Arqueología 2ª parte



Descargar 0.72 Mb.
Página4/12
Fecha de conversión06.11.2018
Tamaño0.72 Mb.
Vistas47
Descargas0
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12
Catálogo:

Economía

En Ampurias se ha encontrado una buena representación del amplio utillaje agrícola empleado: laya, arado tirado por animales, legones, rastrillos, alcatanas y hoces. Se cultivaba el trigo, la cebada, y se puede suponer una importante producción de vino y el aprovechamiento de la lana.

Los bosques pirenaicos permitieron mantener una industria naviera y transportar la madera por vía fluvial (Ter y Fluviá). Al igual que en el área de influencia fenicia, las industrias pesqueras y de salazones tuvieron gran importancia. A partir del s.IV a.C. el comercio griego se amplía extraordinariamente. A su vez, las exportaciones de las factorías peninsulares aumentaron y se concentraron en el vino, aceite, trigo, tejidos y otros productos de origen indígena.

Cerámica

Abundantes los vasos griegos, algunos con cronologías muy antiguas, desde el vaso protocorintio hasta cerámicas de tipo campaniense. La cerámica más numerosa es la de la segunda mitad del s.IV a.C., de figuras negras sobre rojo, destacando los lekytos, vasos funerarios. A las cerámicas áticas siguen las campanienses.



Poblados

La ciudad más importante, Ampurias, muestra un trazado de tipo hipodámico, un rectángulo delimitado por una muralla ciclópea no anterior al s.VI a.C. Sin embargo hay algunos restos de la Paleópolis o ciudad antigua: fragmentos de muralla griega, un relieve con dos esfinges tipo arcaico y fragmentos de cerámicas. Los restos de la Neápolis corresponden a época helenística y romana, etapas en las que la ciudad adquiere su mayor potencia económica y política, puesto que está aliada con Roma.



Metal

Entre las esculturas de bronce destacan el “Arquero de Luchmayor” y el “Centauro de Rollos”, ambos fechados en el s.VI a.C. Entre los objetos de adorno destaca la “Diadema de Jávea”.



Escultura y objetos votivos

Se puede apreciar la influencia del arte griego arcaico en algunas obras de origen indígena: las esfinges de piedra de Agost y la de Haches (Guadalajara). También hay esculturas en mármol que son posiblemente productos de importación, o al menos obra de artistas extranjeros en talleres locales. Destaca el “Ascklepios” de Ampurias y la Cabeza de Afrodita.



Numismática

Las monedas son el mejor testimonio de la actividad comercial griega. Se acuñaron monedas de plata en la Ceca ampuritana, aunque también en Rhode se acuñaron dracmas desde finales del s.IV a.C. Las monedas de ambas ciudades fueron imitadas en otros asentamientos indígenas a partir del s.III a.C.

Las monedas de Ampurias suelen llevar la cabeza de la ninfa Arethusa, rodeada de delfines en el anverso; en el reverso aparece Pegaso, cuya cabeza es a veces sustituida por la figura humana. La acuñación de Rhode presenta en el anverso una rosa como emblema de la ciudad y en el reverso aparece la cabeza de Arethusa.

TEMA 23

la ii edad del hierro: el área ibérica

A partir del s.VI y V a.C. coincidiendo con la II Edad del Hierro, se distinguen en la Península Ibérica una serie de culturas. En estos pueblos denominados prerromanos, existe una clara dualidad:

- zonas mediterráneas ocupadas por la Cultura Ibérica con influencia de los pueblos colonizadores fenicios, griegos y posteriormente púnicos y romanos.

- zonas interiores y regiones atlánticas, con un carácter más arcaizante, donde sufrieron la influencia de los elementos célticos o hallstáticos, relacionados con los Campos de Urnas peninsulares (Cultura Miraveche/Cogotas II).



  • cultura castreña (noroeste)




La Cultura Ibérica es, sin duda alguna, una de las más llamativas de la Edad del Hierro peninsular. Su época de esplendor será de finales de s.V al III a.C. El final de este período estará marcado por una crisis: se abandonan o destruyen los poblados y, sobre todo, las importaciones de cerámica griega desaparecen. En la fase tardía, s.III-I a.C. se produce un nuevo auge de la Cultura Ibérica: se incrementa el comercio y las relaciones interregionales.




Ambito geográfico: Fachada mediterránea, desde el Languedoc hasta Andalucía occidental, con importantes penetraciones hacia el interior peninsular.

La cultura ibérica es el resultado de la integración de dos elementos principales: el substrato indígena y el impacto que sobre éste producen los pueblos colonizadores, fenicios, griegos y más tarde, púnicos y romanos. Otro factor de importancia en la etapa de formación del mundo ibérico fue la cultura tartésica, ya que transmitió a las zonas geográficas próximas aspectos de su cultura impregnada de elementos orientalizantes que había asimilado de los pueblos del Mediterráneo con los que había mantenido contactos. Por tanto, esta área se halla constituida por un mosaico de pueblos que nunca constituyeron una unidad organizada, ni política ni socialmente, pese a que entre ellos existan manifestaciones culturales similares. En Cataluña, la influencia de los colonizadores, sobre un sustrato cultural de los Campos de Urnas fue más reducida, por lo que la iberización será más tardía.






Sociedad: Su organización social estaba basada en un complejo sistema de tribus. La sociedad estaba claramente jerarquizada, cuyo sistema va desde la monarquía hasta sistemas de tipo senatorial con magistrados o jefaturas militares. Ello se refleja en las tumbas, los santuarios y los núcleos urbanos.

Esta sociedad estaría estructurada por élites dirigentes-nobleza aristocrática con un fuerte poder militar y económico que podrían gobernar una o más ciudades (oppida) y el grupo de los guerreros. Los grupos medios estarían representados por los mercaderes y artesanos especializados. Los agricultores, ganaderos y mineros podrían tener la condición de siervos y los esclavos como botín de guerra, formarían los grupos inferiores.

La mujer debió tener un cierto status social documentado por algunos ajuares funerarios, y participar como sacerdotisa, además de reforzar alianzas políticas, ya que Anibal o Viriato se desposaron con mujeres de alta posición social.





Hábitat: Uno de los rasgos que caracterizan al mundo ibérico es la existencia de la ciudad como núcleo básico de la organización interna. La distribución de asentamientos se realiza de acuerdo con las posibilidades económicas que presenta el territorio: sitios de fácil defensa que permiten el control del territorio o paso importante de comunicaciones.

. Pequeños asentamientos rurales en zonas llanas y ladera que carecen de fortificación

. Recintos fortificados o Atalaya. Asentamiento con fortificaciones, generalmente con torre de vigilancia, emplazado en lugares altos y de difícil acceso, con gran visibilidad y valor estratégico (aparece a partir del s.III a.C.).

. Los grandes poblados u oppida. Centros que controlan toda una región y se encargan de comercializar el mineral. Emplazado en lugares altos y protegidos con fuertes sistemas defensivos. Diversidad en su extensión (Cástulo, Porcuna, Puig de Alcoy). Urbanismo regular organizado en torno a una calle principal, a cuyos lados se abren las viviendas.

La organización de los poblados es compleja con cierta zonificación: las instalaciones molestas se localizan cerca de las murallas y las casas de finalidad residencial, representativa o comercial se sitúan en la manzana central. Todo el poblado está rodeado de una muralla realizada con muros ciclópeos o con parámetros verticales de piedra y el interior relleno de tierra, reforzada con sólidos torreones de gran variedad.

Las casas tenían planta rectangular y estaban construidas con muros a base de tapial o de adobe y cimientos de piedra. En ocasiones, la pared estaba reforzada con postes de madera que sujetaban la techumbre construida de paja o ramajes y barro. El pavimento era de tierra apisonada, cal, adobe o losas de piedra. Normalmente eran de una sola planta, aunque en ocasiones aparece un segundo piso al que se accedía por una escalera exterior de piedra. El número de habitaciones es variable, siendo el más generalizado de dos. También se han encontrado instalaciones industriales o pequeñas factorías unifamiliares dentro de las casas, como hornos de pan y fundiciones.






Economía: Mixta, agrícola (olivo y vid) y ganadera, practicándose también la pesca en las zonas costeras. La caza servía como complemento. Industria textil y desarrollo del comercio interior y exterior. Importante actividad minera: abundancia de oro y plata. Aparición de moneda introducida por los griegos.

Santuarios y Templos: La religión de los íberos es de ritos naturalistas en torno a la fecundidad y a la vida, común a todos los pueblos mediterráneos. Los santuarios o lugares sagrados se ubican en emplazamientos naturales: cuevas, abrigos rocosos y espacios abiertos relacionados con el agua. En algunos de ellos se han localizado restos arquitectónicos con características de templos orientales. Allí se han localizado numerosos exvotos u ofrendas (piedra, bronce o cerámica), tanto de figuras humanas (hombres o mujeres, solos o en pareja) como de animales. Las figuras humanas suelen tener dos tipos de actitudes: oferente, llevando entre sus manos algún objeto u orante.

Necrópolis: Testimonian un fuerte sentimiento religioso además de reflejar el status social del difunto. Se ubican fuera de los poblados, a veces, en colinas y otras, en zonas llanas.

Son enterramientos de incineración (tradición centroeuropea Campos de Urnas). Parece que existieron dos tipos:

. El primero de ellos consiste en que después de quemar al difunto vestido, se depositan en el mismo lugar de la cremación las ofrendas y elementos de ajuar (“bustum”), realizándose sobre los restos de la pira la estructura funeraria (Pozo Moro, Medellín, Puente del Obispo).

. consiste en quemar el cadáver vestido en un lugar concreto (“ustrinum”), ya sea individual o colectivo, para después transportar los restos a un recipiente (urna, crátera o caja hecha en cerámica) e introducir éste último en el interior de la tumba que se ha construido cerca del lugar de la cremación. Las formas más comunes de urnas son: forma de copa y tapadera, sin ningún tipo de decoración o con forma de caja con patas terminadas en garras de animal y tapadera con algún tipo de decoración animalística. Son frecuentes las cráteras griegas pintadas utilizadas como urnas.

Diversas ceremonias se celebraban durante o después de la cremación: banquetes con vino, sacrificios de animales y juegos funerarios en honor del difunto. En el Cigarralejo se han detectado dos ritos: uno destructivo en el que los materiales del ajuar se rompían y otro en el que los objetos se introducían intactos en la tumba. Aparecen una serie de objetos rituales (pebeteros para quemar perfumes y braserillos y jarros de bronce, posiblemente relacionados con ceremonias de purificación).

. Las sepulturas más sencillas (orientación este-oeste) consisten en hoyos o loculi excavados en la tierra, de forma oval, con o sin urna funeraria. En el interior o alrededor se disponía el ajuar funerario (cerámica, fíbulas, armas, placas de cinturón), probablemente con una ordenación ritual de los objetos y una jerarquización muy marcada. Para tapar la fosa y señalizar el lugar de la tumba, los íberos utilizan túmulos de dimensiones variables.

Junto con este tipo de enterramiento hay otros más elaborados, utilizados por clases sociales más elevadas. Son un tipo de enterramiento monumental asociado a ajuares funerarios de gran riqueza.

. Monumentos Turriformes (Pozo Moro, Albacete). Uno de los más antiguos (s.VI a.C.).

El origen de la estructura hay que situarlo en el “bustum” donde se quemó a un varón de 50-55 años, junto al que aparecieron restos de objetos de oro, plata, bronce, hierro y varias piezas de cerámica ática. Sobre ese “bustum” se edificó una torre cuadrada, con basamento de sillares de piedra arenisca local, asentada sobre un podio de tres escalones. En sus esquinas se situaron sendos leones tumbados, guardianes del edificio. La parte superior se decoró con bajorrelieves de tipo orientalizante que representan escenas de un mundo mítico infernal y funerario, con divinidades, sacrificios, banquetes, guerreros. El edificio se remata con diversas molduras y una cornisa con forma de gola egipcia. Sobre este tercer nivel iría el remate del monumento que no se ha conservado, pero que sería de forma piramidal al igual que los monumentos hallados en el mundo fenicio. El monumento se rodeó de un pavimento de guijarros con planta de lingote chipriota y se cercó con un pequeño murete de adobe.

. Pilares estela. Perduran hasta el s.III d.C. Están formados por varios cuerpos, siendo el principal un pilar de forma cuadrada que se apoya sobre una base escalonada. Sobre dicho pilar va un capitel que a su vez sirve de base para el remate de esta estructura, que es siempre una escultura de un animal (esfinge, león, toro).

. Tumbas de cámara. Son estructuras funerarias vinculadas a las antiguas cámaras de los fenicios. Hay dos tipos:

. Toya, de planta cuadrada, con tres naves longitudinales, pero con los dos laterales subdivididos con pequeños muretes, con bancos corridos en sus paredes laterales y hornacinas en las paredes para las urnas cinerarias.

. Galera, se caracteriza por presentar una cámara funeraria de planta cuadrada, precedida de un dromos o pasillo. El sistema de cubierta y señalización es un gran túmulo.

. Urnas cinerarias en escultura. Las más conocidas son las Damas de Elche y Baza.

. Dama de Elche. Su hallazgo fue casual. Fechada en el s.IV a.C. Realizada en piedra caliza, conserva restos de policromía (rojo, azul y blanco). Ricamente ornamentada con collares con elementos colgantes y enormes pendientes. Quizá lo más característico de la misma sea su gorro puntiagudo, las tres filas de botones que forman una diadema sobre la frente y las dos grandes ruedas a ambos lados de la cara que encerraban las trenzas del cabello enrolladas en espiral. Influencia de la escultura griega. Tras el conocimiento de la Dama de Baza los expertos opinan que no se trataba de un busto sino también de una estatua sedente de tamaño natural y con la misma función de servir de cista funeraria.

. Dama de Baza. Estatua femenina sedente, tallada en piedra local, que aparece estucada y pintada en toda su superficie y que va tocada con un manto que le cubre la cabeza y cae sobre los hombros hasta los pies, fechada en el s.IV a.C. Presenta una oquedad en un lateral del trono, donde se encontraron restos de cenizas, lo que llevo a explicarla como urna cineraria de carácter monumental y tipo escultórico. Se caracteriza además porque en una de las dos manos lleva una figura de un pájaro, aparece con los pies apoyados sobre un pequeño cojín y el trono se caracteriza por tener los laterales diseñados a modo de alas de esfinges y patas rematadas en garras de león. A su lado apareció un rico ajuar compuesto por diversas formas cerámicas típicas del mundo ibérico, acompañadas de diversas armas y objetos de la vida cotidiana.



Escultura. Su finalidad básica es funeraria o religiosa, encontrándose en santuarios y necrópolis. Realizadas en caliza, blanda y fácil de tallar (cincel, la gubia, el puntero, y excepcionalmente el taladro). El trabajo se remata con el pulido de la superficie o con el estuco y la pintura de la pieza. La temática es zoomorfa y antropomorfa, esculpida en bulto redondo y en relieve. No existe un canon fijo pero se observa rigidez y frontalidad, así como minuciosidad en el detalle.

. Epoca Arcaica. s.VI-V a.C. Temática zoomorfa real (leones y toros) o fantástica (esfinges, grifos) más que humana. Se aprecia influencia arte oriental y del ámbito foceo (Conjunto de Porcuna, Bicha de Balazote). Se les atribuye carácter sagrado como protectores del hombre, tanto de los vivos, como de los difuntos.

. Fase plena o período clásico. A partir del s.V hasta el s.III a.C. Coincide con la consolidación del poder aristocrático que se manifiesta en las grandes tumbas principescas. Piezas relacionadas con el mundo foceo (griego) y por una gran producción indígena. Dama de Elche y Dama de Baza. Figuras o exvotos ricamente ataviadas procedentes de las necrópolis de Llano de la Consolación; la Gran Dama Oferente del Santuario de Cerro de los Santos y exvotos de équidos (Cigarralejo).

. Baja Epoca (s.III-I a.C.) con clara influencia romana. Destacan las figuras y relieves de Osuna. Realizados en sillares de piedra seguramente pertenecientes a la ornamentación de estructuras funerarias o de culto. Representan procesiones, desfiles, combates de guerreros, acrobacias, etc.



Cerámica: Alcanzó gran desarrollo por la introducción del torno rápido y de los hornos oxidantes. Toma elementos de Centroeuropa (tipo de pasta) y Mediterráneo (formas). Predominan las pastas de color castaño, rojizo, marrón, así como las grises y con decoración en tonos oscuros (ocres, negros y rojo-vinoso). Las formas de la cerámica ibérica son muy variadas: unas derivan de prototipos exteriores como las ánforas de tradición fenicia y púnica, o las cráteras y copas del mundo griego; otras son propiamente ibéricas: recipientes bicónicos, toneletes, kálatos o “sombrero de copa”, etc. La cerámica ibérica se suele dividir en cuatro tipos:

. Cerámica con decoración geométrica. s.VI-V a.C. Zona Andaluza o meridional. Pervive con la cerámica romana. Influencia fenicia. Decoración geométrica sencilla monócroma de bandas horizontales, círculos concéntricos, semicírculos, series de líneas curvas, etc. También existe cerámica polícroma con temas vegetales estilizados y animales (influencia oriental).

. Cerámica Elche-Archena o Simbólica. Finales del s.III hasta finales s.I a.C. Aparece en Levante y se extiende por todas las zonas del mundo ibérico. Motivos zoomorfos (lobos, pájaros) y vegetales entremezclados que rellenan la totalidad del espacio aunque no forman conjuntos. A veces, aparece la figura humana (guerreros en distintas actitudes de combate).

. Cerámica Oliva-Liria o Narrativa. s.III-II a.C. hasta época romana. Decoración de temática zoomorfa y antropomorfa. Colores oscuros y en muchos casos las figuras están rellenadas con color negro. Hay conjuntos que narran escenas diarias de los poblados (danzas, caza y guerra). Las figuras son de menor tamaño que las del estilo simbólico.

. Cerámica Azaila. s.II a.C. hasta época romana. Se caracteriza por piezas de gran tamaño, pintadas de color pardo sobre un fondo blanco, con motivos vegetales esquemáticos y figuras de animales (aves). A veces aparecen guerreros a caballo formando escenas en donde predominan las siluetas. Abundan las tapaderas de urnas con motivos concéntricos y los pebeteros pintados.


Metalistería. El bronce alcanzó un gran desarrollo, siendo frecuentes los braseros, fíbulas, (anulares hispánicas, con apéndice, etc.), broches de cinturón, etc. Algunas piezas se realizaron en hierro. Suelen estar decorados mediante incisiones o troquelados, y algunas piezas se realizan en damasquinado de plata.

Lo más característico son unas pequeñas estatuillas de bronce fabricadas a molde por el procedimiento de la cera perdida y retocadas después y macizas. Aparecen tanto figuras masculinas como femeninas, vestidas o desnudas, de pie, con los brazos abiertos o en posición orante u oferente. A veces los hombres llevan armas y se conoce también alguna figura de jinete. Aparecen por lo general en los santuarios. El tamaño oscila entre 10-20cm. La cronología de estas piezas abarca desde el s.VI a.C. hasta el s.III a.C.



Orbefrería. Se observa un uso y afición por las joyas. En los elementos de oro, las técnicas empleadas fueron el repujado, filigrana y granulado (Tesoro de Jávea), que evidencian tipos e iconografía de origen griego. Igualmente sobresalen las vajillas de plata con vasos y páteras de finalidad ritual.

Armas: Cascos de cuero o de metal con penacho y cimera (distinción de linaje); corazas metálicas; etc. Aparecen también escudos, diferenciando a) caetra: pequeño y circular y b) el scutum: de forma oblonga, de mayor tamaño y de influencia celta. Entre el armamento ofensivo destaca la honda, hachas de doble filo, lanza larga de hierro con agudo filo (soliferreum) y la falcata o sable grueso, de hoja curva y acanaladuras longitudinales, realizada de una sola pieza, con filo cortante y empuñadura en forma de cabeza de ave, caballo y decoradas con damasquinados en cobre y plata.

Escritura: Dificultades de desciframiento. Parece proceder en su mayoría del alfabeto fenicio. Desarrollada con fines económicos y religiosos.


TEMA 24

la ii edad del hierro: el área CELTIbérica, LA MESETA Y EL NOROESTE
El término "celtíbero" aparece mencionado por primera vez en las fuentes escritas grecolatinas, que hacen referencia al mestizaje de dos etnias peninsulares: los íberos y los celtas. Actualmente no tiene ningún sentido esta explicación simplista referida al origen de esta cultura de tan compleja y original personalidad.

La acepción de celtibérico habría que entenderla en términos más amplios como un proceso de aculturación, que desde el área ibérica afecta a la población de los pueblos llamados habitualmente célticos.

El área celtibérica ocupa: Guadalajara, Soria, La Rioja, oeste de Zaragoza y Teruel, con posibles extensiones hacia la zona de Cuenca, Madrid, Toledo, Valladolid y Segovia.

Diversas etnias ocupan este territorio (arevacos, vacceos) aunque se pueden distinguir dos áreas: Celtiberia Citerior (valle medio del Ebro) y Celtiberia Ulterior (meseta oriental). Ambas zonas constituirían el área nuclear en la génesis de la cultura celtibérica, y para su estudio es esencial tener en cuenta la importancia del sustrato indígena durante el Bronce Final y I Edad del Hierro.

La Cultura celtibérica presenta varios componentes:

. Sustrato indígena Cogotas I: rito inhumación, lugares de culto en zonas abiertas y cerámicas decoradas incisas, excisas y boquique.

. Campos de Urnas, con una penetración desde el NE y Valle del Ebro. Rito de incineración para los enterramientos. Introducción del hierro y aspectos urbanos como son las casas adosadas a los muros defensivos, procesos de jerarquización social.

. Corrientes meridionales y mediterráneas recibidas a través de Tartessos que, al ser heredados por el mundo ibérico éste lo transmite en sus contactos con el interior. Ideas urbanísticas (edificios monumentales); cerámicas (cerámica pintada con escenas); técnicas de orfebrería, escritura o moneda.




Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2017
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos