Características del hombre adulto maduro



Descargar 84.5 Kb.
Fecha de conversión29.12.2017
Tamaño84.5 Kb.
Vistas35
Descargas0
Catálogo: enduc6 -> trabajos
trabajos -> Universidad nacional de córdoba
trabajos -> El concepto de persona desde la logoterapia
trabajos -> Aprendizajes, teorías del aprendizaje, procesos de aprendizajes, estrategias, método, planificación y técnicas en los procesos de aprendizajes
trabajos -> Nuevas tecnologías y derechos humanos
trabajos -> El hombre, animal religioso
trabajos -> El sentido de una competencia: la capacidad de autoestima



Características del hombre adulto maduro. Un estudio con alumnos universitarios de la carrera de psicología
Dr. José Eduardo Moreno

Área de Investigación. Facultad “Teresa de Ávila”

Pontificia Universidad Católica Argentina. Sede Paraná
Resumen

En este trabajo se presentan los resultados de una investigación con estudiantes de psicología acerca de las características del hombre adulto maduro. Las nociones de adultez y madurez son consideradas como nociones claves para el desempeño en los profesionales de salud mental. Para ello se administró un cuestionario a 116 alumnos que cursaban el 2º año de la carrera de psicología. Los resultados muestran una importante coincidencia con las características de adulto maduro propuestas por los autores clásicos en psicología del desarrollo, enfatizando el ser responsable, la estabilidad emocional y económica y la formación de una familia como las características más significativas. Valoran en menor medida las características más racionales como ser reflexivo, crítico. Las nociones de intimidad e interioridad fueron poco valoradas, aunque de algún modo están implicitas en algunas categorías que mencionaron.



Introducción
El objetivo de este trabajo es presentar el perfil de hombre adulto que ha alcanzado la madurez que tienen los estudiantes de psicología. Existen estudios sobre el perfil de valores que poseen los estudiantes de las diversas carreras, pero en los profesionales de la salud mental consideramos de gran importancia el evaluar cuál es el modelo de perfección humana a ser alcanzado en cada etapa del ciclo vital, especialmente en el período de la adultez, momento cumbre del desarrollo.

Adultez y Madurez

El hombre, a diferencia de los animales, no solamente vive sino que dirige su vida, la orienta por un determinado camino. De este modo, logra la madurez personal gradualmente cuando orienta su vida hacia aquel fin que asume como el sentido de su existencia, a partir de la aceptación consciente de sus límites y de sus disposiciones. Es propio de la naturaleza del hombre que no sólo experimente cambios, sino que cambie él mismo desde sí. La maduración del hombre implica un devenir para “ser” (1).

Por eso una cuestión central de la psicología evolutiva consiste en responder a la pregunta ¿cómo es la personalidad madura? Gordon Allport dice que "al afirmar de una persona que es mentalmente sana, normal y madura debemos saber qué son la salud, la normalidad y la madurez. La psicología por sí sola no puede decírnoslo. Está implicado hasta cierto punto el juicio ético” (2).

El concepto de madurez está tomado de la observación de la naturaleza y hace referencia a la evolución que llega al fin previsto; ya que “madurar” supone un progresar paulatino hacia una meta. Semánticamente (3), el término “madurez” designa a la sazón que alcanzan los frutos en determinada ocasión, es decir, en un tiempo oportuno; asimismo, dicho término alude al buen juicio o prudencia, a la sensatez propios de una persona que ha alcanzado su plenitud vital y no ha llegado a la vejez. Leopoldo Prohaska (4), analizando la etimología de la palabra “madurez”, nos dice que la voz latina "maturus" proviene de "mane", es decir "por la mañana temprano"; el que se levanta temprano para ejecutar algo, el que está preparado para todo lo que pueda venir. La voz "maturum" hace referencia a lo que ha llegado a un punto del que podemos beneficiarnos. Este autor además afirma que: "maduración es más que evolución. En la evolución se desarrollan las disposiciones que la naturaleza ha otorgado al ser sometido a la ley de crecimiento. La meta de una pedagogía de la evolución es el perfeccionamiento funcional de la estructura de las disposiciones. Los límites de las disposiciones son al mismo tiempo los límites de dicha pedagogía. (...) La pedagogía de la maduración va más allá de estos límites. Un hombre con excelentes disposiciones puede, a pesar de una formación acertada y del desarrollo funcional de sus aptitudes, alcanzar una madurez humanamente inferior y, viceversa, un hombre con cualidades menores y más limitadas puede lograr una madurez humana más alta. Las aptitudes otorgadas por la naturaleza no se identifican con las posibilidades de la madurez" (5).

Cada etapa del ciclo vital manifiesta una imagen propia, cada una expresa un significado, cada una supone un grado de madurez y logros específicos. Todo hombre ha de realizarse en cada una de las etapas de su vida para realizarse en la vida. De este modo, todo sujeto debe vivir en su edad, asentarse en su edad, pero no detenerse en su edad, es decir, se sigue madurando hasta la muerte.

Complementariamente con lo anteriormente analizado, L. Prohaska en el texto mencionado, afirma que toda la vida aparece como un proceso único de maduración. El proceso total de la madurez es un caminar hacia la última etapa, hasta alcanzar aquel valor que se logra en la ancianidad: la sabiduría. Por lo tanto, podemos concluir que hay una perfección y una madurez propia de cada edad y al mismo tiempo una dirección de perfección o madurez creciente que finaliza sólo con la muerte.

En un misma línea de pensamiento, C. Pedrosa (6) enfatiza que la madurez que supone la personalidad sólo se puede alcanzar en la edad adulta. Para este autor las notas fundamentales de dicha madurez adulta son:

1) armonía de las funciones que suponen el autogobierno propio;

2) visión global objetiva del mundo. Supone tanto la experiencia vital como el salir de sí mismo, así como también la inclusión de la muerte en el plan de vida;

3) mayor aceptación de las limitaciones y posibilidades tanto de la realidad externa como interna;

4) plena asunción de las responsabilidades vitales, tanto personales como familiares y sociales;

5) independencia y espontaneidad en el pensar y en el actuar;

6) confianza en sí mismo y serenidad.

Javier Garrido (7) distingue 7 criterios o dimensiones de la madurez en el hombre adulto partiendo de una perspectiva psicológica, para adentrarse progresivamente en las cuestiones existenciales y espirituales; a saber:



  1. Una personalidad madura combina la conciencia de autoestima y, simultáneamente, de limitación. La persona adulta madura es responsable, se hace cargo de los problemas, sin caer en el voluntarismo. Supone una confianza básica en sí mismo que permite al sujeto afrontar la vida, tanto el gozar como el sufrir.

  2. La madurez supone un proceso de identidad personal. No basta el adquirir hábitos psicológicamente sanos, es necesario aprender a obrar desde un centro personal, a tomar actitudes ante la existencia, a tomar la vida con las propias manos. Los modelos de identificación característicos de la adolescencia dan paso a una identidad completada, al decir de Erikson, a obrar desde la conciencia de la unicidad personal.

  3. La madurez adulta supone un proyecto coherente de vida, saber lo que se quiere, tener una cosmovisión que ha elaborado a partir de sus decisiones en el curso de su vida.

  4. Una personalidad madura equilibra, sin mayores tensiones, la afectividad y la razón. Frente a las situaciones que afronta puede lograr el distanciamiento necesario para ser objetivo y obrar con autonomía. Pero también es capaz de involucrarse, comprometerse, acercarse afectivamente y actuar.

  5. El adulto maduro es capaz de mostrarse tal cual es, no oculta lo que piensa y siente, tanto sus aspectos personales buenos como malos. Supone estar en orden consigo mismo, no estar desdoblado.

  6. Integra la sexualidad, ésta se ajusta a su cuerpo de hombre o mujer.

  7. Logra la unidad de sentido entre las diversas etapas de la vida transcurridas.

Erik H. Erikson consideró a la construción de la identidad como la principal tarea de la adolescencia. En la juventud y la adultez joven la problemática central es el logro de la intimidad; si esta fracasa el sujeto cae en el aislamiento. Es decir, el adulto joven posee ya una identidad personal definida y preparada para el vínculo de intimidad con los otros.

Según este autor la “intimidad” supone "la capacidad de entregarse a afiliaciones y asociaciones concretas y de desarrollar la fuerza ética necesaria para cumplir con tales compromisos, aun cuando éstos pueden exigir sacrificios significativos" (8).

EI adulto joven está capacitado para enfrentar los temores a la pérdida yoica propios de situaciones que exigen el autoabandono como movimiento extático (estado psíquico de admiración y de apertura al otro) y de entrega, como por ejemplo, la solidaridad entre amigos, la unión sexual, la intimidad de la pareja. Los temores extremos a la pérdida yoica en tales experiencias lo conducen al aislamiento, al distanciamiento interpersonal. La posibilidad de establecer una relación de intimidad marca el final de la adolescencia a nivel psicológico y desde allí se desarrolla la juventud y la adultez.

E. H. Erikson, cuando considera este estadio de la adultez, afirma que el logro característico de esta etapa reside en alcanzar la “generatividad”; si el sujeto fracasa en esta tarea se enfrenta con el “estancamiento”.

La “generatividad” consiste en la preocupación por orientar a las nuevas generaciones, incluye a las nociones de “productividad” y “creatividad”. El hombre precisa ser valorado, precisa el aliento de aquello que ha producido. En este sentido es muy importante la postura de Erikson en relación a la dependencia de los niños y la supuesta independencia de los adultos, considera que sería mejor hablar de la autonomía y de la interdependencia adulta. Al respecto nos dice que: "la insistencia muy de moda hoy día, en dramatizar la dependencia con respecto a los adultos a menudo nos hace pasar por alto la dependencia que la generación más vieja tiene con respecto a la más joven" (9)

El tener hijos no alcanza para obtener la “generatividad”, pues la paternidad no es sinónimo de la generatividad y, a su vez, esta última no se agota en ella. Erikson propone el “estancamiento” como el fracaso de la “generatividad”. Así, la capacidad de entregarse en el encuentro con el otro, por ejemplo, en la pareja matrimonial en que se encuentran dos cuerpos y dos personalidades, lleva a una gratificante expansión gradual de los intereses del yo. Pero, si este enriquecimiento de la vida interior faltara, los miembros de la pareja tienden a buscar compulsivamente una pseudointimidad y una pseudoidentidad y así se dirigen hacia el “estancamiento”.

Erikson considera que la madurez se alcanza si la persona, en alguna forma, cuida de cosas y de otras personas; o bien, si ha logrado adaptarse a los triunfos y desilusiones propias del ser generador de otros seres humanos; o si ha generado productos e ideas, es decir, huellas que testimonian su paso por el mundo.

En este trabajo nos propusimos estudiar en que medida coinciden o se distancian los estudiantes de psicología de la provincia de Entre Ríos del ideal de adulto maduro propuesto por los autores clásicos de la psicología del desarrollo. Este ideal en los futuros profesionales de la salud mental es de gran relevancia por el rol orientador y psicoterapéutico que desempeñan.


Metodología
Sujetos

La muestra, de carácter no probalístico intencional, comprendió a 116 estudiantes de psicología (varones y mujeres) de dos universidades privadas confesionales de Entre Ríos. Se administraron las pruebas a la totalidad de los alumnos de 2º año, previamente al haber cursado la asignatura de psicología del desarrollo de la vida adulta.



Instrumento

Se utilizó un cuestionario en el que se realiza una pregunta abierta acerca de cuáles son, según la opinión del encuestado, las características del hombre adulto maduro; pudiendo dar múltiples respuestas. Se administró grupalmente en el aula de cada curso y la toma fue voluntaria y anónima.


Resultados y discusión
A partir de las respuestas de cada alumno se construyeron categorías para agrupar la diversidad de dichas respuestas. Posteriormente se obtuvieron las frecuencias y los porcentajes para cada categoría. En la tabla 1 se pueden observar los resultados, es decir las frecuencias y porcentajes de las categorías de las características del hombre adulto maduro; las mismas están ordenadas de mayor a menor según el porcentaje de alumnos que la mencionó en su respuesta al cuestionario.

Las respuestas se agruparon en 31 categorías y se obtuvo un promedio de 4,05 respuestas por sujeto.

Sólo dos características son mencionadas por más del 50% de los alumnos, el “ser responsable” y la “Independencia, autonomía, estabilidad y equilibrio emocional”.

El hacerse cargo de las situaciones que se presentan, de los problemas, el ser responsable, es la característica que obtuvo mayor porcentaje.

Cuando mencionan el ser responsable muchos alumnos hacen referencia a lo social, a que al adulto le preocupa la sociedad en que vive, los otros. Algunos relacionan el ser responsables con el el logro de un orden interior. No existe responsabilidad sin que los sujetos experimenten la propia toma de actitud y los propios actos como producto de su iniciativa. La responsabilidad supone la plenitud de la autoconciencia y de la autoposesión.

Para Romano Guardini el joven después de pasar la crisis de la experiencia arriva a la fase del hombre responsable el cual “ha descubierto lo que se llama poder estar y persistir y se ha decidido a realizarlo. (…) se desarrolla eso que se llama carácter: la consolidación interior de la persona. No es fijeza ni endurecimiento de los puntos de vista y de las actitudes, más bien consiste en la convergencia del pensamiento viviente, del sentir y el querer, con el propio núcleo espiritual” (10).

Pedrosa señala como característico del adulto la armonía de las funciones que suponen el autogobierno propio, en ese sentido los alumnos jerarquizan en segundo lugar a la categoría “Independencia, autonomía, estabilidad y equilibrio emocional”. Es decir que hacen referencia a los mecanismos de autorregulación emocional que permiten obrar con independencia, libremente. Para los alumnos lo central de la adultez radicaría en el logro de un orden interior que posibilita el hacerse cargo responsablemente de los desafíos y problemas que se le presentan.

Matrimonio, familia y trabajo son características que ocupan los siguientes rangos de jerarquía.

Los alumnos valoran en menor medida las características más racionales como ser reflexivo, crítico. Lo afectivo y lo social parece prevalecer sobre lo racional en el ideal de adulto maduro que expresan.

La identidad completada y la intimidad no parecen ser tan valoradas como las mencionan en sus obras autores clásicos como Erikson.

Para Erik H. Erikson11 el desarrollo de la identidad personal es un proceso lento y gradual, que comienza en la concepción. Implica un conocimiento de sí mismo, de modo que el sujeto es conciente, hasta cierto grado de él y de sus posibilidades; pero lo más propio e íntimo de su persona es desconocido para él y sólo se va develando con el tiempo, en el devenir de los ciclos vitales. Dicho autor

Tabla 1. Características del Hombre Adulto Maduro. Frecuencias y porcentajes







Características

f

%

1

Ser responsable

62

53,4

2

Independencia, autonomía, estabilidad y equilibrio emocional

60

51,7

3

Independencia y estabilidad económica, trabajo remunerado

54

46,5

4

Búsqueda y formación de una pareja estable y de una familia

44

37,9

5

Capacidad y experiencia para enfrentar situaciones, sabiduría

33

28,4

6

Ser reflexivo, razonar, pensar antes de actuar, ser objetivo y critico

26

22,4

7

Seguro de sí mismo, dueño de sus decisiones

25

21,5

8

Tener un proyecto de vida, una escala de valores, objetivos e ideales

24

20,6

9

Capaz de mantener una familia

15

12,9

10

Inserción social , compromiso social

15

12,9

11

Respeto y adaptación a las normas sociales

12

10,3

12

Independencia de los padres

12

10,3

13

Visión de futuro. Prevenir los conflictos y medir las consecuencias

11

9,4

14

Identidad y personalidad definida, tener definido quien sos

11

9,4

15

Capacidad para el desempeño de los roles paternos y maternos

11

9,4

16

Tener en cuenta al otro, cuidado del otro

10

8,6

17

Activo, laborioso, productivo

9

7,7

18

Plenitud de las funciones psíquicas

8

6,8

19

Conocer sus posibilidades, aceptar sus limitaciones y las del mundo

7

6,0

20

Ser asertivo, hacerse respetar

4

3,4

21

Mayor conciencia y valoración del tiempo

3

2,5

22

Visión más realista de la muerte, superación

3

2,5

23

Capacidad de dialogar

2

1,7

24

Intimidad personal y sexual

2

1,7

25

No dejarse llevar por los demás

1

0,8

26

Pasaje del entusiasmo a la obligación

1

0,8

27

Autorrealizarse

1

0,8

28

Serenidad

1

0,8

29

Poseer una perspectiva global, integral

1

0,8

30

Ser comprensivo

1

0,8

31

Renunciar a los sueños infantiles y adolescentes

1

0,8

denomina “integridad” a la mismidad y continuidad que el hombre persigue durante todo su ciclo vital. Para este autor el “proceso de la identidad” consiste en una configuración gradual que integra las cualidades heredadas, las necesidades pulsionales, las habilidades y capacidades, las significaciones representativas, las defensas y sublimaciones eficaces y los roles consistentes, que se establecen desde la infancia mediante sucesivas síntesis del yo. La identidad hace referencia a la consistencia que caracteriza a un individuo a pesar de los cambios que ocurren en el tiempo, a medida que avanza por los diferentes roles que desempeña en su vida.

Solamente el 9,4% hace referencia a la identidad definida como condición del ser adulto, ocupando el rango 14.

Llama la atención que sólo dos alumnos (1,7%) hacen referencia a la intimidad como un aspecto central del adulto.

En el nivel de la intimidad típico del adulto ya no prima la tarea, ni el sistema de normas en el encuentro con el otro, sino la apertura personal al conocimiento mutuo en profundidad. La construcción de la relación descansa en la creatividad de ambos sujetos. El código de normas sociales internalizado sirve como marco general en el comienzo de la relación, pero luego se ve uno inmerso en la necesidad de cuestionar determinadas pautas o de crear otras. En la relación de intimidad permanentemente se discuten y modifican las normas que regulan el vínculo, así por ejemplo, aquello que en un comienzo era prohibido y evitado puede ser luego admitido, o incluso, volverse habitual. En los momentos iniciales de la relación de pareja o de amistad es esperable cierto grado de formalidad y de distancia afectiva; pero con el progreso del vínculo esa modalidad de trato puede ser interpretada como un "congelamiento" de la relación.

La intimidad supone tanto un permanente pensar y redefinir el vínculo entre ambos, como grados de compromiso personal y de responsabilidad en el mismo. La mayor parte de los primeros tiempos de la relación es dedicada a hablar de la misma, a conocerse y a cambiar las pautas que regulan el vínculo; así se cuestionan: "¿somos amigos?", "¿somos novios?", o, "¿somos compañeros?" La tarea y las normas se flexibilizan en función de ir mutuamente develando sus personalidades.

Una verdadera intimidad con el otro sólo es posible cuando el sujeto ha constituido ese núcleo de interioridad desde el cual actúa y al cual todo está referido, y cuando la identidad está suficientemente consolidada. Es decir, la capacidad de intimidad sólo puede desarrollarse en la medida en que el sujeto haya alcanzado cierto grado de seguridad y valoración de sí mismo, de integración y de autonomía. A nivel psicosocial la intimidad supone cierto grado de interpenetración con el otro sin que haya disolución de las respectivas identidades. La experiencia de intimidad, para quienes no han desarrollado su personalidad normalmente, les puede resultar angustiosa o peligrosa. Entonces, se ven obligados a establecer relaciones estereotipadas con los demás y esto los sume en un profundo aislamiento.

El vínculo de intimidad es una relación de amor en la que predomina la preocupación por el otro, se está atento a las necesidades del otro. Supone buscar a alguien que lo complete y que uno a su vez pueda llegar a completar, logrando así la plenitud personal en la apertura y en la entrega al otro.

Las nociones de intimidad e interioridad fueron poco valoradas, aunque de algún modo están implicitas en algunas categorías que mencionaron.

Concluyendo, el perfil de características del hombre adulto maduro de los estudiantes coincide en gran medida con el de los autores clásicos de la psicología del desarrollo, si bien la jerarquización de algunas caracteríticas es diferente. Prevalecen las características afectivas y sociales sobre las racionales.



La interioridad y la intimidad no está presente explícitamente.

1 Griffa, M. C. & Moreno, J. E. (1999). Claves para una psicología del desarrollo. Lugar Editorial, Buenos Aires.

2 Allport, G. (1970). Psicología de la personalidad. Editorial Paidós, Buenos Aires, página 329.

3 Real Academia española (1996). Diccionario de la Lengua Española. Espasa-Calpe, Madrid.

4 Prohaska, L. (1973) El proceso de la maduración en el hombre. Fundamentos de una pedagogía. Editorial Herder, Barcelona, página 22.

5 Prohaska, L. (1973). El proceso de la maduración en el hombre. Fundamentos de una pedagogía. Editorial Herder, Barcelona, página 10.

6 Pedrosa, L. (1976). La psicología evolutiva. Editorial Marova, Madrid.

7 Garrido, J. (1997). Adulto y cristiano. Crisis de realismo y madurez cristiana. Editorial Sal Terrae, Bilbao.

8 Erikson, E.H. (1983) Infancia y sociedad. Ediciones Hormé, Buenos Aires, página 237.

9 Erikson, E.H. (1983) Infancia y sociedad. Edición Hormé, Buenos Aires, página 240.

10 Guardini, R. (1983). La aceptación de sí mismo y las edades de la vida. Ediciones Cristiandad, Madrid, página 82.

11 Erikson E. H. (1966) Infancia y sociedad. Ediciones Hormé, Buenos Aires.


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2017
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos