Autoestima ¿Qué Es?



Descargar 133.86 Kb.
Fecha de conversión29.04.2018
Tamaño133.86 Kb.
Vistas120
Descargas0

Angie Vanessa Baena Mamian

Liceo Mixto La Milagro

Grado: Undécimo

Prof. Virgilio Murillo

Materia: Ética Y Valores

Santiago De Cali, 25 De Agosto Del 2014



Autoestima

  • ¿Qué Es?

Es un conjunto de percepciones, pensamientos, evaluaciones, sentimientos y tendencias de comportamiento dirigidas hacia nosotros mismos, hacia nuestra manera de ser y de comportarnos, y hacia los rasgos de nuestro cuerpo y nuestro carácter. En resumen, es la percepción evaluativa de nosotros mismos.1

La importancia de la autoestima estriba en que concierne a nuestro ser, a nuestra manera de ser y al sentido de nuestra valía personal. Por lo tanto, puede afectar a nuestra manera de estar y actuar en el mundo y de relacionarnos con los demás. Nada en nuestra manera de pensar, de sentir, de decidir y de actuar escapa a la influencia de la autoestima.1



Todo ser humano, sin excepción, por el mero hecho de serlo, es digno del respeto incondicional de los demás y de sí mismo; merece estimarse a sí mismo y que se le estime.

Todos tenemos una imagen mental de quiénes somos, qué aspecto tenemos, en qué somos buenos y cuáles son nuestros puntos débiles. Nos formamos esa imagen a lo largo del tiempo, empezando en nuestra más tierna infancia. El término autoimagen se utiliza para referirse a la imagen mental que una persona tiene de sí misma. Gran parte de nuestra autoimagen se basa en nuestras interacciones con otras personas y nuestras experiencias vitales. Esta imagen mental (nuestra autoimagen) contribuye a nuestra autoestima.

En virtud de este razonamiento, incluso los seres humanos más viles merecen un trato humano y considerado. Esta actitud, no obstante, no busca entrar en conflicto con los mecanismos que la sociedad tenga a su disposición para evitar que unos individuos causen daño a otros — sea del tipo que sea.

El concepto de autoestima varía en función del paradigma psicológico que lo aborde (psicología humanistapsicoanálisis, o conductismo). Desde el punto de vista del psicoanálisis, la autoestima está íntimamente relacionada con el desarrollo del ego; por otro lado, el conductismo se centra en conceptos tales como «estímulo», «respuesta», «refuerzo», «aprendizaje», con lo cual el concepto holístico de autoestima no tiene sentido. La autoestima es además un concepto que ha traspasado frecuentemente el ámbito exclusivamente científico para formar parte del lenguaje popular. El budismo considera al ego una ilusión de la mente, de tal modo que la autoestima, e incluso el alma, son también ilusiones; el amor y la compasión hacia todos los seres con sentimientos y la nula consideración del ego, constituyen la base de la felicidad absoluta.





  • Causas:

Cada persona sigue su propio y único camino en la vida y, a través del mismo, va formándose su autoestima. El proceso suele ser gradual. La persona puede no darse cuenta de que está formando un poso de creencias negativas sobre sí misma.

En esa construcción, la naturaleza innata de la persona juega un papel, pero las experiencias que atraviesa y las personas con quienes se relaciona influyen decisivamente.

Durante los primeros años de la vida, cuando la personalidad se está formando, algunas experiencias pueden dañar la autoestima. Y la persona, que aún no ha desarrollado las armas para enfrentarse a ellas, es quizás cuando comienza a sentirse poco valiosa. Pero, también de adulta, la persona puede vivir experiencias negativas que afecten su autoestima. Algunas experiencias susceptibles de alimentar las creencias negativas de una persona sobre sí misma son:


  • Ser víctima de abusos (sexuales, físicos o emocionales) y la pérdida de control asociada a ellos.

  • Haber visto desatendidas sus necesidades básicas en la infancia.

  • Fracasar en cumplir con las expectativas de sus padres.

  • Sentirse el “bicho raro” de la escuela.

  • Sufrir discriminación (por discapacidad, apariencia, estatus social o cualquier otra circunstancia).

  • Verse empujado por la presión social para seguir determinadas normas.

  • Sufrir acoso o Bull ying laboral.

  • Padecer enfermedades que condicionen sus actividades cotidianas o impacten en su calidad de vida.

  • Sufrir por la pérdida de personas importantes de su vida.

  • Sufrir por exclusión social y soledad.

  • Afrontar el desempleo o condiciones laborales precarias. Etc.

Al atravesar experiencias dolorosas como ésas, la persona puede ir formándose esa opinión negativa sobre su apariencia, su inteligencia o sus capacidades. Y, cuando ocurre algo que le hace recordar esas experiencias vividas, adopta una actitud negativa a la hora de enfrentarse a las nuevas experiencias.

Dependiendo de qué tan intensas y arraigadas estén las creencias negativas sobre sí misma, la persona puede sentirse mal o incluso fatal (por ejemplo, a la hora de hablar en público) y quizás trate de evadir ese mal trago.

Pero lo malo de escapar de esa experiencia es que la persona tiende a re-confirmar sus creencias negativas. Se hacen más fuertes, disminuyendo así la posibilidad de superar una situación similar en el futuro.

Se construye, pues, un círculo vicioso que parece indestructible, pero no lo es. Precisamente por lo que dijimos: se sustenta en creencias que se pueden cambiar.



  • Consecuencias De La Baja Autoestima:

De una u otra manera, todas las áreas de la vida quedan afectadas cuando la persona piensa tan mal sobre sí misma. Veamos algunas de las situaciones más comunes…

La persona con baja autoestima puede involucrarse en relaciones personales tóxicas, destructivas, porque no se da a valer para que sea tratada con el respeto y el amor que merece.

Respecto a su vida social, puede decidir no involucrarse en muchas actividades para evitar las críticas de la gente, que suele tomarse tan a pecho.

En el trabajo, puede suceder algo parecido: que evite tareas por miedo a no hacerlo perfecto o, incluso, que deje de optar a algún puesto de trabajo por no verse lo suficientemente buena para el mismo.

Por otro lado, la baja autoestima también puede desembocar en comportamientos muy negativos como, por ejemplo, las adicciones. O, en algunos casos, llevar a una persona a desarrollar una personalidad violenta, para enmascarar sus vulnerabilidades.

Si en lugar de esas creencias negativas, la persona tuviese una autoestima sana, no quiere decir que no tendría problemas ni que dejaría de vivir experiencias desagradables, pero sí tendría mejores armas para afrontarlas.



  • Enfrentar El Autoestima:

La forma más adecuada de enfrentar el autoestima es buscando ayuda profeccional la cual ellos nos permite saber un poco más de cómo podemos salir adelante y no permitir que las personas con sus palabras o actos nos bajen el autoestima porque lo que nosotros debemos de tener muy en cuenta en nuestra vida es que el autoestima es la mitad de nuestra vida la cual si nos bajan el autoestima podemos llegar a cometer algo que no sería muy adecuado por eso las personas adultas profeccionales como psicólogos profesores y entre otros son las mejores guías para nuestro bien y si alguien te falta el respeto tu deber es decir para que así se paren las cosas a tiempo y no cuando sea tarde que sea por ejemplo cuando uno u otras personas se hallan quitado la vida

La Depresión

  • ¿Qué Es?

La depresión clínica, es una enfermedad grave y común que nos afecta física y mentalmente en nuestro modo de sentir y de pensar. La depresión nos puede provocar deseos de alejarnos de nuestra familia, amigos, trabajo, y escuela. Puede además causarnos ansiedad, pérdida del sueño, del apetito, y falta de interés o placer en realizar diferentes actividades.

  • Causas:

Puede afectar a cualquier persona, de cualquier nivel económico y en cualquier edad. ¡Las enfermedades mentales no discriminan! Afectan a ricos y pobres, blancos y negros, hispano/latinos y asiáticos, ancianos y niños.

Sin embargo, cuando los hispanos/latinos experimentamos problemas de salud mental, debemos afrontar además de nuestra enfermedad, numerosas barreras para recibir cuidados y tratamiento adecuados. Entre las barreras más comunes se encuentran las diferencias socio-económicas, la desigualdad en el acceso de cobertura en salud, la falta de sensibilidad sociocultural en la relación paciente — proveedor, y la falta de seguro de salud.

Por eso es importante que estemos bien informados sobre nuestros derechos de ser respetados y atendidos con dignidad y libres de prejuicios o estigmas.


  • ¿Cuáles son los factores que contribuyen a la depresión clínica?

Las razones para caer en un estado depresivo son muy variadas. Algunas personas caen en depresión clínica cuando experimentan un acontecimiento emotivo en sus vidas, por ejemplo, cuando perdemos el trabajo o terminamos una relación amorosa importante.

A otras personas les puede afectar como resultado de una suma de factores y acontecimientos: Cuando migramos y dejamos atrás en nuestro país nuestra familia y amigos más queridos; cuando sentimos falta de habilidad para comunicarnos; cuando nos resulta difícil entender e integrarnos a una nueva cultura. Sin embargo, hay gente que puede llegar a sentirse deprimida sin ninguna advertencia previa.


Algunos factores que pueden contribuir a la depresión clínica son entre otros:

  1. Sexo, las mujeres sufren dos veces más de depresión que los hombres. Aunque las razones no son claras, existen diferencias genéticas y hormonales que pueden contribuir a la depresión.

  2. Antecedentes familiares, cuando algún miembro de su familia padece de depresión severa, hay el doble de posibilidades para adquirirla. Aunque puede ocurrir en personas que no tienen parientes con depresión.

  3. Uso de ciertas medicinasalgunos medicamentos con o sin receta médica pueden causar depresión clínica. 

  4. Cambios o dificultades en la vida, tales como divorcio, jubilación, la muerte de un ser querido, pérdida del trabajo, cambio de país y estilo de vida, crecientes presiones en el trabajo o incremento en la pobreza.

  5. Sentimientos de pérdida de control sobre nuestras vidas. Aquellas personas a menudo sienten que perdieron el control y pasan mucho tiempo lamentándose por ello, tienen mayor probabilidad de desarrollar una depresión mayor.

  6. Presencia de otras enfermedades tales como Alzheimer, cáncer, diabetes, afecciones al corazón, desórdenes hormonales, mal de Parkinson o trombosis. Así como también otros trastornos mentales como la ansiedad y trastornos de la alimentación.

  7. Abuso del alcohol o drogas, cuando se tiene problemas de consumo de alcohol y otras drogas se tiene mayor probabilidad de desarrollar una depresión mayor.



  • Como Enfrentarla:

Las maneras más comunes de tratar la depresión clínica son suministrando medicamentos, psicoterapia, o una combinación de ambos. La elección del tratamiento depende de:

  1. la severidad de los síntomas,

  2. los antecedentes de la enfermedad,

  3. la preferencia de la persona.




  • Medicamentos

Los medicamentos comunes para el tratamiento de la depresión se llaman antidepresivos. Ellos restablecen el equilibrio químico normal de las partes del cerebro que tienen que ver con las emociones. Los antidepresivos no crean hábito, ni cambian nuestra personalidad. Ellos nos ayudan a tener un mejor estado de ánimo, así como a mejorar nuestros patrones de apetito y sueño.
Normalmente los antidepresivos necesitan tiempo para que alcancen todo su potencial, es decir, no actúan sobre nuestro organismo de manera inmediata. Después de haber iniciado el tratamiento, comenzaremos a sentir mejor en 3 o 4 semanas. Algunas personas pueden tardar de 6 a 8 semanas antes de sentir su acción benéfica.
Para recetarle el medicamento que más le convenga, su médico tendrá que observarlo y con su ayuda decidirá la cantidad que funciona mejor en su organismo. Por eso es importante que se comunique regularmente con él y que tome los medicamentos tal y como le indique. Progresivamente su doctor podrá sugerirle cambio en las dosis hasta lograr el tratamiento más adecuado para usted.
Aun cuando nos empecemos a sentir mejor, es muy importante que entendamos que debemos continuar tomando nuestros antidepresivos, por lo menos de 4 a 9 meses después de que los síntomas hayan mejorado.


  • Psicoterapia

Podemos elegir diferentes formas de psicoterapia, que incluye tratamiento individual, familiar o de grupo. Los psicólogos clínicos, psiquiatras, trabajadores sociales y consejeros están preparados para entender y ayudarle a manejar mejor sus problemas.


  • ¿Cómo obtener ayuda?




  1. El primer paso: Tome la decisión de pedir ayuda
    Sabemos que puede estar sintiendo demasiado cansado o irritado para buscar ayuda. Por favor, no se dé por vencido. Trate de reunir fuerzas y haga esa primera llamada telefónica que está necesitando. Explique sus síntomas. Después su doctor le hará un examen físico, para cerciorarse si hay problemas físicos causantes de sus síntomas.

  2. El segundo pasó: Siga los consejos de su doctor.
    Su médico puede pensar que tiene depresión clínica. En ese caso, le podrá sugerir hablar con un psiquiatra, un psicólogo, un consejero, un trabajador social, o con un enfermero psiquiátrico.

  3. El tercer paso: Cumpla todas las citas con el profesional de salud mental.
    Es posible que algunos días sienta deseos de no ir al terapeuta. Sin embargo, es necesario que haga el esfuerzo por cumplir con sus citas. En esos días, pida ayuda a un amigo para que lo acompañe, si no desea ir sólo.

  4. El cuarto paso: Tome las medicinas como le han indicado
    Si su médico o psiquiatra le han recetado medicamentos antidepresivos, es muy importante que siga las instrucciones que ellos le han dado. Estas mismas instrucciones aparecen escritas en el frasco de su medicamento. Tome todas las dosis sin falta. Sea paciente, recuerde que las medicinas antidepresivas pueden tomar 8 semanas antes que sienta mejoría.

  5. El pago por el tratamiento
    Existen varias posibilidades de pago para su tratamiento. Estas incluyen:

  • el seguro privado de la salud,

  • los programas de ayuda a los empleados (EAP), y

  • el Medicado el Medicare.

Si usted no tiene seguro o no puede pagar por el tratamiento, existe la posibilidad de obtener servicios gratuitos o de bajo costo. Para mayor información llame a su departamento local de salud.

  • Hable francamente con su doctor y/o terapeuta. No tema preguntarle ni pedirle aclaración sobre sus dudas. Exprese sus preocupaciones.

  • ¡No se dé por vencido! Puede suceder que tome tiempo antes de encontrar el tratamiento que funciona para su caso. Nunca suspenda su medicamento sin hablar con su médico.

  • Si no siente mejoría después de 6 o 8 semanas hable con su doctor. Es posible que necesite un enfoque diferente en su tratamiento, o una segunda opinión.

  • Busque un grupo de apoyo. Otras personas que están enfrentando problemas de depresión podrán enseñarle habilidades y destrezas que le ayuden con su enfermedad; así mismo, podrán darle información sobre otros recursos disponibles.

  • Cuídese, trate de dormir 8 horas cada noche. Camine o haga algún tipo de ejercicio cada día. Coma alimentos saludables.

  • Muchas personas buscan apoyo, y encuentran fortaleza en su espiritualidad, en sus principios religiosos o en la oración.



Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos