Comandante manuel fajardo


TABLA 11 Distribución del peso al nacer, según sepsis vaginal



Descargar 0.61 Mb.
Página4/6
Fecha de conversión12.05.2019
Tamaño0.61 Mb.
1   2   3   4   5   6

TABLA 11

Distribución del peso al nacer, según sepsis vaginal

Policlínico Mártires del Corynthia Años 1998 – 2007


Sepsis vaginal

GRUPO ESTUDIO N=108

GRUPO CONTROL N=648

No

%

No

%

RR - IC 95%

Moniliasis vaginal

61

56.4

150

23.1

4.3

3.44-5.16

Vaginitis bacteriana

44

40.7

90

13.8

4.2

3.36-5.8

Trichomoniasis vaginal

28

29.6

104

16

2.9

NS

Estreptococo B

6

5.5

14

2.1

3.6

1.4-5.7

Estafilococos

8

7.4

17

2.6







Otras infecciones

18

13.8

35

5.4







Total

108




648









Fuente: Historias clínicas obstétricas

Moniliasis: RR = 4,3 X2 = 50.8 IC = 95 % LS = 5,16 LI = 3,44

Vaginitis bacteriana: RR = 4,2 X2 = 45,6 IC : LS = 5,8 LI = 3,36

Trichomoniasis: RR = 2,9 X2 = 7,3 IC : LS = 3,7 LI = 0,6 NS

Estreptococo B: RR = 3,6 X2 = 8,9 IC : LS = 5,7 LI = 1,44
Para analizar la distribución del peso al nacer, según la presencia de sepsis vaginal, podemos remitirnos a la tabla No. 11. Aquí se observa que la monilíasis fue la infección vaginal que predominó en ambos grupos, con una representación de un 56.4 % para la muestra estudio, superando ampliamente al grupo control, en el que se observa la presencia de esta micosis a nivel vaginal en un 23.1 % .
Como sabemos, la gestación es un factor que predispone a la mujer a la sepsis por Cándidas vaginales; por esta razón, es que vemos un elevado número de gestantes con infección de este tipo en ambos grupos.

El RR de 4,3 y la significación estadística que se observa en el GE, pudiera estar en relación a sepsis mixtas en la que no pudimos percatarnos de la presencia de bacterias que podían perturbar el embarazo 26.
Existen otras infecciones vaginales como la Vaginitis Bacteriana, la Trichomoniasis, la infección por Estreptococo B, Estafilococos y otras infecciones que estadísticamente tuvieron una significación importante digna de tener en cuenta; especialmente la vaginitis bacteriana.
González Melián 53, también encontró una elevada incidencia de Células Guías de Gardenellas Vaginales en su estudio.
Muchos autores coinciden con nuestro estudio y plantean, que los gérmenes vaginales como resultado del metabolismo bacteriano o parasitario, producen enzimas y endotoxinas que desencadenan la liberación de prostaglandinas y proteasas, que al actuar sobre la decidua, determinan una rotura prematura de las membranas o desencadenan un parto pretérmino y BPN. 6, 16, 17, 19
En nuestro estudio no se encontraron gestantes con infección vaginal a otros gérmenes. Esto es posible por dificultades técnicas de medios especiales para diagnóstico, que requieren gran precisión.
Hasta el momento actual ha sido objeto de debate entre los obstetras si la infección intrauterina es causa o consecuencia de la RPM. Existen evidencias indicativas de que la infección del tracto genital precipita la RPM. 1, 2, 6, 10, 16

Aún no existe una demostración concluyente de que la infección precede a la RPM, aunque es posible que la infección bacteriana y la respuesta inflamatoria del huésped, puedan incrementar la actividad de las metaloproteinasas de la matriz en las membranas fetales y participar en la patogenia de algunas rupturas. Esto coincide con la literatura revisada 1, 6, 33, 34, 41, 42.
TABLA 12

Distribución del peso al nacer, según el número de partos anteriores

Policlínico Mártires del Corynthia Años 1998 - 2007

Número de Partos Anteriores

GRUPO ESTUDIO

GRUPO CONTROL

No

%

No

%

Ninguno

48

44.4

210

32.4

1 – 2

45

41.6

432

66.6

4 o más

15

13.8

6

0.9

Total

108




648






Fuente: Historias clínicas obstétricas
4 o más: RR = 17,2 X2 = 57,6 p<0,005 IC 95% LS = 20,6 LI = 13,7
La distribución del peso al nacer según el número de partos anteriores se describe en la tabla No. 12.

Nuestra casuística está conformada mayormente por primíparas, seguidas por secundíparas, lo que se puede atribuir a que las actuales condiciones socioculturales de nuestro país, muestran una tendencia a disminuir cada vez más el número de descendientes.

El mayor por ciento de gestantes con RNBP están incluidas dentro de las nulíparas. Se dice que la paridad y el bajo peso al nacer se relacionan en el sentido de la nuliparidad y la gran multiparidad. Podemos extraer la fracción de riesgo y concluir que la fémina multípara tiene mayor riesgo de desarrollar un RNBP; con un RR = 17,2, un X2 = 57,6, una probabilidad de 0,005 y un límite de confianza del 95 %. LI = 13.7 LS = 20.6

Medina en su estudio encontró que las primíparas dieron a luz niños de menor peso que los neonatos de las que habían tenido algún parto 55. Otros señalan la influencia de la multiparidad 56, 57, 58

TABLA 13

Distribución del peso al nacer, según el período intergenésico

Policlínico Mártires del Corynthia Años 1998 - 2007

Período Intergenésico

GRUPO ESTUDIO

GRUPO CONTROL

No

%

No

%

Menor de 1 año

28

25

30

4.6

1-2 años

18

16.6

82

12.6

Mayor de 2 años

14

12.9

326

50.3

Nulíparas

48

44.4

210

32.4

Total

108




648





Fuente: Historias clínicas obstétricas

Menos de 1 año: RR = 5,5 X2 = 58.6 IC: LS = 6,6 LI = 4,4 – 2 años: RR = 1,5 X2 = NS

Primíparas: RR = 1,7 X2 = NS
En la tabla No. 13 se muestra la distribución del peso al nacer según período intergenésico. Exceptuando las pacientes primíparas, podemos apreciar que preponderaron las del período intergenésico mayor de dos años, para el grupo de gestantes que aportaron neonatos con buen peso.
Según nuestros hallazgos, la gestante con un período intergenésico menor de un año se expone a un riesgo 5,5 veces mayor de tener un bebé con bajo peso al nacer, que la que deja lugar a un mayor espacio de tiempo entre gestaciones, correspondiendo a esta afirmación un límite de confianza del 95 % y una probabilidad de 0,005, con un valor de Chi cuadrado altamente significativo estadísticamente.

Durante el embarazo y la lactancia, la madre disminuye sus recursos biológicos y nutritivos, por lo que necesita tiempo para recuperarse y prepararse para otro embarazo. Esto explica la alta frecuencia de bajo peso al nacer cuando el tiempo que media entre uno y otro embarazo es corto 55, 58, 59.
Estudios realizados en los Estados Unidos señalan que los hijos espaciados adecuadamente tienen mayor peso que los nacidos con intervalos cortos y plantean un período mínimo de seguridad de 3 años 52, 53. La responsabilidad de un nuevo embarazo sumada al cuidado que entraña la atención a un niño pequeño, inciden negativamente en la salud de la madre y el hijo.

Shrimpton, R. 60 y Cardoso 61; así como Duanys Neira y Díaz Alonso et al, obtuvieron resultados similares a los nuestros 62, 63.
TABLA 14
Distribución del peso al nacer, según la situación económica

Policlínico Mártires del Corynthia Años 1998 - 2007

Situación Económica

GRUPO ESTUDIO

GRUPO CONTROL

No

%

No

%

Per cápita < 30%

18

16.6

40

6.1

Problemas económicos graves

10

9.2

21

3.2

Sin problemas

80

74

587

90.5

Total

108




648





Fuente: Historias clínicas obstétricas

Percápita menor del 30%: RR = 3 X2 = 14 IC. LI= 1.5 LS= 4.5

Problemas graves: RR = 3 X2 = 7 IC NS

En la tabla No. 14, se analiza la situación socioeconómica de las gestantes. En el GE el percápita menor del 30 % es más frecuente que en el GC (16.6% vs 6,1%), en las mujeres que tuvieron niños con buen peso. Lo mismo sucedió con los problemas económicos graves (9.2 % en el GE contra 3,2 % en el GC). El Riesgo Relativo para ambos fue de 3.
El los últimos años una serie de cuidadosas investigaciones han señalado que los factores etiológicos que preceden al embarazo adquieren una gran importancia. Ellos pueden actuar por si mismos o interviniendo en la presencia o eficiencia de los factores que se instauren durante el embarazo, estando todos ellos relacionados con el estado socioeconómico de la gestante 4, 6, 8, 63, 64, 65.
Cosgrove 9,64, señala, que los nacimientos pretérmino son más frecuentes en mujeres con bajo nivel socioeconómico, donde la higiene, la dieta y las condiciones culturales suelen estar por debajo de los estándares normales.
La baja estatura influye en el peso del recién nacido y esta estatura está muchas veces asociada a un bajo nivel socioeconómico, lo que pudiera estar determinado por el medio ambiente (nutrición de la madre durante su niñez) más que por su constitución genética.65
Baird 65 encontró que los nacimientos pretérmino ocurren más frecuentemente entre mujeres de condiciones socioeconómicas baja y que estas mujeres tienen en general una estatura inferior, postulando que la inadecuada nutrición repetida en generaciones sucesivas puede ser un factor influyente; sin embargo, Thompson, 6, 65 revisando los datos de Aberdeen, encuentra que de esos recién nacidos de bajo peso algunos tuvieron una edad gestacional superior a 37 semanas, sugiriendo que, tanto los factores genéticos como los nutricionales, están relacionados entre sí, lo que está sostenido por estudios realizados en varios grupos étnicos en sus países respectivos y en estos mismos grupos en los países a que han emigrado.6
Hay muchas evidencias en Inglaterra, que sugieren, que mujeres con talla inferior a 155 cm, no crecieron lo debido a causa de factores desfavorables que redujeron su eficacia reproductiva, lo cual se refleja en el alto porcentaje de partos pretérmino y mortalidad perinatal que existe entre ellas. 4, 8, 10, 11


TABLA 15

Distribución del peso al nacer, según el antecedente de haberse remitido en una o más ocasiones al hospital

Policlínico Mártires del Corynthia Años 1998 – 2007



Semanas

GRUPO ESTUDIO

GRUPO CONTROL

No

%

No

%

Menos de 28 semanas

38

35.1

32

4.9

28 a 34 semanas

23

21.2

16

2.4

35 o más

7

6.4

44

6.7

No se remitieron

40

37

556

85.8

Total

108




648





Fuente: Historias clínicas obstétricas

Menos de 28 semanas: RR = 9,1 X2 = 40 IC : LS = 11,8 LI = 6,37 p<0,005

28 a 34 semanas: RR = 9,1 X2 = 26,3 IC : LS = 12,4 LI = 5,7 p<0,005
El antecedente de haber concurrido una o más veces al hospital por su cuenta o bien remitida (Tabla No. 15), encontramos que en el GE fue más frecuente esta eventualidad con menos de 28 semanas, 35.1 % vs 4,9 % en el GC. Entre las 28 y 34 semanas, el 21.2% para el GE vs 2,4 % en el GC.
Es de señalar que la mayoría de estas gestantes desarrollaron signos tempranos de alarma (contracciones uterinas siguiendo un patrón regular, mantenidas durante una hora, dolorosas o indoloras; dolor o presión lumbar en las caderas; dolor abdominal bajo; retortijones abdominales con o sin diarreas o indigestión; cambio en las pérdidas vaginales) sutiles días o semanas, antes de presentarse el trabajo de parto pretérmino. A muchas se les realizó un ingreso domiciliario y a otras hospitalario y fueron sometidas a observación estricta. Finalmente a las del GE no se les pudo evitar el parto pretérmino.
En la literatura revisada por nosotros no se cuantifica las veces que éstas gestantes concurrieron al cuerpo de guardia. Por lo cual no podemos comparar nuestros resultados.

TABLA 16
Distribución del peso al nacer, según conducta durante su atención prenatal

Policlínico Mártires del Corynthia Años 1998 - 2007

Conducta

GRUPO ESTUDIO

GRUPO CONTROL

No

%

No

%

Cooperativa con las orientaciones médicas

80

74

536

82.7

Inasistente a consulta en más de una ocasión

5

4.6

17

2.6

Sin precisar el dato

23

21

95

14.6

Total

108




648





Fuente: Historias clínicas obstétricas

Inasistente en más de una ocasión: RR = 1,8 X2 = NS
En la tabla No. 16, se analiza la conducta de la gestante durante su atención prenatal. La inasistente en una o más ocasiones fue porcentualmente mayor en el grupo estudio y de forma muy discreta en el grupo control.
Las complicaciones maternas durante el embarazo han disminuido drásticamente en los últimos años. Mejores cuidados prenatales favorecen el crecimiento y desarrollo normal del niño, sobre todo cuando la madre es saludable o cuando se eliminan deficiencias maternas, corrigiendo aquellas susceptibles de tratamiento. Los patrones de cuidados prenatales evolucionan constantemente y no pueden ser iguales para todas las gestantes.
Entonces, ¿hasta qué punto una adecuada atención prenatal pudiera disminuir los índices de parto pretérmino?, mucho se ha discutido sobre este punto; mientras que algunos autores le dan una importancia relativa, otros consideran que las mujeres identificadas como de alto riesgo demandan una mayor y cuidadosa atención médica si se quiere disminuir la incidencia de parto pretérmino 7.
Bruns y Cooper reportan una reducción de la incidencia del parto pretérmino entre grupos seleccionados de alto riesgo, mediante una intensificación de los cuidados prenatales 64, 65.
Griswold 60 considera que mejorando la atención prenatal, se disminuye la tasa de parto pretérmino al evitarse muchas complicaciones. Según Mc Gregor 15, el tratamiento de la anemia debe aumentar el promedio de peso de los recién nacidos.

Sin embargo, Donnelly 6 considera que no hay evidencias ciertas de que el cuidado prenatal reduzca considerablemente la incidencia de parto pretérmino, aunque si mejora su pronóstico (44).
Terris no encuentra una relación exacta entre el parto pretérmino y los cuidados prenatales, haciendo referencia a los trabajos de Eastman 52 que señaló que las diferencias encontradas por él en la atención prenatal de madres con pretérmino y madres con niños a término, podrían no ser debidas a la atención prenatal.


Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad