Ataxia de Friedrich (3)



Descargar 244.96 Kb.
Página1/4
Fecha de conversión10.02.2019
Tamaño244.96 Kb.
  1   2   3   4



INTRODUCCION.

El término ataxia, no define a una enfermedad específica ni a un diagnóstico determinado, sino al síntoma resultante del estado patológico de la coordinación de los movimientos. La ataxia como enfermedad cursa con trastornos de la marcha de inicio insidioso unido a inestabilidad, incoordinación y aumento de la base de sustentación. Las características adicionales a menudo incluyen mala coordinación de las extremidades superiores, movimientos oculares anormales y disartria. Se produce por disfunción cerebelosa y de sus vías con alteraciones en la médula espinal, nervios periféricos o una combinación de todas (1,2).

Las ataxias hereditarias son un grupo de más de 100 trastornos genéticos caracterizados principalmente por incoordinación de la marcha y de progresión lenta. Además, la ataxia también ocurre en cientos de trastornos genéticos adicionales que no se consideran ataxias hereditarias primarias. Múltiples patrones de herencia se suceden en este gran grupo de trastornos, que incluyen autosómico dominante, autosómico recesivo, ligado al cromosoma X y herencia mitocondrial. Las causas más comunes son debidas a expansiones de las repeticiones de nucleótidos dentro de 7 genes: ATXN1, ATXN2, ATXN3, ATXN7, ATXN8, CACNA1A (ataxia espinocerebelosa tipo 6), y FXN; ataxia de Friedrich (3).

Las ataxias cerebelosas autosómicas dominantes (del inglés ADCA) también conocidas como ataxias espinocerebelosas (del inglés SCA) comprenden un extenso grupo de enfermedades neurodegenerativas, caracterizadas por una gran heterogeneidad desde el punto de vista clínico, patológico y molecular (1).

El término espinocerebelosas es una definición híbrida que describe signos clínicos y regiones neuroanatómicas (4).

La clasificación de las ataxias hereditarias ha ido aumentando en complejidad con el paso del tiempo paralelamente con los avances registrados en la genética molecular (5).

Actualmente se conocen aproximadamente 40 subtipos de ataxias espinocerebelosas, las cuales se han clasificado de acuerdo al locus/gen causante (6), en algunas no se ha determinado el gen y la mutación causante (1).

Las cinco ataxias hereditarias autosómicas dominantes más comunes incluyen las ataxias espinocerebelosas tipo 1, SCA 2, SCA 3, SCA 6 y SCA 7; todas son debido a expansiones repetidas de nucleótidos (3).


MOTIVACIONES
Con anterioridad se realizó el diagnóstico de un grupo familiar con varios individuos afectados con ataxia espinocerebelosa, oriundos del municipio Baragüa de la provincia Ciego de Ávila, cuyo informe inicial se publicó en la Revista de Investigaciones Biomédicas en el 2011 (7). Estos pacientes no tienen relación familiar con los afectados de SAC2 de la provincia de Holguín, lo que nos hizo inferir que presentaban un tipo molecular diferente de SCA.

Por otro lado, en un área de atención del médico de la familia del Policlínico Docente Universitario “Belkis Sotomayor Álvarez” de la ciudad de Ciego de Ávila, se estudió una familia con ataxia, madre e hijo de 51 y 30 años de edad respectivamente, no diagnosticados con anterioridad.

Los lazos de cooperación establecidos con el Centro para la Investigación y Rehabilitación de las Ataxias Hereditarias en Holguín (CIRAH), ha permitido que sus especialistas visiten la provincia durante los años 2016 y 2017 y posibilitaron profundizar en el estudio y diagnóstico de estas y otras familias.
NOVEDAD CIENTÍFICA.

La novedad de este trabajo puede resumirse en los aspectos siguientes:





  • El estudio y la descripción detallada de las características neurológicas de los pacientes afectados de SCA en la provincia de Ciego de Ávila, mediante instrumentos diagnóstico/pronósticos empleados para estos fines.

  • La confirmación diagnóstica de una familia con SCA, originaria de la provincia de Ciego de Ávila, poblado de Gaspar, municipio Baragüa sin antecedentes de consanguinidad familiar con afectados de SCA2 de la provincia de Holguín, que sugiere la presencia de un nuevo tipo molecular de SCA en Cuba.

  • La confirmación molecular de otros casos de Ataxia Espinocerebelosa Tipo 7 (SCA7) en la provincia.

  • La relación de colaboración establecida entre profesores de la provincia de Ciego de Ávila y el CIRAH para la atención de pacientes afectados de SCA.


VALOR PRÁCTICO Y SOCIAL.

  • En esta investigación se informa de una familia con ataxia espinocerebelosa originaria del territorio, con miembros afectados en todas las generaciones y una forma de transmisión vertical lo que sugiere un patrón de herencia dominante.

  • La visita a la provincia de los Especialistas del CIRAH guiados por el Dr.Cs. Luis C. Velázquez durante los años 2016 y 2017, lo cual propició la realización de esta investigación como parte del establecimiento de la Red Nacional de Ataxias.

  • Se actualizó el registro de pacientes diagnosticados con SCA en la provincia y sus descendientes en riesgo.

  • Se sentaron las bases para un Proyecto de Investigación, que incluya el entrenamiento de especialistas en MGI, sobre el diagnóstico de pacientes afectados con ataxias espinocerebelosas.

  • Se implementaron diversos tratamientos tales como la fisioterapia específica para estos casos, así como tratamientos medicamentosos cuya efectividad ha sido comprobada en diversos Ensayos Clínicos efectuados con anterioridad en el CIRAH.


OBJETIVO GENERAL.

Evaluar a las familias afectadas de ataxia espinocerebelosa autosómico dominantes de la provincia de Ciego de Ávila según variables de interés neurológicas, oftalmológicas, cognoscitivas y genéticas


OBJETIVOS ESPECÍFICOS:

  • Identificar las familias con miembros afectados de SCA en las áreas de salud de los municipios de la provincia de Ciego de Ávila.

  • Determinar en las familias afectadas las variables: número de individuos afectados con SCA, posibles individuos presintomáticos, grado de parentesco, edad y sexo, características neurológicas y neurooftalmológicas, estado de la función cognitiva, las alteraciones de la voz.

  • Aplicar los posibles tratamientos de rehabilitación y medicamentosos existentes hasta el momento de acuerdo a las características individuales de los pacientes.

  • Determinar la forma molecular de ataxia presente en los individuos naturales de Ciego de Ávila afectados de SCA.


MARCO TEÓRICO.

Concepto de ataxia:

Según la Asociación Madrileña de ataxias (AMA) la ataxia es un síntoma, no una enfermedad o un diagnóstico. Ataxia significa torpeza y perdida de coordinación. Afecta dedos, manos, extremidades, el habla, los movimientos oculares por diversas condiciones médicas y neurológicas. Es progresiva, altera la marcha y la coordinación de las extremidades (8).

Los primeros informes los realiza Galen (1821) que describe la marcha atáxica; Fleurens (1824) la relaciona con el cerebelo y con la médula espinal; Friedreich (1863) efectúa la primera descripción de una ataxia de tipo mendeliano autosómico recesivo en una región de Alemania; Sanger Brown (1892) informa pacientes de ataxia hereditaria. Pierre Marie en 1893 describe varias familias que se correspondían con un patrón de herencia dominante; Schut (1954) y Currier (1972) estudian familias con la forma dominante de ataxia (1).

Las ataxias hereditarias de inicio tardío se les han nombrado ataxias espinocerebelosas y en el caso de las autosómico dominantes, SCA (Spinocerebellar ataxia) por sus siglas en inglés. Presentan una neurodegeneración del cerebelo, medula espinal y sus vías de conexión. Los síndromes atáxicos, las ataxias episódicas y otros síndromes con ataxia cursan con patrón de herencia autosómico dominante (1).

Las SCA constituyen un grupo heterogéneo con un síndrome cerebeloso lentamente progresivo, afectado por la edad de comienzo o fenómeno de anticipación genética. Muestran un trastorno del movimiento en lo relativo a movimientos voluntarios dado por error en la velocidad, rango, dirección, duración, tiempo y fuerza de la actividad motora, alteraciones en el mantenimiento de la postura, ataxia de la marcha, alteraciones oculomotoras, disartria, dismetría (apreciación incorrecta de la distancia en los movimientos o actos musculares o de la extensión de los mismos con dificultad por exceso o por defecto), adiadococinesia (impotencia para detener un impulso motor y sustituirlo por otro diametralmente opuesto es una supresión o disminución de la facultad de practicar rápidamente con discordancia de los movimientos alternativos), alteración de los reflejos osteotendinosos, hiper o arreflexia de las 4 extremidades, alteraciones de la sensibilidad profunda, disfagia ocasional, fasciculaciones de miembros y cara, otros trastornos del movimiento (manifestaciones parkinsonianas, temblor, distonía, mioclonias y corea), signos piramidales y corticales y neuropatía sensorial (5).

La disfunción de los hemisferios cerebelosos se refleja en ataxia de miembros y de disfunción vermiana (lóbulo medio cerebelar), provoca ataxia truncal y de la marcha (5).

También se describen contracturas (cramps) en miembros inferiores, insomnio y alteraciones cognitivas. Su curso es progresivo hasta la invalidez total y fallecimiento en los casos más severos (1).

El trastorno de la marcha aparece de forma insidiosa y es precedido por síntomas no atáxicos como temblor de acción en manos y cabeza, mioclono, sordera, disminución de la agudeza visual, corea, distonia, parkinsonismo, convulsiones y además neuropatía sensorial. Se describen otros no neurológicos como escoliosis, vómitos, dolor abdominal, rash cutáneo y atrofia testicular (9).

Con el advenimiento del diagnóstico molecular y programas del Proyecto del Genoma Humano para varias enfermedades hereditarias, ha sido posible realizar la determinación molecular de los trastornos genéticos de las SCA. Se ha encontrado que los repetidos del trinucleótido CAG en la SCA 1, 2, 3, 6, 7, 12, 17 y DPRLA son los responsables de más del 50% de los casos de las SCA, otras SCA tienen distintos tipos de repetidos, mutaciones puntuales y delecciones. Debido a su heterogeneidad clínica y genética en este grupo de enfermedades es necesaria su identificación mediante el estudio del ADN genómico (10).

Según varias fuentes consultadas por Orozco y cols. (2015) resumen que la incidencia mundial de la SCA se estima en 2-3 casos x 100 000 habitantes. En Cantabria, España, se identificó una prevalencia de 0.29 casos por 100 000 habitantes. Mencionan que las SCA 1, 2, 3, 5, 6, 7, 12 y 17 pertenecen al grupo de las enfermedades poliglutamínicas las cuales incluyen otras enfermedades humanas como la enfermedad de Huntington, la DRPLA y la atrofia muscular bulboespinal. Otras SCA tienen su origen en distintos tipos de repetidos, mutaciones puntuales y delecciones (10).

Klockgether (2008) detalla que la prevalencia de un subtipo particular difiere en relación a grupos étnicos y continentes. Plantea que los más espectaculares ejemplos radican en la provincia de Holguín, Cuba donde la SCA 2 tiene una frecuencia de 41 casos por 100 000 habitantes y en la isla Flores del archipiélago de las Azores donde la SCA 3 muestra una prevalencia mayor de 714 por 100 000 (11).

El Centro de Referencia Nacional para las ataxias, CIRAH (Centro para la investigación y Rehabilitación de las Ataxias), en la provincia de Holguín, atiende a este tipo de pacientes y entre ellos a los afectados y familiares de la forma molecular SCA2, su perfil se amplía a los afectados de otros trastornos del movimiento. Son múltiples las publicaciones generadas en el CIRAH en revistas médicas nacionales y de impacto a nivel internacional, al igual que la obtención de galardones en diversos ámbitos. Se puede resumir como una labor de excelencia.

Clasificación general de las ataxias:

Existen diversas clasificaciones relativas a la SCA informadas en la literatura especializada, a continuación, exponemos las más explicativas.

Según Velázquez-Pérez (2012), las ataxias se clasifican en: de inicio temprano y las tardías, las primeras suelen ser las autosómico recesivas asociadas o no a trastornos metabólicos y de inicio tardío del adulto que son generalmente autosómico dominantes (1).

El síndrome atáxico sufre cambios permanentes y progresivos, especialmente en las ataxias espinocerebelosas autosómico dominantes (SCA) de las que se han referido más de 30 síndromes ligados a distintos locus genéticos (5).

Alonso-Navarro (2015), menciona la clasificación formulada por Harding el cual las agrupaba de acuerdo a la edad de comienzo y a su curso en (5).

Ataxias congénitas no progresivas (parálisis cerebral atáxica y ataxias hereditarias congénitas); ataxias de comienzo agudo; ataxias de comienzo subagudo; ataxias episódicas y ataxias crónicas progresivas.

A. Causas genéticas.

Autosómicas recesivas: ataxia de Friedreich; Ataxia-telangiectasia y trastornos metabólicos congénitos. Autosómicas dominantes, atrofia dentato-rubro-pálido-luysiana (DRPLA) y las ataxias episódicas. Ligadas al cromosoma X: síndrome de temblor-ataxia ligada a cromosoma X frágil (FXTAS). Ataxias con herencia mitocondrial.

B. Causas adquiridas.

C. Ataxias autosómico recesivas progresivas genéticamente definidas.

D. Errores congénitos del metabolismo en los que la ataxia es una característica prominente.

Resumiendo lo propuesto por Harding, las llamadas ataxias cerebelosas autosómico dominantes (ADCA), en lo relativo a su expresión fenotípica, las agrupaba en: ADCA-1 (ataxia cerebelosa asociada a signos piramidales o con signos extrapiramidales o con neuropatía periférica); ataxia cerebelosa asociada a degeneración de la retina (ADCA-2) y ataxia cerebelosa pura (ADCA-3). En la actualidad se denominan SCA o clasificación genética/molecular. Hasta el momento de la publicación de su artículo, Alonso-Navarro (2015), mencionaba los tipos de SCA descritos, SCA 1 hasta la SCA 28 sucesivamente, después la SCA 30, SCA 31, DRPLA (atrofia dentado-palido-rubro-luysiana), la EA1 y EA2 o ataxias episódicas desencadenadas por el estrés y ejercicios debidas a una mutación puntual (5).

Orozco-Gutiérrez y cols. (2015) plantean que actualmente se utiliza la clasificación genética en las SCA autosómico dominantes, ya que es imposible el diagnóstico del tipo de ataxia sólo basándose en fundamentos clínicos, debido a su gran variabilidad. En todas las SCA la ataxia cerebelosa es el síntoma principal, a pesar de que hay algunas de componente sensorial como la SCA 4 o fuerte componente sensorial como en la SCA 1, 2 y 3. Debido a la gran cantidad de presentaciones fenotípicas que son comunes y que se solapan en los diferentes tipos de SCA, no es posible conocer el tipo de SCA. Solo el paciente afectado de SCA 7 que presenta una progresiva pérdida visual puede ser diagnosticado como afectado de la misma. Las SCA son transmitidas por ambos sexos (10).

Existen casos esporádicos de SCA autosómico dominantes, porque puede haber ocurrido que un familiar falleció de otras causas antes de desarrollar los síntomas de la SCA, a pesar de todo se informa hasta de un 2-22 % de casos esporádicos (11).

Tomando en cuenta que la SCA tiene un pronóstico sombrío, un paciente afectado debe ser evaluado periódicamente y estimar el grado de las alteraciones cognitivas presentes en dichos enfermos. A todo lo anterior se debe agregar el tratamiento rehabilitador que es posible aplicar a estos enfermos, con el fin de mitigar en algo los síntomas de esta devastadora enfermedad.

En lo relativo al examen clínico de pacientes afectados de ataxia se aplican diferentes instrumentos de medición para determinar su severidad como el test o encuesta SARA (The Scale for the Assessment and Rating of Ataxia). Incluye la evaluación de la postura erguida, del habla y de la función cinética límbica. El test es fácil de realizar y refleja primariamente los disturbios atáxicos (12,13).

Se aplican otras pruebas de medición de signos no atáxicos como la encuesta INAS de síntomas no atáxicos (14), también, el MMSE o test de medida de la función cognoscitiva (15,16).

Se han descrito en muchos subtipos de SCA un deterioro cognitivo de los pacientes, los cuales varían considerablemente en los mismos (11).

Enfermedades poliglutamínicas en las SCA. Movimientos sacádicos oculares.

Las ataxias espinocerebelosas (SCA) son un grupo genética y clínicamente heterogéneo de las ataxias hereditarias progresivas autosómico dominantes (5).

Las enfermedades poliglutamínicas (poliQ) son un conjunto de desórdenes neurodegenerativos por la expansión del número de repeticiones del trinucleótido citosina-adenina-guanina (CAG) en regiones traducibles de diversos genes, lo que implica un dominio poliglutamínico anormal que adquirirá propiedades tóxicas sobre determinados grupos neuronales causando la muerte celular, se definen como enfermedades poliglutamínicas. Se conocen 9 enfermedades poliglutamínicas humanas causadas por expansiones anormales del triplete CAG, la SCA 1, 2, 3, 6, 7 y 17, además la enfermedad de Huntington, la atrofia muscular espinobulbar y la atrofia dentatorubro-palidoluysiana (DPRLA). Ellas poseen características fenotípicas y genotípicas que permiten distinguirlas de otros trastornos neurodegenerativos (17,18).

Dentro de las características más frecuentes de las enfermedades poliglutamínicas están los trastornos oculomotores, que implican las alteraciones de los movimientos que garantizan el desplazamiento y el mantenimiento de la mirada. El desplazamiento incluye los movimientos oculares sacádicos y de persecución lenta y los reflejos optoquinéticos y vestibulocular. El estudio de los movimientos sacádicos son útiles para evaluar diferentes funciones cerebrales ya bien si estos son normales o patológicos (17).

En las SCA 1, 2, 3, 6, 7 y 17 su variabilidad se explica por el largo de las repeticiones del triplete CAG. Pacientes con alelos cortos presentan un comienzo más tardío de la enfermedad, mientras que los que tengan alelos largos empezará más tempranamente. A medida que se incrementa el número de repeticiones CAG de generación en generación se manifestará una tendencia a un comienzo precoz en las subsiguientes generaciones, es lo que se conoce como fenómeno de anticipación genética. Como promedio la SCA 1 y SCA 2 comienzan su debut de la ataxia entre los 30 y 40 años de edad y la SCA 6 entre los 50 y 60 años. Como promedio los pacientes se verán relegados a una silla de ruedas después de los 15 años de evolución y la muerte a los 20-25 años del comienzo de la ataxia. A pesar de que varias SCA están asociadas a fenotipos característicos existe una gran superposición en el cuadro clínico de las mismas, dificultando el diagnóstico clínico, solo la SCA 7 que muestra una característica degeneración retiniana puede ser reconocida (19).

Los movimientos oculares sacádicos o sacudidas oculares permiten el cambio rápido y preciso de la atención a un objeto en la escena visual a otro sin que se perturbe la agudeza visual. Los déficits de la supresión e iniciación de las sácadas pueden ser explicados por los cambios neurodegenerativos que ocurren en la corteza frontal y en los ganglios basales. Se evalúan por medio de la electroculografía (17).

Las alteraciones de los movimientos oculares sacádicos están entre las manifestaciones fenotípicas más comunes de los pacientes con enfermedades poliglutamínicas. Incluyen déficits en la iniciación, la velocidad y la precisión de estos movimientos, como resultado de la marcada vulnerabilidad del sistema sacádico a las expansiones poliglutamínicas. El tipo de alteración sacádica y su grado de severidad difiere entre las diferentes SCA en correspondencia con el patrón neuropatológico de cada una de ellas, lo que pudiera facilitar el diagnóstico topológico y diferencial de las mismas. Muchas de las alteraciones sacádicas anteceden a las manifestaciones clínicas típicas de las enfermedades poliglutamínicas y pudieran ser empleadas como biomarcadores preclínicos para detectar los estados iniciales del proceso neurodegenerativo y en descendientes asintomáticos (17).

Los movimientos oculares sacádicos tienen características especiales en algunas SCA como, por ejemplo, en la SCA1 sácadas hipermétricas, en estadios avanzados hay severa oftalmoparesia; SCA2 disminución de la velocidad sacádica; SCA3 dismetría sacádica, presencia de sácadas hipermétricas en los estadios iníciales; SCA6 sácadas dismétricas, tanto hiper como hipométricas en cualquier estadio y en la SCA17 sácadas hipométricas y velocidad normal por electrooculografia (17).

Inferimos que en un paciente que acuda a consulta de oftalmología con alteraciones en los movimientos sacádicos representaría un potencial diagnóstico precoz de una SCA.

Características clínicas y moleculares de las poliglutamínicas SCA 1, 2, 3, 6, 7 y DPRLA (Poli-Q):



Ataxia Espinocerebelosa tipo 1 (SCA1).

La SCA 1, con el número de entrada #164400 en la base de datos OMIM, fue la primera SCA en que se determinaron sus bases moleculares. Según los trabajos de Orr y cols. (1993), Volz y cols. (1994), Banfi y cols. (1994) en el gen identificado como ataxin-1 (ATXN1, 601556), cromosoma 6p22.3 encontraron expansiones del trinucleótido CAG del ADN genómico y en la transcripción del ARN. Se comprobó que estas repeticiones anómalas del CAG estaba presente en los afectados de SCA 1. Zuhlke y cols. (2002) encuentran que el fenotipo completo de la SCA1 se encuentra en pacientes con 41-43 tripletes de CAG (4).

Presentan ataxia de extremidades y marcha, nistagmus, disartria cerebelosa, signos piramidales, polineuropatía; en etapas tardías oftalmoplegía, signos extrapiramidales (inexpresividad facial, rigidez, corea, distonía) y afectación bulbar (atrofia lingual, fasciculaciones faciales), incontinencia urinaria (afectación de núcleo de Onuf) (5).

Ataxia Espinocerebelosa tipo 2 (SCA2).

Presenta un síndrome cerebeloso con alteraciones de los movimientos sacádicos oculares y alteraciones de los reflejos osteotendinosos. Fenotipo parecido a la SCA 1, pero el nistagmo no suele verse por las sácadas muy lentas, oftalmoplegía precoz, signos piramidales menos frecuentes, afectación más precoz de nervios periféricos (amiotrofia, arreflexia y fasciculaciones), mayor frecuencia de mioclonias y temblor postural, aparición tardía de demencia (4,5).

Se inicia entre la tercera y cuarta década de la vida y progresa más rápidamente cuando comienza antes de los 20 años. Se ha reportado la aparición de demencia. Su diagnóstico es molecular, porque sus rasgos clínicos no permiten una definición cierta (1).

En 12q23-24 se encontró en 1996 una secuencia génica, gen ATXN2, que codifica la proteína ataxina-2 que sintetizada de forma expandida adquiere una conformación anormal resultando en la agregación de inclusiones citoplasmáticas que en la célula conducen a la muerte celular y a la neurodegeneración, por medio de una alteración genética que provoca la expansión del número de repeticiones del trinucleótido CAG de hasta 32 y 77 unidades. Los alelos expandidos entre 32 y 34 repeticiones tendrán una penetrancia reducida, por lo que no todos los portadores presentan signos de la enfermedad. Se ha informado de hasta 200 repeticiones del mismo (1).

Entrada en el OMIM de la SCA2 #183090, gen ATXN 2, MIM #601517 (4).

Ataxia Espinocerebelosa tipo 3/ Enfermedad de Machado-Joseph (SCA3/MJD).

Nombre que proviene de las dos familias descritas de esta enfermedad. Es la ataxia autosómico dominante más común en el mundo. En Cuba representa la segunda forma más frecuente de ataxia espinocerebelosa, mostrando una distribución diferente a la SCA 2, localizada esta última principalmente en la provincia de Holguín (1,20).

Presenta ataxia de extremidades y marcha, neuropatía periférica, amiotrofia, espasticidad, rigidez-acinesia, distonía, oftalmoplegía supranuclear, ojos saltones, afectación bulbar (disfagia, atrofia lingual, fasciculaciones faciales) y alteración de la sensibilidad propioceptiva. Existen 4 subtipos fenotípicos: tipo 1 (edad precoz, curso agresivo, síndrome rígido-espástico con bradicinesia y distonía); tipo 2 (ataxia espástica); tipo 3 (comienzo tardío, ataxia leve con neuropatía periférica y amiotrofia severas) y tipo 4 con predominio de parkinsonismo y respuesta a levodopa (1,5).

Kawaguchi et al (1994) hallaron que en el gen ATXN3 (607047) de localización en 14q32.1 las repeticiones normales de CAG en individuos normales eran de 13 a 36, mientras que en sujetos afectados de SCA3 (fenotipo 109150) dichas expansiones se encuentran entre 68 a 79 (4).

El gen ATXN3 está localizado en el cromosoma 14q32.1 (3) y codifica para la proteína ataxina 3. El rango de los alelos normales tiene de 11- 44 repeticiones de CAG y el rango patológico con una penetrancia completa es de 61 hasta 87 CAGs. En sujetos portadores de la mutación con mayor de 52 repeticiones de CAG puede ser observada una variedad clínica (4).




Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad