión.

- Maltrato físico


Uso de la fuerza física en contra de una persona mayor afectando su integridad corporal. Puede provocar dolor, lesión y/o discapacidad temporal o permanente y, en casos extremos, la muerte. Se manifiesta a través de golpes, mecanismos de sujeción e inmovilización o medicación forzada.




- Maltrato psicológico


Involucra acciones que producen angustia, pena, estrés, sentimientos de inseguridad, baja autoestima, y que afectan la identidad y la dignidad de la persona mayor irrespetando su autonomía. Incluye, entre otros, insultos, agresiones verbales, amenazas de abandono o reclusión en instituciones, intimidaciones, humillaciones, infrautilización, ridiculización, silencios ofensivos, irrespeto a sus creencias, rechazo a sus deseos y falta de respuesta a sus consultas en forma intencionada. Incluye también el confinamiento y la interferencia a la libertad personal de las personas mayores coartando su derecho a tomar decisiones, o recurriendo al encierro o al aislamiento de amigos y familiares.




- Abuso sexual


Cualquier acción de carácter, significación o connotación sexual ejercida sobre una persona mayor sin su consentimiento empleando la fuerza, amenaza o engaño, o aprovechándose de su condición física o psicológica. Se puede presentar en forma abierta o encubierta, y mediante gestos, palabras, insinuaciones, caricias, toques, exhibición de genitales o violación.




- Abuso patrimonial


Se ejerce a través del uso, explotación o apropiación de los bienes de la persona mayor por parte de terceros, sin consentimiento o con consentimiento viciado (por error, fuerza y dolo), así como a través del fraude o la estafa, del engaño y robo de dinero o patrimonio. Generalmente se realiza a través de actos ilegales mediante los que se obtiene la firma de documentos, donaciones y testamentos. También puede ocurrir cuando existe una relación de poder que permite que un tercero actúe en nombre de la persona mayor pese a la evidencia de perjuicio.




- Negligencia


Incumplimiento, por deserción o fracaso, de las funciones relacionadas con el cuidado y satisfacción de las necesidades vitales de las personas mayores (como son la higiene, la vestimenta, la administración de medicamentos y cuidados médicos, etc.). Se clasifica la negligencia como activa y pasiva según la intencionalidad o involuntariedad de la misma.




- Violación de derechos o maltrato estructural


Se produce desde y en las estructuras de la sociedad mediante normas legales, sociales, culturales y económicas que actúan como trasfondo de todas las otras formas de maltrato existentes. Incluye la falta de políticas y recursos sociales y de salud; el mal ejercicio o incumplimiento de las leyes vigentes; y el desarrollo de prácticas sociales, comunitarias y culturales que desvalorizan la imagen de la persona mayor. Esto atenta contra los derechos de las personas y no permite la satisfacción de sus necesidades y el desarrollo de sus potencialidades. Se expresa socialmente como discriminación, marginación y exclusión social.




CAPÍTULO 2 DISEÑO METODOLÓGICO




2.1 Objetivos del estudio - Objetivo general:

Conocer los tipos de maltrato de que son objeto las personas mayores en la República Dominicana, así como sus posibles causas y consecuencias, cualquiera sea su naturaleza (física, sexual, financiera o emocional).

- Objetivos específicos:


  1. Aproximarse a la comprensión y caracterización del maltrato de las personas mayores en la República Dominicana.



  1. Cuantificar los tipos de maltratos o abusos cometidos contra de las personas mayores en el país.



  1. Determinar los posibles factores sociales, económicos y culturales que dan origen al maltrato de las personas mayores en el país.



  1. Determinar los factores que influyen en la denuncia u ocultamiento del maltrato y en la respuesta institucional del Estado.


2.2 Diseño muestral


El grupo principal objeto de estudio para este trabajo lo constituye la población compuesta por el universo de personas mayores de 65 años de la República Dominicana. Para los fines del presente estudio se estableció un tamaño de muestra de 600 personas mayores, el mismo que ha permitido estimaciones a nivel nacional con un margen de error cercano al 5%, aplicando un diseño estrictamente aleatorio.

- Metodología


Para la selección de la muestra se aplicó un diseño muestral aleatorio por conglomerados autoponderados en tres etapas, estratificados por zona de residencia urbana y rural.


- Procedimiento


El procedimiento se realizó en tres etapas. En una primera etapa se eligieron provincias con probabilidades proporcionales al número de personas mayores residentes en las mismas al momento del VIII Censo Nacional de Población y Vivienda 2002, de tal manera que estuviera representado el mayor número de subregiones.

En la segunda etapa se eligieron en forma aleatoria sistemática áreas censales dentro de las provincias seleccionadas en la primera etapa con probabilidades proporcionales al tamaño del área censal (número de hogares-viviendas), agrupándolos por zonas de residencia. Para esos fines se ordenaron las áreas censales por municipios y zona de residencia, ponderándolas en función del número de hogares contenidos en ellas.

En la tercera etapa, dentro de las áreas censales seleccionadas se generaron sistemáticamente números al azar con los cuales se identificaron los hogares que finalmente fueron escogidos para ser visitados y en los cuales se entrevistarían a las personas mayores que formaban parte de la muestra.

En la cuarta etapa a partir de la definición de la muestra, la selección de las provincias y las áreas censales, se eligió una muestra de viviendas a razón de cinco viviendas-hogares por cada potencial envejeciente a entrevistar, aplicando el muestreo aleatorio sistemático iniciando con un arranque aleatorio en cada área censal.

De esta forma la probabilidad de selección de cada provincia o área censal dependió del número de personas mayores y el número de hogares residentes en las mismas respectivamente. Mientras que el número de personas mayores entrevistadas en todos los dominios no dependió de estos factores.

CAPÍTULO 3

RESULTADOS DE LA ENCUESTA


La encuesta fue aplicada a 600 personas, sin embargo los datos se presentan en base al porcentaje de respuestas efectivas. En el cuestionario hubo preguntas con respuestas múltiples por lo que se debe considerar que en estos casos los porcentajes no suman 100.




3.1 Características demográficas de las personas mayores entrevistadas a. Sexo y edad


El 56% de las personas encuestadas fueron mujeres y el 44% hombres, con un promedio de edad de 74 años. El 38% de la población mayor se concentró en el intervalo de 65-69 años; el 23% en el de 70-74; el 16% en 75-79; el 13% en 80-84; y el 10% de la población resultó tener más de 85 años. En la distribución por intervalos de edad se observa un incremento del número de mujeres en la medida que aumenta la edad, situación que corresponde a la mayor esperanza de vida que las mujeres tienen en el país, que es de 74.45 años, mientras que la de los hombres alcanza a 69.12 (ONE 2009). En el análisis de los datos que se expone a lo largo de este capítulo se presenta la información obtenida disgregada según el sexo de las personas mayores encuestadas.

Cuadro no. 1

Distribución de la población por rangos de edad

Rangos de Edad

Total Absoluto

Total Relativo

65 - 69

230

38,0

70 - 74

135

23,0

75 - 79

96

16,0

80 - 84

77

13,0

85-94

39

6,0

95 y mas

23

4,0

Total

600

100,0



Gráfico no. 1

Distribución porcentual de la población por edad y sexo


b. Zona de residencia: urbano-rural


Los flujos migratorios aumentan la concentración de las poblaciones en los centros urbanos debido a que las personas se trasladan en procura de mejorar su calidad de vida. Las personas adultas mayores tienen un comportamiento similar, muchas veces empujadas por familiares, sobre todo por las hijas e hijos que salen de los campos a estudiar o trabajar. En el estudio el 64% de las personas encuestadas reside en zona urbana, es el caso del 58% de los hombres y del 69% de las mujeres. El 36% reside en la zona rural, es el caso del 42% de los hombres y el 32% de las mujeres.

Cuadro no. 2

Distribución porcentual de la población según zona de residencia y sexo





Total

Hombres

Mujeres

Urbana

64.0

58.0

69.0

Rural

36.0

42.0

32.0

Total

100%

100%

100%


c. Estado civil


El 38% de las personas encuestadas se declaró viuda: el 19% de los hombres y el 52% de las mujeres. Este fenómeno se explica en base al hecho que las mujeres tienen una mayor esperanza de vida y le sobreviven a los hombres; también debido a que las mujeres cuando enviudan tienen la tendencia de no volverse a casar, mientras que en la mayoría de los casos los hombres se inclinan a buscar otra pareja (posiblemente mujeres más jóvenes), como se puede observar en el siguiente cuadro.

Cuadro no. 3

Distribución de la población según estado civil y sexo





Estado Civil



Total

Hombres



Mujeres





Absoluto




Relativo %

Absoluto

Relativo %

Absoluto

Relativo %

Casado /a

160




27.0

99

38.0

61

18.0

Unido /a

85




14.0

40

15.0

45

13. 0

Viudo /a

227




38.0

51

19.0

176

52.0

Soltero /a

102




17.0

61

23.0

41

12. 0

Divorciado/a

6




1.0

3

1.0

3

1.0

Separado /a

20




3.0

9

3.0

11

3.0

Total general

600




100%

263

100%

337

100%

Gráfico no. 2

Distribución porcentual de la población según estado civil y sexo



3.2 Características socioeconómicas de las personas mayores

a. Nivel de escolaridad


La escolaridad es considerada un factor fundamental para el desarrollo y el empoderamiento de las personas (PNUD 2010). A nivel social se vincula la edad con la integración de las personas a la producción, las posiciones de poder y la toma de decisiones. A medida que las personas envejecen se les van limitando las posibilidades y oportunidades de participación social y económica.

Las personas mayores de 65 años tuvieron menos posibilidades de estudiar en su juventud que las que tendrán las personas mayores de finales de este siglo. Los cambios de paradigmas, los avances tecnológicos, la descentralización de la educación universitaria, entre otros, están permitiendo un mayor acceso a la educación. En épocas anteriores las mujeres eran sacrificadas para permitir que sus hermanos asistieran a la escuela al considerarse que ellos la necesitaban más y que las mujeres sólo requerían establecer una relación de pareja (casarse o unirse) para asegurar su futuro. Esta conducta se ha ido modificando y en la actualidad la matrícula universitaria es mayoritariamente femenina, lo que modificará el perfil de estudio de las mujeres mayores de la próxima generación.



Dentro de la población estudiada el 66.8% de las personas adultas mayores asistió a la escuela, el 46% de los hombres y el 68% de las mujeres. Como se puede observar en el siguiente gráfico, predomina para ambos sexos la asistencia al nivel primario. Se aprecia también que un 32% no asistió a la escuela existiendo al respecto una diferencia mínima entre hombres y mujeres.

Gráfico 3

Distribución porcentual de la población según nivel de escolaridad y sexo



Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   13


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad