2005-vii ihaal


De la Reformulación – para el Bienio 2006-2007



Descargar 189.56 Kb.
Página2/4
Fecha de conversión15.05.2019
Tamaño189.56 Kb.
1   2   3   4

De la Reformulación – para el Bienio 2006-2007


La presente reformulación para el bienio 2006-2007 persiste en indagar, en un corpus de prácticas sociales, el rol de la percepción en la constitución de valores, sistemas y estilos de categorización del mundo y los seres. Para ello se apoya en la semiótica del discurso, otras semióticas particulares y recientes estudios provenientes de la Estética y la Crítica (en los dominios del arte y el diseño). La puesta en acto de la percepción puede seguirse a través del análisis de conjuntos significantes surgidos de prácticas específicas. Al definir práctica como el ejercicio de cualquier arte en la apropiación subjetiva de sus reglas y competencias, y considerar arte en su sentido amplio de tekné (ars), se hace preciso establecer un recorte en la variedad de los conjuntos significantes. En todo caso, a la hora de estudiar las percepciones sociales puestas en juego en las prácticas individuales o sectoriales, parecen relevantes aquellos conjuntos que se definen como estéticos al interior de las prácticas de las artes visuales, la literatura, la música y las artes combinadas, hasta los diseños en todos sus tipos (gráfico, industrial, etc.).

En el marco de la relación saber-poder, el campo estético evidencia un cambio cualitativo frente a la intensificación de la actividad proyectual y de los emprendimientos de gestión. Estas modalidades interdisciplinarias y colectivas conviven con otras más tradicionales en artes y diseños y las resignifican. Se trata de prácticas fundamentales en la escena contemporánea que atraviesan los conjuntos elegidos para investigar en nuestro proyecto. Su presencia, ¿constituye un indicio en la conformación de un incipiente horizonte cultural tras la fractura con la Modernidad (y sus secuelas neo y postmoderna)? ¿Han sido tales prácticas un factor causal de esta discontinuidad? Lo cierto es que, a nivel del estudio de las percepciones elaboradas en el campo estético, se puede seguir este acontecimiento.

A la vez, las evoluciones, erosiones y fragmentaciones de los anteriores paradigmas han derivado en una crítica coexistencia actual de miradas disímiles, incluso irreconciliables. En la etapa anterior del proyecto hemos confirmado una fuerte apuesta de los dispositivos de control hacia la modelación y modelización de los comportamientos sociales, primordialmente estéticos, a través de estrategias perceptivas y discursivas. También constatamos una creciente resistencia de la sociedad, organizada en nuevas formas de lo colectivo (multitud, foro, mara, piquete) que tienden a la transversalidad. Ellas reaccionan a aquellas figuras modernas que han procurado la docilidad de los cuerpos (masa, clase, estrato) y adoptan una configuración multidimensional que obstaculiza las redes de dominio.

En la dimensión perceptiva al nivel de los sistemas de categorización del mundo, esto implica, por parte de los unos, el uso frecuente de los estilos denominados serie y parangón como estrategia de poder sobre la significación y, por los otros, de los estilos aire de familia y conglomerado, como forma de resistencia. Esta dialéctica se hace reconocible en el análisis de las prácticas de los agentes sociales tanto como en el nivel sensible del discurso o de los artefactos. Entre todos nos resultan de particular interés los que hemos denominado formadores de percepción.

En nuestro país, el quiebre cultural más amplio, nítido y reciente se produce en diciembre de 2001. No obstante, la periodización en contexto sugiere inscribirlo en el transcurso iniciado en torno a 1970 hasta la actualidad, si bien realizando cesuras internas según las diferentes áreas significantes. Los diversos corpus que hemos constituido están referidos en general a este lapso y localizados en Argentina, en un horizonte regional que concebimos como Latinoamérica y en el contexto de la globalización. Ellos serán objeto de revisión al inicio de la futura etapa del proyecto, en la posibilidad de su ajuste a fenómenos recientes que afirmen lo plural de nuestra cultura estética o que, por el contrario, lo rechacen o lo nieguen. El fin general es concretar un aporte a la comprensión de la diversidad y propender a la coexistencia de distintas percepciones como cimiento de una edificación democrática. En esta vía, la insistencia en la construcción crítica de una perspectiva interdisciplinaria supone una renuncia tanto a pretensiones omnicomprensivas como a enfoques excesivamente parcializados. Todo esto orienta desde la selección del equipo de investigadores hasta las transferencias y todas las agencias anteriores y actuales.

Sólo enunciaremos aquí que las cuestiones metodológicas a resolver han consistido en la materialización de un corpus de documentos, el establecimiento de un principio de elección, la definición de un nivel del análisis y sus elementos pertinentes, y la especificación de un método de análisis. El despliegue de estos puntos, así como el de los objetivos referidos al marco teórico, al corpus y a la transferencia de conocimientos, y el de las hipótesis a ellos vinculadas quedan disponibles para la lectura en la página web de nuestro equipo de investigación.

La Relectura: un diagnóstico oportuno


Habíamos adelantado que nuestra disposición actual era la de una relectura, en verdad del propio diseño de la investigación, en el marco más general del proceso y más puntual del proyecto. A esos efectos, hemos realizado diversas actividades. Entre ellas, nuestra asistencia a un curso del Dr. Jacques Fontanille que dictó en la Universidad Nacional de Cuyo en el pasado septiembre, donde el tema metodológico principal fue niveles de pertinencia en el análisis de prácticas visuales.

Un poco después, ya presentada la reformulación del proyecto, tuvimos una entrevista con el Dr. Juan Samaja para conversar con él algunos aspectos de nuestra práctica investigativa. Escuchó atentamente nuestros relatos y, a manera de diagnóstico general, decidió que necesitábamos comprender qué valor operacional y comunicativo tenía la implementación de una matriz de datos. Tal diagnóstico nos facilitaba el cumplimiento de varios objetivos; particularmente, nos permitía leer el proyecto como una praxis específica en convivencia con otras en el ámbito científico universitario, y planear críticamente los pasos de la nueva etapa del proceso de investigación sobre la base de los avances obtenidos anteriormente.

A partir de la definición de dato científico como “una construcción compleja que, por consecuencia, posee una estructura interna” o contenido formal invariable, Samaja sostiene1 que tal estructura general tiene cuatro componentes, cada uno de los cuales se refiere, con nombres distintos, a las cuatro funciones que pueden aislarse en un enunciado descriptivo:


  1. Unidad de Análisis (UA), que corresponde al componente argumento (“x”).

  2. Variables (V), que corresponden a la función misma (“F”). Las variables tienen dimensiones. Una dimensión es un aspecto parcial de la variable (o predicado) que es relativamente independiente de otros aspectos. El conjunto de todas las dimensiones constituye el sentido total de la variable, y cada una de las dimensiones se comporta como una variable, con sus propios valores. El valor final de la variable completa es una resultante del conjunto de los valores de las dimensiones.

  3. Valores (R), que coinciden con el valor de la función (“y”).

  4. Indicadores (I), que coinciden con las operaciones de que está construida la función y que permiten calcular (u obtener) su valor. Se entiende por indicador algún tipo de procedimiento que se aplique a alguna dimensión de la variable, para establecer qué valor de ella le corresponde a una unidad de análisis determinada (medición).

Espacialmente, la matriz se representa así:


R

V

UA



I

D

(dimensión)

= --------

P

(procedimientos)





En toda investigación científica hay más que una matriz de datos; hay, en realidad, un conjunto de matrices de datos que guardan entre sí relaciones lógico-metodológicas determinadas. A esto se denomina “un sistema de matrices de datos”.

Ahora bien, nos propusimos como primer ejercicio simple para probar este instrumento considerar el título del proyecto: De Artes, Percepciones y Pasiones. Significación en Prácticas Artísticas y Estéticas de Argentina.

Se trata de un enunciado cuya modalidad asertiva encierra un dato. La estructura formal se representaría así:




R


V

Significación

UA


Prácticas

Artísticas y Estéticas

en Argentina



I


D

(dimensión)

= --------

P

(procedimiento)








Compartir con tus amigos:
1   2   3   4


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad