Artículos en español volumen 1


Carta Abierta a Su Santidad el Dalai Lama. 17 de marzo de 2001



Descargar 1.26 Mb.
Página41/48
Fecha de conversión10.12.2017
Tamaño1.26 Mb.
Vistas1859
Descargas1
1   ...   37   38   39   40   41   42   43   44   ...   48

Carta Abierta a Su Santidad el Dalai Lama. 17 de marzo de 2001


Kathmandú, marzo 17 de 2001

Su Santidad:

Una conferencia internacional Karma Kagyu tuvo lugar en Kathmandú, Nepal, el 16 y 17 de marzo de 2001. A esta conferencia asistieron representantes de más de 500 monasterios y centros del linaje Karma Kagyu en el mundo. La conferencia se citó con el objetivo expreso de analizar la presente crisis al interior del linaje Karma Kagyu. Se aprobó una resolución unánime para dejar en claro la determinación de nuestra escuela de rechazar cualquier interferencia externa a la escuela Karma Kagyu en lo que tiene que ver con el proceso de reconocimiento y entronización de los Karmapas y proteger la auténtica transmisión del Linaje Karma Kagyu.

En el corazón de la existencia del Linaje Karma Kagyu yace su derecho fundamental de reconocer al Karmapa, el líder espiritual del linaje. Esto debe hacerse de acuerdo con la genuina costumbre espiritual Karma Kagyu y sin interferencias externas al linaje. Tradicionalmente, los Karmapas de la Corona Negra y los Karmapas de la Corona Roja han reconocido y entronizado sus reencarnaciones.

La historia muestra que la presente crisis está enraizada en el pasado. Por siglos, el Linaje Gelugpa de los Dalai Lamas y el Linaje Karma Kagyu de los Gywalwa Karmapas han estado trabados en una lucha. El conflicto comenzó en el siglo XV, en la época del Séptimo Karmapa y el Cuarto Shamarpa. Esto coincidió con un período en el cual el gobierno del Tíbet era controlado por los Kagyupas. Las hostilidades alcanzaron su punto máximo en 1638 cuando el Dalai Lama invitó al ejército mongol, dirigido por Goshir Khan, a que invadiera el Tíbet. La alianza entre los Gelugpa y los mongoles fue responsable de la muerte por decapitación de virtualmente todos los abads de mil monasterios Karma Kagyu. Todos estos monasterios fueron convertidos por la fuerza a la orden Gelugpa. El campamento del Décimo Karmapa fue atacado y más de siete mil monjes fueron sacrificados. Sólo Karmapa y su asistente lograron escapar. Al Karmapa se le obligó a permanecer en el exilio durante los siguientes cuarenta años. Dos siglos después, la batalla escaló más peldaños en el período de regencia entre el Séptimo y el Octavo Dalai Lama. Tenpai Goenpo, un ministro Gelugpa, aprovechó la oportunidad para apartar a Shamar Rinpoche en forma permanente de la escena religiosa en Tíbet. Pese a haber mediado en la guerra entre Nepal y Tíbet-China, el Emperador Ching de China lo declaró traidor y todos sus monasterios fueron convertidos por la fuerza a la orden Gelugpa. Se proclamó un edicto prohibiendo las futuras reencarnaciones de Shamar Rinpoche.

En 1959 tuvo lugar la invasión de Tíbet por parte de los comunistas. Desafortunadamente, parece que la destrucción del Tíbet no fue un desastre lo suficientemente grande como para suavizar la antigua e injustificada agresión de la Escuela Gelugpa hacia el Karmapa y su Orden Karma Kagyu. En 1961, el gobierno tibetano en el exilio propuso fundir las cuatro escuelas en un solo cuerpo religioso encabezado por Su Santidad. Esta política causó enorme sufrimiento espiritual a gran parte de la comunidad tibetana en el exilio. Unidos por la autoridad del Karmapa, trece asentamientos tibetanos desafiaron el plan del gobierno en el exilio y, en consecuencia, el esquema se abandonó. Más tarde, en los 70, el Karmapa fue escarmentado por haber escogido defender la autonomía de los otros tres linajes. La agresiva atmósfera que se había fomentado en este período hizo que en los campos tibetanos en Ladakh se celebrara alegremente la muerte del Decimosexto Karmapa en 1981. Este doloroso incidente hizo que la desconfianza entre las dos escuelas se hiciera aún mayor. Incluso antes de que el Decimosexto Karmapa muriera, miembros del círculo de Su Santidad se acercaron a altos lamas Kagyu con una oferta de colaboración para buscar y reconocer al Decimoséptimo Karmapa. En trabajo conjunto con este grupo de traidores Kagyu, Su Santidad pudo dividir nuestra escuela por primera vez en la historia. Este esquema trajo como consecuencia la entronización de un falso Karmapa en China.

En 1992 y 1993 Su Santidad avaló en forma deliberada las erróneas reclamaciones y acciones de este grupo de corruptos lamas Kagyu. Esta interferencia es absolutamente inaceptable para la escuela Karma Kagyu. En julio de 2000, la intromisión de Su Santidad en el asunto fue todavía mayor. Su Santidad le informó por escrito a Su Santidad Shamar Rinpoche que incluso si se hallara una carta de predicción auténtica, no cejaría en su empeño de insistir en que Urgyen Trinley es el Karmapa que debe sustentar el trono. Al hacer esto, Su Santidad privaría en restrospectiva al incuestionable Decimosexto Karmapa de su derecho a determinar su propia encarnación. Una reclamación tan ambiciosa como ésta va en contra de la tradición y prepara el escenario para una toma del linaje Karma Kagyu por parte de la escuela y el gobierno de Su Santidad. Hasta la interferencia de Su Santidad en 1992, ningún Dalai Lama había jugado papel alguno en el reconocimiento de un Karmapa genuino. Como Su Santidad bien lo sabe, la encarnación de Karmapa antecede a la del Dalai Lama por más de 300 años. No hay precedente histórico para la actual intromisión de Su Santidad.

Respetamos profundamente la lucha de Su Santidad por el bienestar y la libertad del pueblo tibetano. Por ello, le pedimos que aplique la misma buena voluntad en el caso de la controversia del Karmapa. Por la integridad de nuestro linaje, urgimos a Su Santidad para que amablemente se retire del conflicto interno de la escuela Karma Kagyu. Así mismo, le pedimos que apoye nuestra visión de que el mundo entero se beneficiará más si preservamos la amplia diversidad de nuestras cuatro escuelas, incluyendo la Karma Kagyu.

Sinceramente rogamos por la larga vida y salud de Su Santidad. De la manera más respetuosa,

Para todos y de todos los delegados de la Conferencia Karma Kagyu Internacional.

S.S. Luehrs

Presidente


Declaración de Lama Ole de febrero 18, 2000


Por: Lama Ole Nydahl

Estimados amigos que todavía tienen estómago para digerir los detalles de la controversia de los Karmapas después del libro de Tomek Lehnert: Bandidos en Hábitos.

Ustedes saben como son las cosas: las revelaciones nuevas e inesperadas primero nos llenan de sorpresa, especialmente cuando contradicen certezas establecidas. Entonces uno hace un esfuerzo por comprender por qué, de donde y con que motivación se hacen los argumentos.

Si la información es irrelevante, uno se puede relajar. Concluimos que aquellos interesados deben conocer tanto como nosotros sobre el tema, y sólo después de un tiempo los avances sospechosos en estas personas nuevas pueden realmente tener menos protección contra las grandes mentiras que contra las pequeñas. Puede entonces ser necesario probar hechos a otros, los cuales son totalmente evidentes para nuestro propio entendimiento.

Estos pasos pasaron a través de mi pantalla interna durante las últimas semanas que dediqué en Europa, Tailandia y Australia y me hicieron entrar en este foro vivo de Internet de modo de proveer algunas aclaratorias, las cuales parecen estar ausentes en el debate actual. No son mas que sentido común y espero que presenten al Budismo Tibetano en la luz idealista, lo cual seguramente merece. Por estar basados en observaciones de docenas de amigos, mi esposa y yo mismo mientras vivimos por años cerca de los campamentos de refugiados y monasterios desde finales de los sesenta, seguramente tendrán relevancia aquí.

Lo que nos perturba son algunos puntos que esperamos que inviten a reacciones de personas informadas. El principal y mas chocante es la repentina aseveración de la existencia de una riqueza gigantezca dentro del linaje Karma Kagyu. Valorar el monasterio de Rumtek en 1.2 billones de dólares, tal como ha circulado en la prensa, hacen ver a una noble transmisión de una sabiduría más allá de lo mundano como un Banco Suizo.

De ninguna manera esto puede ser cierto. Aunque no estoy consciente de las conexiones financieras de Tai Situpa Rinpoche, de cuyos campos parecen emanar las astronómicas evaluaciones, la escuela Kagyu oficial, consiste de un alto grado de monjes infectados con tuberculosis y miserablemente alimentados en casas agujereadas que son transportados en jeeps indios ancianos y temblorosos. Es una queja frecuente (compartida por monjes de las otras dos escuelas "antiguas") que el apoyo mundial para los tibetanos permanece en el gobierno Gelugpa en Dharamsala. Aunque los edificios del monasterio de Rumtek en Sikkim lucen impresionantes cuando están recién pintados, necesitan reparación constantemente, lo cual a menudo no sucede. Si la Karma Kagyu es la escuela mas rica, las demás deben estar realmente muriendo de hambre. A nuestro entender el dinero falta para causas tanto en oriente como en occidente y las reliquias que el 16to Karmapa tuvo la visión de enviar a India durante el vuelo en 1959 no alteran en nada ese cálculo. Tales objetos, por tener importantes transmisiones para el linaje, son en su esencia incalculables y nunca podrían ser vendidos. Sin embargo se les puede atribuir cualquier valor, pero un valor de 28 millones de dólares por el rubí en la parte superior de la corona negra ceremonial es seguramente poco realista.

Otro punto poco atractivo es el intento de politizar acciones gentiles por gente espontánea como el gran 16to Karmapa. El estaba muy lejos de esto. Por supuesto todos los refugiados tibetanos se mantenían unidos en los comienzos de los sesenta. Ello estaban deseosos de olvidarse de las antiguas querellas para darle un máximo apoyo al Dalai Lama, y su tendencia permaneció hasta que ocurrieron abusos por parte de la burocracia de Dharamsala. El que el Karmapa le pidiera al Dalai Lama la aceptación de Shamarpa fue una gentileza. Era algo que podía hacer, pero por estar fuera del control político del gobierno tibetano, esto no era algo que necesariamente tenía que hacer. Además era arriesgado: en un intento por controlar el resto de los linajes, hasta el día de hoy el gobierno en el exilio a menudo propone candidatos erróneos para sus mas altos puestos.

Aunque el ataque es a menudo la mejor defensa, y las biografías de los Tai Situ Rinpoches necesitan mucho de lo último, sigue siendo de mal gusto utilizar repentinamente cualquier argumento, que pueda ser utilizado en contra de Kunzig Shamarpa, además cuando es algo completamente especulativo e involucra una parcialización con aquellos que históricamente han suprimido a la escuela Kagyu. Durante 200 años los Karmapas protegieron a los Shamarpas y detrás de las amplias espaldas de sus jefes, los Situ y Gyaltsab Rinpoches hablaron vehementemente sobre la independencia Kagyu. Tal como esta claramente documentado en Bandidos en Hábitos muy poca agresividad ha sido mostrada por aquellos que respaldan al Karmapa Thaye Dorje. Excepto por insistir en un examen forense de la carta de predicción, presentada como evidencia para el reconocimiento de Urgyen Trinlay, y compartir nuestro gozo y alegría por el excelente desarrollo y éxito del 17mo Karmapa Thaye Dorje, (quien fue reconocido por K. Shamar Rinpoche de acuerdo a la tradición) ha habido un enfoque general en modernizar y continuar las incomparables meditaciones Kagyu.

Espero que esto sea de utilidad, ya que puede que no tenga el tiempo para escribir de nuevo muy pronto. Hay un excelente interés en nuestras enseñanzas, muchos pensadores libres y esto es un gozo.

Espero verlos pronto

De ustedes

Lama Ole



Compartir con tus amigos:
1   ...   37   38   39   40   41   42   43   44   ...   48


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos