Actividad 1



Descargar 198.63 Kb.
Página5/5
Fecha de conversión16.12.2018
Tamaño198.63 Kb.
Vistas20
Descargas0
1   2   3   4   5
Catálogo: 2018
2018 -> Compartir desafíOS, integrar soluciones
2018 -> Carta Universidad Miguel Hernandez
2018 -> Este programa es para ti si
2018 -> Docente: Dra. Anna Gassol (Analista didacta sepa,iaap). Lugar
2018 -> Los tipos psicológicos. Docente: Rosario Hernando (sepa, feap,iaap). Lugar
2018 -> Jose juan chaparro velasco
2018 -> G jung docente: Carles Ventura (sepa, feap,iaap). Lugar

Síndrome de Estocolmo.


El Síndrome de Estocolmo es un trastorno mental relativamente frecuente en las personas que han sido víctimas de un secuestro. Muestran algún tipo de sentimiento positivo hacia sus captores.

Archivos policiales internacionales muestran que alrededor del 27% de las víctimas de secuestros presentan este desorden.

El Síndrome de Estocolmo también se aplica en casos como abuso infantil, violación o maltrato. No es un trastorno que se viva de forma angustiosa, pero llama mucho la atención porque resulta difícil de entender.

Muchos de los profesionales que tratan con este tipo de víctimas diagnostican a estos pacientes de algunos trastornos como Trastorno de Estrés agudo o Trastorno de estrés postraumático (TEPT) cuando los evalúan.

El tratamiento utilizado es el mismo que el que se utiliza para el tratamiento del TEPT, combinando la farmacoterapia con la psicoterapia.

Obviamente, el tratamiento debe adaptarse a las características de la víctima. Si ésta presenta inseguridad y baja autoestima, se trabajará para mejorar su seguridad personal, la dependencia emocional y trabajar la reacción que presenta y las creencias e ideas que subyacen a ello.


Síndrome de Lima.


El Síndrome de Lima es, justamente, un trastorno opuesto al Síndrome de Estocolmo. En este caso, los secuestradores muestran simpatía hacia su rehén.

Este trastorno fue acuñado después de un incidente que ocurrió en la capital de Perú en 1996. El MRTA secuestró a centenares de políticos, diplomáticos y militares en la embajada japonesa en Lima. Horas después, los secuestradores fueron empatizando con los rehenes, y paulatinamente fueron liberándolos. 



El tratamiento existente para este síndrome es una combinación de tratamiento farmacológico, ayuda psicológica y ayuda psiquiátrica.

Trastorno Obsesivo Compulsivo.

El Trastorno Obsesivo Compulsivo es un desorden ansioso caracterizado por recurrentes pensamientos que producen miedo, desasosiego, preocupación, conductas compulsivas, etc.

Algunos de los síntomas del TOC son las comprobaciones compulsivas, lavar o limpiar excesivamente, pensamientos religiosos, rituales nerviosos tales como abrir las puertas un número determinado de veces antes de entrar en la habitación, o aversiones irracionales a cifras determinadas.

Hay dos tratamientos que se han mostrado eficaces en el trastorno obsesivo compulsivo: el farmacológico y la terapia cognitivo conductual.

Se basa en la utilización de antidepresivos ya sean los clásicos triciclícos o los más modernos inhibidores de la recaptación de la serotonina. Estos últimos tienen una eficacia de mejora en el 40 al 60% de los pacientes y con unos efectos secundarios que son, generalmente, asumibles.

Además del tratamiento farmacológico el tratamiento cognitivo conductual, que es compatible con él, ha demostrado una eficacia similar o superior y con menor índice de recaídas.

Como trastorno de ansiedad que es, el tratamiento cognitivo conductual consiste en la exposición a lo que se teme (pensamiento o realidad) con la prohibición de realizar conductas de evitación, en este caso rituales neutralizadores, de forma que el paciente se arriesgue a sentir la ansiedad. La aceptación de la ansiedad que se siente es un proceso que ayuda en el tratamiento.

Mutismo Selectivo.



El Mutismo Selectivo es un desorden psiquiátrico que causa que la persona no sea capaz de hablar en determinada social o con determinadas personas. Usualmente, el Mutismo Selectivo viene asociado a la timidez y a la ansiedad social.

Es relativamente frecuente en los niños. Cuando empiezan su escolaridad, algunos no pronuncian ni una palabra, a pesar de hablar fluidamente en sus casas. Sólo la continuidad en el tiempo de esta conducta puede alarmarnos de un caso de MS. En la mayoría de casos, los síntomas van desapareciendo poco a poco.

Uno de los tipos de tratamiento psicológico más habituales en caso de mutismo selectivo es el uso de diferentes terapias de exposición al estímulo fóbico junto al manejo de contingencias que puedan afectar a la emisión o no emisión del habla.

La exposición a las situaciones ha de ser gradual y cuidadosa. Realizar una inmersión progresiva también resulta útil, por ejemplo, trasladando a personas con quien el niño no tema comunicarse a entornos que le resulten más problemáticos. Con el tiempo, se va a ir haciendo un desvanecimiento estimular del desvanecimiento estimular, en el que se van quitando poco a poco estímulos y personas que le proporcionan seguridad al niño de manera que este vaya con el tiempo empezando a comunicarse en otros contextos.



Esquizofrenia.

La esquizofrenia es un trastorno mental grave que afecta a alrededor de 21 millones de personas de todo el mundo. Las psicosis, entre ellas la esquizofrenia, se caracterizan por anomalías del pensamiento, la percepción, las emociones, el lenguaje, la percepción del yo y la conducta. Las psicosis suelen ir acompañadas de alucinaciones (oír, ver o percibir algo que no existe) y delirios (ideas persistentes que no se ajustan a la realidad de las que el paciente está firmemente convencido, incluso cuando hay pruebas de lo contrario). Estos trastornos pueden dificultar que la persona trabaje o estudie con normalidad.

A pesar de que ha sido un desorden vastamente estudiado, sigue considerándose un trastorno complejo con una gran amalgama de síntomas. El tratamiento psiquiátrico y psicológico ha demostrado una gran eficacia a la hora de controlar este trastorno.

La esquizofrenia suele debutar al final de la adolescencia o el principio de la edad adulta. El tratamiento con fármacos y apoyo psicosocial es eficaz. Con un tratamiento adecuado y apoyo social, los pacientes pueden llevar una vida productiva e integrarse en la sociedad. La facilitación de la vivienda asistida, las subvenciones para la vivienda y las ayudas para la inserción laboral son medidas de apoyo para que las personas que padecen trastornos mentales graves, como la esquizofrenia, vayan superando etapas en su rehabilitación y superen los obstáculos que les dificultan encontrar y mantener un empleo y una vivienda.



Trastorno de Identidad Disociativo.

El Trastorno de Identidad Disociativo, o Trastorno de Personalidades Múltiples, es un desorden de la identidad. La persona afectada por este trastorno desarrolla más de una personalidad y muestra diferentes conductas y comportamientos en distintas situaciones.

Se suele decir que las personas con TID cambian sus comportamientos radicalmente y posteriormente no recuerdan ese episodio.

Es uno de los trastornos cuyos afectados viven con mayor inquietud, así como uno de los más controvertidos entre la comunidad científica debido a la dificultad de los aparatos psicométricos para diagnosticarlo y por la falta de tratamiento eficaz.

Tratamiento del trastorno de identidad disociativo: Psicoterapia, a veces la visualización guiada y la hipnosis

El objetivo del tratamiento es habitualmente el de integrar las distintas personalidades en una única personalidad. Sin embargo, esto no siempre es posible. En las situaciones en que no lo es, el objetivo es lograr una interacción armoniosa entre las distintas personalidades que permita un mejor grado de funcionamiento a la persona.

La farmacoterapia puede aliviar algunos síntomas específicos coexistentes, como la ansiedad o la depresión, pero no tiene efectos sobre el trastorno en sí.

La psicoterapia suele ser larga, difícil y emocionalmente dolorosa. Las personas pueden experimentar numerosas crisis emocionales derivadas de los actos de las distintas identidades y de la desesperación que puede provocar la evocación de recuerdos traumáticos durante la terapia. A menudo son necesarios varios periodos de hospitalización psiquiátrica para ayudar a las personas a atravesar las etapas más difíciles y para que puedan asimilar los recuerdos particularmente dolorosos. Durante la hospitalización, a la persona se le proporciona continuamente apoyo y está monitorizada.



Autolesión / suicidio.

La persona que sufre este desorden mental trata de quitarse la vida (o trata de conseguir atenciones debido a estas conductas). Estas conductas incluyen cortarse las manos o brazos, quemarse, etc.

En este tipo de trastorno mental, la persona trata de autolesionarse o hasta de quitarse la vida. Usualmente, esta conducta puede estar motivada no en la consecución de la muerte, sino en algún tipo de atenciones que reciben al mostrar esta conducta, lo cual remite a un trastorno de fondo que suele ser grave.

El tratamiento consiste en la psicoterapia también llamada «terapia psicológica» o «terapia de conversación», explorarás las cuestiones que te conducen a pensar en suicidarte y aprenderás técnicas para controlar tus emociones de forma más efectiva. Medicamentos como antidepresivos, los antipsicóticos, los medicamentos contra la ansiedad y otros medicamentos para tratar las enfermedades mentales pueden ayudar a reducir los síntomas y el apoyo familiar y de amigos



Síndrome de Cotard.

En este raro trastorno psiquiátrico, el afectado cree que ha muerto, o que ha perdido la sangre o algún órgano interno. Este delirio puede ser peligroso ya que el trastornado puede actuar imprevisiblemente. Frecuentemente se asocian este tipo de conductas a personalidades nihilistas e hipocondríacas.

El Síndrome de Cotard recibe su nombre por Jules Cotard, quien fue el primer médico que diagnosticó esta extraña condición. Describió las diferentes fases del trastorno en una tesis escrita en París, en el 1880.

Las personas afectadas por el Síndrome de Cotard rehúsan el contacto social y descuidan su bienestar personal. Su causa radica comúnmente en patologías neurológicas o mentales, y se asocia con la des realización y la depresión.

El tratamiento del Síndrome de Cotard se basa en medicación antidepresiva y antipsicótica. En caso de que los fármacos no permitan remitir el delirio, se puede utilizar la terapia electro-convulsiva, una intervención que ha mostrado ser eficaz para tratar este tipo de delirios.



Otras medidas que se deben considerar en el manejo del síndrome de Cotard es la vigilancia del paciente, en cuanto a las posibilidades de autoagresión y suicidio, recomendación especial en el caso de los pacientes con predominio de síntomas depresivos.

Demencia.

En el mundo hay unos 47,5 millones de personas que padecen demencia. Este trastorno de naturaleza crónica y progresiva se caracteriza por el deterioro de la función cognitiva (es decir, la capacidad para procesar el pensamiento) más allá de lo que podría considerarse consecuencia del envejecimiento normal. La demencia afecta a la memoria, el pensamiento, la orientación, la comprensión, el cálculo, la capacidad de aprendizaje, el lenguaje y el juicio. El deterioro de la función cognitiva suele ir acompañado, y en ocasiones es precedido, por el deterioro del control emocional, el comportamiento social o la motivación.

La demencia es causada por diversas enfermedades y lesiones que afectan al cerebro, como la enfermedad de Alzheimer o los accidentes cerebrovasculares.

Aunque no se dispone de tratamientos que curen la demencia o reviertan su evolución progresiva, se están investigando varios fármacos nuevos que se encuentran en diversas etapas de los estudios clínicos. Sí existen, en cambio, numerosas intervenciones para apoyar y mejorar la vida de las personas con demencia y la de sus cuidadores y familiares.



Discriminación en personas con trastornos mentales


El estigma es el resultado de prejuicios y etiquetas que se aplican a las personas y resulta muy difícil desprenderse de ellos. Llegan a ocultar a esos hombres y mujeres, a los que se identifica plenamente con el “título” por el que se les etiqueta. El lenguaje da buena muestra de cómo la enfermedad mental se identifica como único rasgo de la personalidad de quienes la padecen. Si tiene esquizofrenia, pasa a ser “esquizofrénico”; si sufre depresión, es una “depresiva”. Algo que actualmente no sucede con otras enfermedades, porque a quien padece cáncer no se le llama “canceroso”, a quien tiene esclerosis múltiple no se le llama “esclerótico”.

Una vez que la sociedad subraya la diferencia, resulta muy difícil para la persona ser aceptada. Además, la presión interna que sufre para asumir los estereotipos de incapacidad e inutilidad hace que los síntomas de la enfermedad sean más persistentes y creen una sensación de discapacidad.

La persona con enfermedad mental debe afrontar una doble dificultad para recuperarse: la enfermedad en sí y los prejuicios y discriminaciones que recibe por padecerla. Es el estigma social, una carga de sufrimiento que incrementa innecesariamente los problemas de la enfermedad y constituye uno de los principales obstáculos para el éxito del tratamiento y de la recuperación.

Las actitudes crueles de marginación y desprecio mantenidas a lo largo de la historia todavía perviven. Un error muy común es pensar que la enfermedad mental no es “algo que alguien tiene”, sino “algo que alguien es”. Se identifica completamente a la persona con la patología y se lanzan sobre ella todos los prejuicios generados por falsos mitos. Este estigma social es una carga añadida de angustia y desamparo en la persona que la padece. Todos podemos ayudar si eliminamos los mitos y prejuicios que la rodean, la conocemos y repensamos nuestras actitudes hacia las personas que la padecen.


Conclusión


Después de investigar y leer este documento, me pude dar cuenta que por más pequeña que sea una conducta negativa, si no le prestamos en interés necesario, esta podría convertirse en algo muy malo para la persona que lo está presentando.

A veces la gente no entiende que cuando catalogan a una persona de “loca”, puede causarle más daño ya que la persona esta recibiendo un trato negativo por parte de la sociedad, lo cual la puede orillar a cometer un error ya sea en contra de la sociedad o de sí mismo.

Tal lo hemos visto con la serie de tiroteos que se ha presentado en Estados Unidos o aquí en México, donde los autores de los tiroteos, desde días o semanas antes comienzan a presentar una serie de conductas negativas hacia sus compañeros, e incluso amenazando con lastimarlos o lastimarse a sí mismo, pero lo que los mayores suelen hacer (sean padres o maestros), en lugar de buscar ayuda con un profesional, lo dejan pasar, piensan que es solo un acto de rebeldía, y ahí es donde están cometiendo un error.

La mayoría de la gente piensa que el acudir terapia es solo para aquellas personas que tienen alguna enfermedad mental, pero no es así, el acudir a terapia quiere decir que valoras tu salud mental. Así como vamos mes con mes a checar nuestra salud física, deberíamos ir a terapias para cuidar la salud mental, eso es algo que la nuestra sociedad debe adoptar.



Bibliografía


  1. Acepsa. (n.d.). LA DISCRIMINACION SOCIAL HACIA EL ENFERMO MENTAL. [online] Disponible en: https://acepsa.wordpress.com/documentos-etiquetas-y-autoestigma/ [Acceso 9 Feb. 2018].

  2. American Psychiatric Association. (2013). Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. Quinta edición. DSM-V. Masson, Barcelona.

  3. Bellver Abardía, R. (n.d.). Síndrome de Estocolmo: Síntomas, Causas y Tratamientos. [online] Lifeder. Disponible en: https://www.lifeder.com/sindrome-de-estocolmo/ [Acceso 9 Feb. 2018].

  4. Caeiro, A. (2016). Síndrome de Lima. [online] Enfermerastrastornadas.blogspot.mx. Disponible en: https://enfermerastrastornadas.blogspot.mx/2016/12/sindrome-de-lima.html [Acceso 9 Feb. 2018].

  5. Guerri, M. (n.d.). El Trastorno Antisocial de la Personalidad: Síntomas y tratamiento. [online] Blog de Psicoactiva. Disponible en: https://www.psicoactiva.com/blog/trastorno-antisocial-la-personalidad-sintomas-tratamiento/#El_tratamiento_del_Trastorno_Antisocial_de_la_Personalidad [Acceso 9 Feb. 2018].

  6. Lara Muñoz, M. (n.d.). Diagnóstico de los trastornos mentales: el DSM-5 | Salud mental y medicina psicológica, 2e | Access Medicina | McGraw-Hill Medical. [online] Accessmedicina.mhmedical.com. Disponible en: http://accessmedicina.mhmedical.com/content.aspx?bookid=1440§ionid=94748410 [Acceso 9 Feb. 2018].

  7. Molina, X. (n.d.). Los 10 peores trastornos mentales. [online] Psicologiaymente.net. Disponible en: https://psicologiaymente.net/clinica/diez-peores-trastornos-mentales [Acceso 9 Feb. 2018].

  8. NoticiasYa: Lo que Importa. Tendencia de enfermedades mentales sigue en aumento, OMS. [online] Disponible en: https://noticiasya.com/2017/02/23/tendencia-de-enfermedades-mentales-sigue-en-aumento-oms/ [Acceso 9 Feb. 2018].

  9. Organización Mundial de la Salud. (2017). Trastornos mentales. [online] Disponible en: http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs396/es/ [Acceso 9 Feb. 2018].

  10. Psicopedia - Psicología, Psicoterapias y Autoayuda. ¿Qué es un trastorno psicológico? [online] Disponible en: http://psicopedia.org/6/que-es-un-trastorno-psicologico/ [Acceso 9 Feb. 2018].

  11. Psicoterapeutas.com. (2013). Tratamientos del trastorno obsesivo compulsivo. [online] Disponible en: http://www.psicoterapeutas.com/trastornos/obsesivo_compulsivo/tratamiento.html [Acceso 9 Feb. 2018].


Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2017
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos