Autor(es): Tinoco-García Alicia



Descargar 152.15 Kb.
Fecha de conversión12.05.2019
Tamaño152.15 Kb.

Unidades médicas de beneficencia. Un acercamiento a los dispensarios médicos que brindan atención a la población en precariedad, pobreza y vulnerabilidad en la Ciudad de Toluca.



Documento para su presentación en el VIII Congreso Internacional en Gobierno, Administración y Políticas Públicas GIGAPP. (Madrid, España) del 25 al 28 de septiembre de 2017.

Autor(es): Tinoco-García Alicia

Email: almatiga@gmail.com

Twitter: @Almatiga

Osorio Ballesteros Abraham

Email:sub_abraham@yahoo.com.mx

Twitter:

Resumen/abstract:

La ponencia que presentamos tiene por objetivo realizar un primer acercamiento a un dispensario médico de un mercado regional, éste como parte de las unidades médicas pertenecientes a las instituciones de beneficencia para atender a grupos de la población en condiciones de precariedad y pobreza, y por ello de vulnerabilidad; y aclarar si los consultorios de farmacia de la iniciativa privada (en este caso de Farmacias Similares) también son de beneficencia en la Ciudad de Toluca. En este primer acercamiento pretendemos describir la estructura, funcionamiento y administración en la que están anclados los dispensarios médicos para atender a una parte de la población abierta o no derechohabiente, y explicar si los usuarios utilizan indistinta y/o complementariamente la atención del dispensarios médico del mercado y de los consultorios médicos de Farmacias Similares. La estrategia metodológica para lograr el objetivo contempla revisión bibliográfica para el sustento teórico; una entrevista semiestructurada al médico del dispensario del mercado y a un médico del consultorio de Farmacias similares. Y dos entrevistas semiestructuradas a dos usuarios del dispensario médico del mercado. Información; e información hemerográfica disponible.



Palabras clave: Beneficencia, dispensarios médicos, población, precariedad, pobreza, vulnerabilidad.

Notas biográfica:

Alicia Tinoco-García. Nacionalidad: Mexicana. Doctorado en Ciencias Sociales. Profesora Investigadora de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales. Universidad Autónoma del Estado de México. Miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) Nivel 1 del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT). Perfil PRODEP (Programa de Desarrollo del Profesorado-SEP); Integrante del Cuerpo Académico: “Procesos y territorios sociales” (En Formación ante el PRODEP-SEP) cuya línea de investigación es: Apropiación territorial de los grupos vulnerables y cotidianidad.

Abraham Osorio Ballesteros. Nacionalidad: mexicano. Doctor en Investigación en Ciencias Sociales con mención en Sociología por la FLACSO México. Profesor-Investigador de Tiempo Completo de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Autónoma del Estado de México. Miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) Nivel 1 de CONACYT. Perfil PRODEP. Líder del Cuerpo Académico: Proceso y territorios sociales.

  1. Aspectos teóricos y contextuales de la beneficencia pública.

La beneficencia puede entenderse como los actos virtuosos de hacer el bien a través de la caridad a personas pobres que poseen escasos recursos o carecen de éstos para vivir con los mínimos de dignidad humana; la beneficencia pública otorga recursos desde las instituciones para la atención y apoyo a las necesidades de la población pobre y vulnerable. A través de la beneficencia pública se puede brindar atención médica y medicamento a los enfermos de forma caritativa.

La beneficencia como un acto individual tiene lugar en la edad media en donde las instituciones religiosas y algunos particulares hacían obras de caridad para los pobres, entre esas obras, la atención y cuidado a los enfermos. La beneficencia pública inicia “con el intento por parte de las monarquías nacionales de Europa, de organizar y controlar las redes de solidaridades colectivas (religiosas, tribales, gremiales), asumiendo cierta dosis de responsabilidad frente al sufrimiento de los más expuestos de la comunidad, pero sobretodo entendiendo a la población como un capital humano que resguardar para asegurar su reproducción y la prosperidad del propio Estado” (Espinoza, 2015). Lo anterior en el contexto del Estado absolutista del siglo XVIII cuando no había ciudadanos, sino súbditos, porque tampoco existía el Estado de derecho; sin embargo, la beneficencia pública marca la pauta para dar paso a la salud pública a través de tres expresiones: de caridad y redención, como afán de poderío económico, y por las ideas de la ilustración de mejorar la calidad de vida de las personas (Fierros, 2014).

Ya para el siglo XIX con el ascenso del Estado moderno democrático y de derecho, que trajo consigo a los ciudadanos sujetos de derechos y obligaciones, éste empezó a ocuparse de las necesidades de los pobres como una de sus obligaciones inherentes porque como Estado de derecho también tiene obligaciones; es el inicio de la asistencia social a través de una serie de principios e ideas, normas y procedimientos para atender las necesidades elementales de los pobres, entre éstas la de salud. También podemos decir que la noción de asistencia social está asociada a un servicio que se presta para solucionar problemas de diversa índole y mejorar las condiciones de vida de los grupos sociales con carencias o en condiciones de pobreza puedan satisfacer sus necesidades básicas.

En México, ya en el siglo XX la asistencia social se institucionalizó con la creación del Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) que promovió y se vinculó a varios programas de ayuda a los pobres. También se instauró el Sistema Nacional de Asistencia Social en el sexenio de 1976 a 1982. Desde entonces el DIF es una dependencia del gobierno en sus tres niveles (Federal, estatal y municipal) que participa en la acción de obras de asistencia social.

A partir de 1982, en el gobierno de Miguel de la Madrid Hustado se ició la marcha atrás al Estado Benefactor, por lo que a partir de entonces se creo la Secretaría de Desarrollo Social que administrará la asistencia social pública a través de programas de “apoyo” focalizado ya en el contexto del Estado neoliberal, mismo que abrió paso a la emergencia de las Asociaciones civiles la Organizaciones no gubernamentales para su involucramiento en la asistencia social (López y Blanco, 1993; Guadarrama, 2001; Cardozo, 2005; Guadarrama, 2006). Recientemente podemos referir al Programa Nacional de Asistencia Social 2014-2018 en el que participan el Estado, la iniciativa privada y el sector social o no gubernamental. Dicho programa se enmarca en el Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018 del Gobierno de la República.

Antes de la institucionalización de la asistencia social pública en México, con la Constitución Política de los Estado Unidos Mexicanos de 1917 nace en el plano formal-legal también la seguridad social en México, en el artículo 123 se estipularon los Derechos de los trabajadores asalariados, de manera explícita con el Decreto de Ley del Seguro Social en 1942, en 1943 se expidió la ley del Seguro Social, y en 1944 se creó el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) para proteger a los trabajadores asalariados del sector formal de la economía; en 1959 se creó el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales al Servicio del Estado (ISSSTE) para proteger a los trabajadores asalariados del sector público del ámbito federal. En el transcurso de las décadas de los años cincuenta y sesenta, el gobierno federal construyo la mayor parte de la infraestructura médico-hospitalaria del IMSS. La seguridad social en México fue resultado de las luchas de la clase trabajadora, ambos institutos se sostienen bajo el modelo de aportaciones de patrones y trabajadores, y durante el periodo del Estado benefactor fueron los grandes ejes de la seguridad social en México (Macias et al, 1993). Pero cuando el Estado adoptó el modelo económico neoliberal miles de trabajadores de las generaciones jóvenes ingresarán al mercado laboral en condiciones de precariedad laboral con derechos muy limitados, no solo en la economía informal sino en la economía formal. Podemos decir que realmente el neoliberalismo acabó con la seguridad social para las generaciones de trabajadores jóvenes.

Podríamos pensar que en México la beneficencia sería cosa de la premodernidad, y que la asistencia social estaría para asistir a grupos vulnerables minoritarios dando paso cada vez más a la seguridad social con el desarrollo de la industria y el tercer sector; sin embargo hoy coexisten la beneficencia pública y privada con la asistencia social y la seguridad social ante la inexistencia de un Sistema Nacional de Salud que implemente políticas públicas para atender y controlar los problemas de salud pública. Y lo anterior es así debido a que lo que la sociedad había conquistado y recibido en el tiempos del Estado benefactor, lo ha ido perdiendo paulatinamente desde que se adoptó el modelo económico neoliberal y puso en marcha una serie de reformas estructurales que trajeron consigo el aumento desmedido de la pobreza. En los criterios de medición se entiende por pobreza de una persona o un grupo de personas cuando enfrentan al menos una carencia social y no tienen un ingreso suficiente para satisfacer sus necesidades; mientras que la pobreza es extrema cuando enfrentan tres o más carencias sociales y no tienen ingreso suficiente para adquirir una canasta alimentaria (CONEVAL, 2017:s/p)

En la última semana de agosto, en las primeras planas de algunos diarios periodísticos de México, impresos y online, se pudieron leer encabezados como estos: “La pobreza baja 3.47 % en México, pero la mitad de la población sigue siendo pobre” (animalpolitico.com, 2017); “Disminuyó 3.5% la pobreza en el país” (Martínez, 2017); “Disminuye la pobreza en México, dice Coneval” (Rivera y Villa y Caña, 2017). El Coneval es el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social, del Gobierno Federal en turno. En suma, en las notas al respecto se afirma que:

En el año 2014 el número de personas en situación de pobreza en México era de 55 millones 341 mil 556 y que para el año 2016 había 53 millones 418 mil 151, es decir 1.9 millones de pobres menos, lo que representa un avance del 3.47% en dos años.

En la gráfica 1 (elaborada por el CONEVAL) se pueden apreciar las cifras de pobreza para el periodo 2010 a 2016:



Gráfica1.

De entre las cifras de la pobreza que muestra el CONEVAL, hay cifras precisas respecto a la pobreza extrema, también para el año 2010 había 12 millones 964,690 y para el año 2016 9 millones 375,581 personas en esta situación, lo que evidencia también su disminución (animalpolitico.com, 2017). Ver la Grafica 2.



Grafica 2.

Finalmente, cómo podemos leer las cifras de pobreza y pobreza extrema, en el marco de la beneficencia, la asistencia social y la seguridad social. Carencia por acceso a los servicios de salud. “La carencia por acceso a los servicios de salud ha disminuido también desde 2010, al pasar de 29.2% en 2010, a 21.5% en 2012, 18.2% en 2014 y a 15.5% en 2016. La carencia por acceso a la seguridad social ha tenido un decremento en el periodo 2010-2016. En específico se reporta 60.7% en 2010, 61.2% en 2012, 58.5% en 2014 y ahora en 2016, 55.8%” (CONEVAL, 2017a:5).

Ante las cifras relativas de acceso a los servicios de salud y a las seguridad social para el año 2016, para entender la organización y adminsitración de los servicios de salud para la población derechohabiente y no derechohabiente el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI) se ha ocupado de generar la clasificación de los servicios de salud que brindan las instituciones de salud pública y la iniciativa privada.

Según INEGI (2005:1) las instituciones de salud pública son aquellas que brindan servicios a la población derechohabiente y las que ofrecen servicios a la población abierta; y las instituciones de salud privadas, unas ofrecen servicios de salud a población derechohabiente, bajo la modalidad de “contratos o convenios” a través de los cuales los gobierno estatales o locales brindan servicios de salud a sus trabajadores, pensionados, jubilados y familiares beneficiarios; y la otra modalidad es la que ofrece servicios de salud a la población abierta. En la tabla 1 se pueden leer los grupos de instituciones referidas previamente y otros grupos.

Tabla 1. Grupos de instituciones de servicios de salud en México.

Clave Grupo



1

Instituciones de salud del sector público

2

Instituciones de salud del sector privado

3

Aseguradoras, bancos y otras instituciones de prepago de servicios médicos

4

Instituciones de salud del resto del mundo

5

Descripciones para no derechohabiencia

9 (sic)

Derechohabiencia no especificada

El grupo con clave 1. Instituciones de salud del sector público: Este grupo comprende a todas las instituciones de salud, pertenecientes al sector público en sus diferentes niveles, federal, estatal o municipal, que ofrecen servicios de salud a la población derechohabiente y no derechohabiente (INEGI, 2005:9).

El grupo con clave 2. Instituciones de salud del sector privado: Este grupo comprende todas las instituciones del sector privado que ofrecen servicios de salud a la población derechohabiente previo convenio o contrato, y a la no derechohabiente o abierta (INEGI, 2005:23).

El grupo con clave 3. Aseguradoras, bancos y otras instituciones de prepago de servicios médicos: Este grupo comprende a todas las instituciones de seguros a través de las cuales las personas garantizan su acceso a los servicios de salud mediante un pago anticipado (INEGI, 2005:25).

El grupo con clave 4. Instituciones de salud del resto del mundo: Este grupo comprende a todas las instituciones de salud ubicadas fuera del país que brindan servicios de salud a la población residente en el país (INEGI, 2005:26).

El grupo con clave 5. Descripciones para no derechohabiencia: Este grupo comprende a todas las descripciones asociadas con la no derchohabiencia (INEGI, 2005:27).

El grupo con clave 9. Derechohabiencia no especificada: Este grupo comprende a todas las descripciones generales que no permiten saber si la persona tiene o no derechos a servicios médicos y en caso de tenerlo, la descripción impide ubicar con claridad la institución de derechohabiencia (INEGI,2005:29).

La Tabla 1 y su desglose que aporta el INEGI, ilustra no solo de la inexistencia de un sistema nacional de salud, sino también de la inexistencia de un sistema nacional de información para el sector salud.

La población vulnerable por la carencia de seguridad social y de asistencia social para acceder a los servicios de salud, como resultado de polarización social, está constituida por distintos grupos poblacionales, los denominados grupos vulnerables: indígenas, migrantes, mujeres, niños, ancianos, jóvenes y otros grupos están en esa situación porque sus carencias y condiciones sociales de vida no les permiten satisfacer sus necesidades básicas relacionadas con su salud y con que el grado mínimo de dignidad. Y esas condiciones les dejan como opción viable la beneficencia a través de la salud pública o privada.

Llama nuestra atención que en la Tabla1 (del INEGI) desglosada, el Dispensario médico aparece como un ejemplo de “Unidades médicas de beneficencia: Comprende a todas las unidades médicas pertenecientes a instituciones de beneficencia a través de las cuales se brindan servicios de salud a la población abierta” (INEGI, 2005: 24). Otros ejemplos que se refieren, de este tipo de Unidades médicas, son Centro de salud Club de Leones y Cruz Roja Mexicana, los tres ejemplos se refieren a la beneficencia privada. Pero no se menciona a los dispensarios médicos de la beneficencia pública en el documento de INEGI referido.

En términos clasificatorios, según INEGI (2005) en la Tabla 2 se puede apreciar al Dispensario Médico.

Tabla 2. Unidades de beneficencia privada




Ejemplos

Grupo: Instituciones del sector privado




Clase: Instituciones de salud privada




Subclase: Instituciones privadas de beneficencia

Centro de salud Club de Leones

Cruz Roja Mexicana

Dispensario médico (no se precisa dato alguno)


Fuente: Elaboración propia con información del INEGI (2005)

2. Acerca de las unidades médicas pertenecientes a las instituciones de beneficencia pública

En México la “Beneficencia Pública es una Institución creada en el régimen del Presidente Benito Juárez García, como consecuencia de las Leyes de Reforma, específicamente con la Ley de Desamortización de los Bienes Eclesiásticos de 1856 y el Decreto de Secularización de Hospitales y Establecimientos de la Beneficencia Pública en 1861 (…) La labor del Patrimonio de la Beneficencia Pública también es financiar trabajos de investigación que se puedan convertir en política pública por su impacto positivo en el mejoramiento de la salud de los mexicanos (…) El más importante fundamento jurídico de la Beneficencia Pública se encuentra en la Constitución de 1917, cuyo artículo 27, fracc. III establece la ayuda a necesitados como objeto de la institución” (Secretaría de Salud, 2015).

En el Estado de México (entidad donde se encuentra la ciudad de Toluca) hay una delegación de la Secretaría de Salud del Gobierno Federal, y el Instituto de Salud del Estado de México (ISEM) de los que depende la Beneficencia pública, en la página del ISEM se puede leer que el objetivo de la beneficencia pública es: “atender a grupos vulnerables y a organizaciones de asistencia social no lucrativas que benefician a la población de escasos recursos, impedida para satisfacer sus requerimiento básicos de salud”. También se apunta que: “una de sus labores es proporcionar donaciones en especie y de manera directa a la población carente de régimen social y de escasos recursos, como son: medicamentos, prótesis, auxiliares auditivos, material de osteosíntesis, aparatos ortopédicos, así como pago de atención médica, con lo cual se brinda a la población mexiquense la oportunidad de reincorporarse a la vida productiva, acercando servicios de salud integral”. Se precisa que solo se atenderá a la población no derechohabiente a uno de los tres Institutos de seguridad social: ISSSTE, IMSS, ISSEMyM, que los apoyos estarán sujetos al monto máximo autorizado por el Consejo interno del Instituto; que solo se otorgarán los medicamentos que NO estén incluidos en el cuadro básico de la Secretaría de Salud; que NO se otorgarán apoyos económicos para gastos que se efectúen en instituciones privadas, ni hospitales pertenecientes al ISEM (ISEM, 2017).

En nuestro primer acercamiento encontramos que en la ciudad de Toluca existen cuatro dispensarios médicos de beneficencia pública, uno está dentro del mercado regional “16 de septiembre” (muy cerca del primer cuadro de la ciudad); otro está dentro de otro mercado regional “Benito Juárez” (en un punto del circuito de la ciudad) otro está en un anexo al Atrio de una Parroquia (El Ranchito) y otro más en la Avenida Juan Aldama (en el centro histórico). En los 4 dispensarios médicos de beneficencia pública que existen en Toluca, los médicos que atienden la consulta de los usuarios cobran $50 pesos y otorgan sin costo alguno los medicamentos de que disponen. Los dispensarios médicos reciben por parte y a través del ISEM (de la Secretaria de Salud) medicamentos, y también reciben donaciones de particulares. Los dispensarios de los dos mercados regionales mencionados, se denominan Consultorio comunitario.

A través de observación directa nos pudimos percatar de que el Consultorio comunitario “Mercado 16 de septiembre” en realidad son tres consultorios en un área de acceso común a través de un pasillo, con un espacio para recepción general: El consultorio médico, que atiende un médico general; el consultorio dental que atiende una odontóloga y el consultorio psicológico que atiende una psicóloga y que ofrece atención psicológica, terapia familiar, individual y de pareja, intervención de crisis y atención especializada en “bullying”. El Consultorio Comunitario ofrece un horario de atención de lunes a viernes de 8:00 a 15:00 horas, y brinda los servicios con una simbólica cuota de recuperación $50 y de manera gratuita para los derechohabientes del Seguro Popular. Ahí también se expiden certificados médicos para jóvenes estudiantes. Los principales beneficiarios son los locatarios y asistentes al mercado.

El Consultorio comunitario “Mercado 16 de septiembre” es un espacio dignificado apenas en el año 2014 en uno de los pasillos de acceso, cerca del área de frutas, verduras, carnicerías y tiendas de abarrotes; en años previos era un pequeño consultorio en condiciones de precariedad cercano a los Sanitarios. En la placa de inauguración del Consultorio comunitario se lee DIF TOLUCA. MUNICIPIO EDUCADOR y MIEMBRO DE LA ASOCIACIÓN INTERNACIONAL DE CIUDADES EDUCADORAS es este vínculo el que tuvo impacto para que el Gobierno Municipal en turno 2013-2015 reubicara el Consultorio Comunitario al interior del Mercado y lo dignificara como parte de las acciones de su Plan de Desarrollo Municipal y la creación del Instituto Municipal de Planeación, según la Presidenta Municipal en el balance de trabajo en sus primeros 100 días de administración, que presentó ante el Consejo Ciudadano (González, 2013:s/p).

En este primer acercamiento los médicos (general y la odontóloga) así como la psicóloga no nos concedieron la entrevista, bajo el argumento de que deberían consultarlo y/o solicitar autorización de su jefe; nos pidieron información acerca del Proyecto de investigación, y la guía de la entrevista y ofrecieron llamarnos, pero no lo hicieron. Si conseguimos entrevistar a dos vendedoras en el mercado 16 de septiembre.

Una de las entrevistadas (E1MCBP)1 usuario de Consultorio de beneficencia pública, de 72 años de edad, es diabética desde hace veinte años y por lo menos desde hace diez años acude para el control de su enfermedad al Consultorio médico de beneficencia pública que está ubicado en la Av. Aldama, aunque ella trabaja todos los días en el mercado 16 de septiembre (en un puesto ambulante vende algunos productos derivados de maíz, según la temporada, en está vende pinole (maíz negro tostado y molido mezclado con canela y azúcar). Ante la pregunta ¿A dónde acude a consulta médica?

Así lo expresó:

Antes iba yo a salubridad y me daban consulta en salubridad, pero ya después no me quisieron dar consulta que porque a mí me pertenecía ir a San Mateo Otzacatipan, entons como de donde yo vivo al barrio a San Mateo está lejos entons yo ya no… ya no fui, por eso me acerqué con el Doctor aquí de Aldama, por eso (…) Porque una señora me dijo que fuera yo ahí con el doctor, ahí a Aldama, y lo fui a buscar y si lo encontré y yo siempre voy ahí con él. No seguido eh (…) Nooo, porque no, yo tardo para ir. Cuando me siento un poco mal o que no tengo ya medicina, pastillas para la diabetes, el voy y él me las da (…) él me da mi medicina, mmju (…) Ya tendrá unos 10 años que yo voy con él (…) estaba más joven ahora ya está grande, ya está más grande, sí, pero para mí es buen médico. Como le digo, yo llego y parece que con verlo ya me curo, le digo: “- Ay Doctor, yo con verlo como que me curo-“(risas), nada más le da risa (…) Si, ya es grande (…) Que Dios me lo acompañe.

Y ante la interrogante: ¿Algún día ha tenido la inquietud o la necesidad de visitar al médico de las Farmacias Similares? ella respondió:

Que cree que a mi francamente eso no me gusta a mí (…) Porque mi fe está en él, yo voy a verlo a él, pago mis 50 pesos y me da mi medicina y hasta ahí nada más. Y no es seguido de que yo vaya a verlo, no yo tardo para ir a verlo. No, voy bien gracias a Dios, tengo un… una diabetes como muy controlada (…) Y no, como todo, nada que me tomó esto, nada que me tomó lo otro, yo haga de cuenta que yo no tengo la diabetes, yo le como de todo. No mucho, poquito, pero de todo. Ah tengo ganas de comprarme una coquita, voy y me la compro, me la tomo, voy y me compro una botella de agua, me la tomo, lo que sea, lo que desee yo, yo me lo tomo, para mí no hay problema porque si sea diabética… No, pa mí no, para mí la diabetes gracias a Dios no es mi (…) mí, como que la llevo bien con la diabetes (…) Muchos piensan que no soy diabética porque, no sí, yo sí soy diabética, porque pus yo estaba más gorda y más ya con los años que ya tengo con la diabetes ya me hice más chaparrita, más delgada, pero ahí voy gracias a Dios aquí me tiene, Mmju, aquí me tiene trabajando, sí, yo siempre he trabajado (…) fíjese que cuando yo iba a salubridad si me hacía estudios, ya ve que ahí cada que dicen hacía estudios. Pero desde que yo dejé eso de salubridad, nomás con que me chequen del azúcar, que si estoy bien y hasta ahí, nada más.



3. ¿Los consultorios médicos de las Farmacias Similares son parte de la beneficencia?

En México en el año 1998 se publicó y entró en vigor el Reglamento de insumos para la salud, entre otras medidas, la finalidad fue proporcionar a la población mexicana una oferta de medicinas de calidad comprobable a menor precio, la Secretaría de Salud, por medio del Programa de Medicamentos Genéricos Intercambiables (GI), a partir de entonces cuenta ya con un catálogo de más de mil 600 medicinas del cuadro básico consideradas GI (COFEPRIS (1998).

A partir de junio del año 2004, el Consejo de Salubridad General publicó el acuerdo mediante el que obliga al Sector Salud a adquirir únicamente medicamentos genéricos intercambiables. En promedio, los GI representan un ahorro de 57 por ciento debido a que no cubren los gastos de investigación ni de publicidad que pagan los fármacos innovadores y actualmente representan seis por ciento del mercado de medicamentos en México. Los genéricos intercambiables son aquellos medicamentos que han demostrado, mediante pruebas específicas, que sustituyen eficazmente al original o innovador, es decir, que tienen la garantía de que se van a comportar en el organismo de la misma manera que una medicina de marca (Secretaría de salud, 2004), se refiere a la empresa de patente.

Al entrar en vigor el reglamento mencionado enseguida comenzaron a abrir cadenas de Farmacias como: Farmacias del Ahorro, Farmacias Benavides, Farmacias Similares, y otras empresas en las que se comenzaron a vender medicamentos genéricos intercambiables, por ejemplo las dos primeras empresas y medicamentos similares,2 la tercera (COFEPRIS (1998).

Con la apertura de las cadenas de farmacias, en pocos años las mismas empresas fueron abrieron consultorios médicos anexos a muchas farmacias, como Farmacias Similares, Farmacias del Ahorro, Farmacias Benavides y otras. Ese fenómeno fue referido por Luis Gerardo Durán Arenas, investigador de la Facultad de Medicina (FM) de la UNAM, como: “un indicador de las deficiencias del sistema de salud pública en atención primaria. Las carencias son tantas que estos sitios encontraron un inmenso nicho de mercado (Boletín UNAM-DGCS-574, 2015).

El boom o la explosión de los consultorios de farmacia sucedió en el año 2010 cuando el acuerdo/decreto de la Secretaría de Salud que estableció como obligatorio la venta de antibióticos sólo con receta médica (Boletín UNAM-DGCS-574, 2015; Cruz, 2015). De acuerdo con las reflexiones del Investigador, Durán Arenas, antes mencionado, también pensamos que los consultorios de farmacia son los dispensarios médicos que la iniciativa privada ofrece a la población en condiciones de precariedad o pobreza que no tienen derechohabiencia en los servicios de salud pública (Boletín UNAM-DGCS-574, 2015). Aunque no sólo hacen uso de esa oferta los grupos de la población vulnerable, ya que ante alguna enfermedad o molestia física, los mexicanos tienen tres principales opciones de atención médica: sacar una cita o acudir al servicio de urgencias de una institución pública, pagar en una clínica privada entre 300 o 500 pesos por una consulta médica, más el costo de los medicamentos que le receten, y la tercera opción, acudir a una farmacia de genéricos o de similares que le brinda el servicio de consulta por 30 o 50 pesos. Esta última es actualmente la preferida (Barragán, 2015; Cruz, 2015).

Hay que subrayar que los consultorios de farmacia, en principio surgen, aprovechando el nicho económico, ante la carencia de derechohabiencia para miles de mexicanos en condiciones de vulnerabilidad; sin embargo el nicho de oportunidad se amplió ante las limitadas capacidades de atención que las instituciones de salud pública ofrecen, es así que 30 por ciento de los usuarios de consultorios de farmacia cuentan con seguridad social, mientras 35 por ciento son afiliados al Seguro Popular; pues se encontró que las principales razones de los usuarios para no asistir a los servicios médicos públicos a que tienen derecho son que no les surten las recetas médicas (21 %), y los largos tiempos de espera (40 %) (Cruz, 2015). Otros argumentaron razones de tiempo y cercanía (Santa Rita, 2014).

“Quizá seamos la nación con más médicos de botica. En el año 2000 había unos dos mil, hoy son 30 mil. El que haya una oferta suficiente de especialistas para laborar en estos dispensarios habla de la incapacidad del sistema nacional para incorporarlos. Sólo hay cuatro mil 500 plazas en el país para los miles que salen anualmente de las escuelas de medicina (Boletín UNAM-DGCS-574, 2015). Para los médicos jóvenes que se acaban de graduar como médicos generales, esta vía es, evidentemente, una opción temporal, y para los médicos generales que no entraron al mercado de especialidad, que es el que México paga y paga bien, según el académico Leal Fernández, quien también refirió otra problemática, la de la gran cantidad de pasantes, más de 10 mil a nivel nacional, que atienden en los consultorios de farmacia con responsabilidades que todavía no les corresponden, bajo condiciones de trabajo precario (Barragán, 2015).

Farmacias Similares es el pionero en los consultorios de farmacia y a la fecha el jugador más importante del mercado. En 2010, sus cuatro mil sucursales dieron 45.3 millones de consultas, casi el 81 por ciento de las que se realizaron bajo el programa del Seguro Popular en el mismo año. Después, con la entrada de Farmacias del Ahorro y Farmacias Benavides, de 2010 a 2013, se duplicó el número de consultorios, llegando a los 9 mil (Barragán, 2015). Su presidente, Víctor González Torres, hace 15 años aprovechó un área de oportunidad, por un lado la gran necesidad de atención médica a precios accesibles y por otro lado miles de médicos sin empleo. Cada farmacia de Dr. Simi abre simultáneamente un consultorio, un gabinete de análisis clínicos a bajo costo, anclados a su red de laboratorios (R. Coronel, 2012). “Ya suman 4,100 los consultorios de la Fundación Best, auspiciada por el Grupo Por un País Mejor, donde se dan 4.5 millones de consultas mensuales –hay meses en que se acercan a los 6 millones-. La cifra sólo es superada por los 8 millones de consultas mensuales que da el IMSS, de modo que Dr. Simi se ha convertido en la segunda red más grande y accesible de atención primaria en México. Por lo demás, es bien aceptada en las más de 1,000 poblaciones adonde ha llegado” (R. Coronel, 2012:s/p).

Servicios que ofrecen los consultorios de Farmacias Similares: Consulta médica general, certificado médico, control del niño sano, toma de presión arterial, lavado Ótico (de oído), control de embarazo, planificación familiar, aplicación de inyecciones, curación menor, curación mayor, prueba para detectar niveles de azúcar, retiro de puntos, retiro de sondas, extracción de uña enterrada (onicocríptosis), nebulizaciones (adulto/niño) (Fundación BEST A.C. 2017).

Como parte de la clasificación de las instituciones de salud del INEGI (2005) en el grupo con clave 3. Aseguradoras, bancos y otras instituciones de prepago de servicios médicos se incluye como un ejemplo de tipo de unidades a SIMISEGURO (INEGI, 2005:26). Es otro dato claro del avance que esa empresa ha logrado hasta la fecha.

Tampoco logramos, en este primer acercamiento, entrevista con los médicos de consultorio de farmacias similares, bajo el mismo argumento que los del dispensario de beneficencia pública, de que deberían consultarlo y/o solicitar autorización de su jefe; de igual manera nos pidieron información acerca del Proyecto de investigación, y la guía de la entrevista y ofrecieron llamarnos, pero tampoco lo hicieron. Sabemos que para retomar el trabajo de campo habremos de librar trámites burocráticos.

La otra vendedora en el mercado 16 de septiembre, que nos concedió la entrevista, es derechohabiente del IMSS y era usuaria de un consultorio de farmacias similares.

E2MCBIP3: Tiene 82 años, y 43 años vendiendo ropa sencilla (sin marca) en un puestito semifijo al interior del marcado, ella tuvo 10 hijos, a los que mantuvo solo de la venta de su mercancía; es derechohabiente al IMSS (afiliada por una de sus hijas que es empleada en ese Instituto de salud), vive en la ciudad de Toluca y acudía con su esposo a consulta médica a un consultorio de Farmacias Similares en Ocoyoacac (municipio cercano a Toluca, en donde vive su hija. El Médico que los atendía en Similares a la vez tiene consultorio particular en el centro de la ciudad de Toluca; y en su domicilio particular es vecino de la señora. Ella refirió nunca haber hecho uso del consultorio particular del médico ni del Consultorio comunitario del interior del mercado 16 de septiembre.

Algunos fragmentos de la entrevista son parte de su experiencia en esas modalidades de servicio:

Tengo Seguro, por parte de una de mis hijas que está trabajando en el Seguro ¿Y su esposo también tenía Seguro? Ajá, pero el ya no quería ir al Seguro tampoco, porque tampoco no le hacían nada, y este! y yo tampoco no he ido al Seguro, horita no he ido, ya tengo tiempecito que no voy al Seguro, pero ya me dijeron que siga yo yendo. Y si de veras cuando voy si me atienden, si me atienden, me ponen inyecciones o me toman la pera… la pera… ¿Cómo? ¿La presión? si, la presión, la lo del corazón, lo de la presión, lo del azúcar, todas esas…soy diabética, todo eso me atienden ahí en el Seguro.

En la siguiente parte del fragmento de la entrevista, ella se refiere al uso del consultorio de farmacias similares para la atención de su esposo que falleció hace poco más de un año, luego de asistir con regularidad con un médico de ese consultorio:

Pero nosotros, tuvimos al doctor que es de cabecera que es bueno, yo dije: ese doctor va a sacar adelante a mi esposo, y no es cierto, no es así. No es así señito, porque usted cuando tiene una seguridad no la tiene, la mera verdad, porque eso no, no porque mi señor tenía otras cosas y no lo (…) porque él no le mandó a sacar unas radiografías o lo que hubiera sido para que hubieran visto qué cosa era lo que él tenía (…) y este, mire mi señor falleció como si no hubiera estado enfermo señito, iba en su casa lleno de vida señito, lleno de vida iba mi señor, fíjese. Y yo no, yo luego luego hablo yo así y… “Ay, por qué fue posible Señor, si sabiendo que mi señor yo lo vi bien” (se le corta la voz a la entrevistada) fíjese, no hizo cama señito (continua con la voz cortada), estaba activo, muy activo ¿Qué falló, que no le hizo estudios? Que no le hizo estudios de todo, de su cadera, ni de tal, ni de nada. O que hubiera dicho, voy a sacarle una radiografía para ver qué cosa es lo que tiene. Nada señito, nada. Nomás era al aventón, le daba, nos daba la medecina. Al aventón la medecina. ¿Y cuánto pagaban de consulta ahí? Pues no se pagaba, pues íbamos porque nos cobraba 25 pesos de consulta a cada quién ¿Qué era de alguna farmacia el consultorio? Si, este, él aquí en Toluca cobra 500 pesos de consulta ¿En su consultorio particular? Ajá. Y allá cobra 25 de consulta a todos los pobres ¿De qué farmacia? Pues yo digo que sí es Similares, digo que sí es Similares, porque este hay sillas, hay bancas afuera, adentro, si, tiene su consultorio adentro.

La entrevistada, que se citó previamente, también refirió haber acudido con su esposo, (días antes de que falleciera) al Hospital Nicolás San Juan (público dependiente del ISEM) y en otras ocasiones, años antes al Hospital General (también público dependiente del ISEM).

4. La población usuaria del dispensario médico del mercado utiliza indistinta y/o complementariamente el consultorio médico de farmacias Similares?

Mientras en México no exista un Sistema Nacional de Salud que sea eje y garante del acceso a la seguridad social en salud, y que regule y controle los servicios de salud pública de la asistencia social y los que ofrece la iniciativa privada y hoy también el sector social; estamos ante un escenario en el que los servicios de salud que ofrecen institutos de seguridad social como el ISSSTE, IMSS, ISSEMyM así como las clínicas y hospitales públicas de asistencia social, del sector privado, los consultorios particulares, y los de beneficencia pública y privada, cada uno seguirá siendo en sí mismo un sistema de salud con algunas reglas que atender por parte de la Secretaría de Salud, y para el caso del Estado de México, por parte del ISEM.

Y mientras la cobertura parcial, ineficaz e ineficiente en las instituciones de salud pública en el primer nivel de atención, el éxito de los consultorios de farmacias continuará, porque no solo acudirán a éstos las personas de los grupos sociales vulnerables, sino todo aquel que quiera evitar formarse muy temprano, hasta de madrugada para obtener una ficha para consulta; y correr el riesgo de que no le surtan el medicamento y le otorguen un vale para conseguirlo (y perder más tiempo) en farmacias subrogadas. Esto significa que tanto el consultorio de beneficencia pública está abierto al público en general, así como los de beneficencia privada. Acudir a cualesquiera de esas opciones tiene que ver con disponibilidad de tiempo, paciencia, actos de fe y disponibilidad de pocos recursos, o de más recursos.

5. Conclusiones

La beneficencia pública en salud en México y el Estado de México existe pero es apenas visible, frente a la beneficencia privada en salud, ejemplo de ello es que en Toluca, ciudad capital del Estado de México, apenas se cuentan cuatro Consultorios comunitarios/dispensarios médicos; en la clasificación del INEGI (2005) ni siquiera se mencionan como un tipo de unidades de atención médica, y si se mencionan los consultorios de la Cruz Roja, los centro de salud Club de Leones y los dispensarios médicos, aunque no se mencionan más datos, podemos suponer que se refiere a los miles de consultorios de farmacia, cuyo dominio el de Farmacias Similares. Además de la referencia que se hace (también en la clasificación de INEGI) del Simi-seguro como una modalidad de seguro de salud de prepago.

Los consultorios de farmacias son un gran negocio de la iniciativa privada que crece y crece sin límite, porque el Estado y los gobiernos ya entregaron la salud pública a la iniciativa privada desde que se adoptó el modelo económico neoliberal.

Entonces no sólo la población pobre y vulnerable acude a consultas médicas en a esos consultorios médicos de farmacias, sino toda la población que vive la ineficiencia e ineficacia de lo que queda de los servicios de salud pública por la vía de la derechohabiencia y la asistencia social. Si es que no se está dispuesto o en posibilidades de pagar doscientos pesos o hasta quinientos por una consulta médica del primer nivel de atención en servicio particular.

Los médicos de consultorios de farmacias, se abrieron, en principio como un nicho de negocio orientado a la atención del primer nivel de atención de la población en condiciones de pobreza y precariedad, carente de asistencia social en salud y de seguridad social en salud; sin embargo como las instituciones de salud pública están absolutamente rebasadas por los problemas de salud pública de sus derechohabientes, y esos problemas de salud pública son de enfermedades crónico-degenerativas y complejas, la población que acude ahí no sólo requiere y busca atención por problemas de salud del primer nivel de atención sino también para el control de esas enfermedades como la diabetes; ello ocasiona y evidencian la precariedad del servicio que pueden ofrecer los consultorios de farmacia. Más aún, si los médicos que atienden en los consultorios de farmacia son pasantes y tienen condiciones de trabajo precario, entonces la precariedad de la atención aumenta.

Además no se puede pasar por alto el hecho de que la propia Secretaría de Salud explícitamente refiera la dudosa calidad y efectividad de los medicamentos que se producen para los servicios de salud de Farmacias Similares, que se venden en los miles de esas farmacias y se recetan por parte de los médico de sus consultorios; más aún hay datos de que el Dr. Simi ya está exportando a algunos países de Centro América y latino América sus negocios de servicios de salud. ¿Estamos también antes productos farmacéuticos y medicamentos precarios?



Referencias

Alemán, C. et al (2010). Fundamentos de Servicios Sociales. Madrid: Tirant lo Blanch.

AnimalPolítico (2017) “La pobreza baja 3.47 % en México, pero la mitad de la población sigue siendo pobre” 30/08/2017

En:http://www.animalpolitico.com/2017/08/pobreza-mexico-redujo-coneval/

Barragán, Daniel (2015) “Farmacias-consultorios: el boom de la salud a bajo costo”, sin embargo 03 de diciembre de 2015. En: http://www.sinembargo.mx/03-12-2015/1568752 Fecha de consulta 03/07/2017
Boletín UNAM-DGCS-574 (2015) “Carencias del sistema de salud pública crean gran nicho de mercado para consultorios de farmacia: Duran Arenas, Luis Gerardo”, Ciudad Universitaria. 3 de octubre.

En http://www.dgcs.unam.mx/boletin/bdboletin/2015_574.html Fecha de consulta: 10/07/2014.


Cardozo Brum, Myriam Irma (2005). Neoliberalismo y eficiencia de los programas sociales en México. Política y cultura, (24), 169-186.
Cruz, Martínez, Ángeles (2015) “Fallas del sector público detonan el boom de consultorios de farmacias”. La Jornada 06/04/2015. En:

http://www.jornada.unam.mx/2015/04/06/politica/003n1pol

Fecha de consulta: 06/07/2017

COFEPRIS (1998) REGLAMENTO DE INSUMOS PARA LA SALUD

En: www.cofepris.gob.mx/MJ/Documents/Reglamentos/rtoinsumos.pdf

Espinoza Moñoz, Alex Enrique (2015) “De la beneficencia a la salud pública”, Revista Estudios Cotidianos – NESOP, No. 1, año 3. Junio, pp. 207-236


CONEVAL (2017) “Información de pobreza y evaluación en las entidades federativas. Estado de México” En:

http://www.coneval.org.mx/coordinacion/entidades/EstadodeMexico/Paginas/principal.aspx

Fecha de consulta: 01/09/2017
CONEVAL (2017a) “Coneval informa de evolución de la pobreza 2010-2016”, Comunicado de prensa no. 09, Dirección de información y comunicación social. En:

http://www.coneval.org.mx/Medicion/Paginas/PobrezaInicio.aspx

Fecha de consulta 01/09/2017

Fierros Hernández, Arturo (2014) “Concepto e historia de la salud pública en México (Siglos XVIII al XX)” Gaceta Médica de México, 150; 195-9


Fundación BEST A.C (2017) “Servicios”, en:

http://www.fundacionbest.org.mx/servicios.html

Fecha de consulta: 02/07/2017

González Calderón, Martha Hilda (2013) “Toluca, Municipio Educador, Humanista y Eficiente” 12/04/2013. En: http://adelanteenlanoticia.com/toluca-municipio-educador-humanista-y-eficiente/ Fecha de consulta: 12/07/2017.

Guadarrama Sánchez, Gloria (2001) Entre la caridad y el derecho. Un estudio sobre el agotamiento del modelo nacional de asistencia social, El Colegio Mexiquense A.C.-COESPO, Zinacantepec, México.

Guadarrama Sánchez, Gloria (2006) “Accountability, debilidades de las instituciones de asistencia privada en el Estado de México”. Economía, Sociedad y Territorio [en linea] 2006, VI (Septiembre-Diciembre): [Fecha de consulta: 23 de agosto de 2017] Disponible en: ISSN 1405-8421

INEGI (2005) Clasificación de Instituciones de Salud. Histórica. Disponible en:

www.inegi.org.mx/est/contenidos/.../clasificacion_de_instituciones_de_salud.pdf

Fecha de consulta: 15/06/2017

Instituto de Salud del Estado de México (2017) Beneficencia pública. En:

http://salud.edomexico.gob.mx/html/article.php?sid=724

Fecha de consulta: 07/06/2017.


Ledón Pérez, Luis Enrique y Hernández Chávez, Abel (2014) “Capítulo 22: Medicamentos de patente, genéricos intercambiables y similares” en Hernández Chávez, Abel (2014) Farmacología General. Una guía de estudio, McGRAW-HILL INTERAMERICANA EDITORES, S.A. de C.V.

Leyva Piña, Marco Antonio y Pichardo Palacios, Santiago (2012) “Los médicos de Farmacias Similares ¿Degradación de la profesión médica? POLIS 2012, vol. 8, Núm 1. pp. 143-175.

López Arellano, Oliva y Blanco Gil, José (1993) La modernización neoliberal en salud. México en los ochenta, Universidad Autónoma Metropolitana- Xochimilco, México, D.F.
Macías Santos, Eduardo et al (1993) “La seguridad social en México” en El sistema de pensiones en México en el contexto internacional, Instituto de Proposiciones Estratégicas, México. Pp. 13-39.

Martínez, Thamara (2017) “Disminuyó 3.5% la pobreza en el país” El Financiero 31/08/2017. En:

http://www.elfinanciero.com.mx/economia/pobreza-se-redujo-en-2016-coneval.html

Fecha de consulta 31/08/2017

R. Coronel, Maribel (2012) “Dr. Simi, segunda fuerza en consulta externa en México”, El Economista, 29/07/2012.

Rivera, Astrid y Villa y Caña, Pedro (2017) “Disminuye la pobreza en México, dice Coneval” El Universal 31/08/201.

En: http://www.eluniversal.com.mx/nacion/politica/disminuye-la-pobreza-en-mexico-dice-coneval

Fecha de consulta: 31/08/2017

Santa Rita, Ilse (2014) “Consultorios de farmacias acechan servicios del IMSS” El Financiero (22/07/2014). En: http://www.elfinanciero.com.mx/empresas/consultorios-de-farmacias-acechan-servicios-del-imss.html

Fecha de consulta: 03/07/2017

Secretaría de Salud (2004) “Genéricos intercambiables: calidad comprobable a un precio más bajo” Gaceta Salud. Dirección General de Comunicación Social. En:

http://www.salud.gob.mx/apps/htdocs/gaceta/gaceta_011002/pag13.htm

Fecha de consulta: 09/07/2017.
Secretaría de Salud (2015) “Patrimonio de la Beneficencia Pública ayuda a personas de escasos recursos”. En: http://www.gob.mx/salud/articulos/4757

Senado de la República (2004) “Beneficencia pública y privada: del porfiriato a la época moderna”, Boletín Informativo de la Dirección General del archivo Histórico y Memoria Legislativa, año IV, Núm. 32 julio-agosto. En:

www.senado.gob.mx/library/archivo_historico/contenido/boletines/boletin_32.pdf

Fecha de consulta: 21/08/2017.





1 E1MCBP: Entrevista 1 Mujer Usuaria de Consultorio de Beneficencia Pública.

2 Según la Secretaría de Salud (2004), los medicamentos denominados Similares no tiene el mismo comportamiento que los genéricos en el organismo Humano.

3 E2MCBIP: Entrevista 1 Mujer Usuaria de Consultorio de Beneficencia de la Iniciativa Privada

Catálogo: assets -> congreso -> abstractfiles
abstractfiles -> La Red cuca (Centro Urbano de Cultura, Arte, Ciencia y Deporte): análisis de la política de fomento y gestión para las industrias culturales y creativas
abstractfiles -> Gobernanza: una propuesta sistémica procesual política y Territorio
abstractfiles -> Título del documento: La regulación jurídica de la participación juvenil en el ámbito iberoamericano
abstractfiles -> El actor red como constructor de gobernanza en la implementación de políticas públicas
abstractfiles -> Educación superior y diversidad funcional: importancia de las redes sociales informales para la provisión de los cuidados
abstractfiles -> Línies estratègiques eapc en relació al Pdgxi
abstractfiles -> Partidos Políticos y Prevención de Lavado de Dinero un mecanismo para el combate a la corrupción en proceso de consolidación. Political Parties and Money Laundering Prevention a mechanism to combat corruption, a consolidation process
abstractfiles -> La visión utilitaria de la educación y la ilusión de que estamos aprendiendo: un análisis crítico a las políticas educativas estandarizadas


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad