1. democracia participativa y nuevas relaciones gobierno – sociedad



Descargar 158.29 Kb.
Página2/5
Fecha de conversión07.09.2018
Tamaño158.29 Kb.
Vistas80
Descargas0
1   2   3   4   5

El desarrollo de distintas experiencias de los centros afiliados a CEAAL dan cuenta del abanico de expresiones que esto tiene a lo largo del continente: las luchas contra el ALCA (que se expresó en toda su magnitud en la Cumbre de los Pueblos de Mar del Plata en el 2005), acciones contra los TLC (Tratados de Libre Comercio) en Costa Rica y en México, las luchas en la defensa de la soberanía alimentaria y sobre los recursos naturales, el derecho a la tierra, como las más significativas.

Betty Tola (diputada constituyente ecuatoriana por Acuerdo País) analizó en el Seminario-Taller Latinoamericano , la tensión que implica la permanente conjugación entre los procesos reivindicatorios de los movimientos sociales y los procesos políticos.

La Educación Popular no es ajena a todos estos procesos y los conflictos que ellos desatan, como así tampoco a las tensiones que hoy están presentes a partir de los escenarios descriptos. Las propuestas educativas tienen que ser capaces de encauzar la reflexión, el diseño de estrategias organizativas, etc. y a su vez, los Centros de educación popular, se ven interpelados a posicionarse políticamente.

Por su parte, las experiencias de distintos centros de Educación Popular, desde su práctica educativa junto los movimientos juveniles, de mujeres o de defensa de derechos de niños/as y adolescentes, dan cuenta no sólo del surgimiento de nuevos sujetos políticos en el espacio público, en la reivindicación de sus derechos sino que permiten abrir el abanico de posibilidades para la acción política. La práctica cotidiana de estos movimientos en muchos casos, expresan otros modos y otras maneras de hacer y entender la política. Es así que el reconocimiento y el derecho a la identidad, el debate en torno a las políticas de género y el derecho a la diferenciación sexual, los/as jóvenes y niños/as como actores políticos que expresan la politicidad desde otro lugar, son temas que emergen con fuerza a modo de marcada interpelación a los procesos educativos.

Por su parte el tema de la autonomía de los movimientos sociales, constituye un eje importante del debate actual en torno a la acción política de los Movimientos Sociales e interpela fuertemente nuestra acción en el campo de la educación popular junto a organizaciones y Movimientos Sociales.

Finalmente no puede obviarse el debate que implican para las organizaciones de educación popular como así también para los movimientos y organizaciones populares, en relación a las experiencias boliviana, venezolana, cubana y ecuatoriana, las propuestas que se plantean como la construcción del Socialismo del Siglo XXI: Tendremos que discutir o debatir desde los movimientos populares, desde las organizaciones populares no lo que nos propone tal o cual Estado sino qué estamos entendiendo por socialismo, qué estamos entendiendo como modelo diferente anticapitalista o no capitalista. (Claudia KOROL)

b- Desafíos en torno a la dimensión pedagógico-educativa:
La Educación Popular, ejercida como una educación pensada en y junto a los movimientos sociales, es necesariamente una educación que se coloca en el horizonte de proyectos políticos emancipatorios. Al reseñar la experiencia educativa del MST –Movimiento Sin Tierra del Brasil-, Gilmar Vicente expresaba: al pensar la educación en nuestro Movimiento era preciso que estuviese ligada a un proyecto político, un proyecto de sociedad, la concepción de educación del MST está ligada a un proyecto de transformación social.

Y el vínculo educativo, por ende, es un vínculo que se construye en relaciones sociales concretas, encaminadas a la acción. Que se expresa en procesos microsociales pero que se orientan por una acción política más amplia, que los contiene y les da sentido emancipatorio. Es una educación orientada a transformar la vida de los sujetos sociales en condiciones concretas de existencias y a la vez una educación política encaminada a generar acciones transformadoras de condiciones cotidianas.

Por otra parte, los principios pedagógicos de la educación popular ponen especial énfasis en que los procesos educativos deberán siempre estar ligados a la acción, a un trabajo específico. De este modo los procesos educativos y formativos permitirán a los sujetos con quienes trabajamos, a los movimientos y organizaciones populares con quienes nos vinculamos, a pensarse en relación a un hacer, a un trabajo cotidiano, que cobre sentido en un proyecto transformador de sus realidades cotidianas. Es así, que podemos afirmar que una práctica educativa, cuando es concebida desde la perspectiva de la educación popular, se juega, se plasma en esa praxis cotidiana que tiene el horizonte emancipador que hace sentido para cada movimiento y organización popular junto a quienes desarrollamos esos procesos educativos.

En ese marco, de una educación para la acción, el tema del poder cobra una dimensión y centralidad que debe ser motivo de permanente reflexión y análisis que deberán incluir las relaciones educativas en sí mismas también como relaciones de poder. Es una reflexión que nos obliga también a pensarnos a nosotros/as mismos/as –en tanto educadores/as populares y los Centros a los que pertenecemos- como parte y jugando en esas relaciones de poder (micro y macrosocialmente).

Así la Educación Popular, en tanto “Educación Socialmente Necesaria” –como señala Miguel Ángel Paz Carrasco (ENLACE- México)- se comprometerá en procesos que promuevan cambios en las relaciones de poder, constituyendo así “apuestas educativas para la autodeterminación”. La apuesta epistemológica-pedagógica estará orientada hacia una pedagogía de la radicalidad en que se promueva la construcción de diálogos interculturales y prácticas radicales.

Por su parte, en el contexto centroamericano y como especificidad de la educación popular para la interculturalidad, Véronica del Cid (de SERJUS- Guatemala) señala que desde los procesos que promueve su organización, se plantean fortalecer la lucha emancipadora y liberadora, que retoma la naturaleza política / pedagógica de la educación popular, para generar acciones de incidencia, participación y resistencia, que permitan enfrentar nuevas y distintas situaciones que la práctica exige conocer y transformar. Y que, en ese marco, cobran relevancia los temas del poder y la construcción de identidades: relaciones de poder en el proceso histórico concreto referidas a relaciones étnicas, relaciones de clase y relaciones de género.

Según apunta Diego Herrera, es precisamente en este contexto de ideas y experiencias, donde se configura la relación de la Educación Popular como elemento estimulador de la acción de los Movimientos Sociales, en una trama de relaciones que producen rupturas, alternativas, oportunidades que resisten a los discursos y prácticas homogeneizantes, dominantes y a-históricas. “En este contexto neoliberal, las prácticas educativas emancipadoras y críticas tienen que ampliar el universo de lecturas y de apropiaciones de la realidad, de los individuos y de los grupos involucrados, desarrollando actitudes y aptitudes con las que éstos puedan restablecer la palabra, la condición de resistencia, rebeldía, rehabilitar el diálogo, el respeto, la creatividad, la esperanza y la indignación.” (Ghiso, 2006: 14)

c- LOS/AS EDUCADORES/AS POPULARES DE CARA A LOS DESAFÍOS


Un primer elemento tiene que ver, de algún modo, con una interpelación a nuestra propia identidad. El diálogo y la vinculación sistemática con los Movimientos sociales, como toda relación humana, cuestiona la identidad propia tanto de los centros afiliados –conformados en su mayoría como ONGs – como del CEAAL. A modo de ejemplo pueden señalarse algunas preguntas que surgieron en el Taller Interno de CEAAL antes mencionado: ¿no sería importante que se incorporen a CEAAL algunas escuelas o experiencias de Educación Popular de los propios Movimientos, como por ej. MST? Seguir identificándonos como Consejo de Educación de “adultos” ¿dice lo que somos hoy? ¿Acaso no desarrollamos procesos educativos con otros sujetos sociales? (este cuestionamiento no es exclusivo para el tema Movimientos Sociales).
Otro aspecto importante, tiene que ver con que el relacionamiento con los Movimientos Sociales, interpela nuestras apuestas políticas. En este sentido, la creación del Grupo de Trabajo “Educación Popular y Movimientos Sociales” al interior de CEAAL constituiría un ámbito privilegiado para avanzar en el debate y formulación de tales apuestas. El mismo sería un aporte que podría nutrir los posicionamientos políticos del CEAAL en diversos espacios en los que interviene como red continental.

3. CONSTRUCCIÓN DE PARADIGMAS EMANCIPATORIOS.

En realidad tratamos de buscar en los elementos del contexto que vivimos en America Latina y Caribe y de los debates al interior de CEAAL hoy, los retos en torno a una agenda temática de la educación popular en el próximo periodo.

Sobre la contribución de CEAAL y de la EP en la construcción de paradigmas emancipatorios hay que decir que esto supone un diálogo crítico con el mismo esfuerzo que ocurre en otras áreas de conocimiento y un intenso y permanente esfuerzo de sistematización de nuestras prácticas. En este último aspecto, como ya señalo Alfonso Torres en su documento sobre paradigmas emancipatorios que circulará proximamente, existe poco material disponible en el periodo reciente al interior de CEAAL. Además de constatarlo esto nos pone la pregunta de por que esto ocurre? La práctica de sistematización de experiencias sigue vigente en nuestros centros pero el esfuerzo de reflexión teórica sobre qué aportación tales sistematizaciones pueden tener a la construcción de nuevos paradigmas emancipatorios parece un salto que todavía no lo damos. Por otro lado nuestro diálogo con otros esfuerzos en otras áreas en la misma dirección, parece todavía tímido limitándose a enunciados genéricos de cercanía a los paradigmas holíticos, de la complejidad, del feminismo y del ecologismo y por supuesto de la dialéctica. Creo que para avanzar en el próximo periodo en esta temática hay que explicitarla en nuestras prácticas de sistematización y buscar un diálogo mas profundo con otras vertientes de las pedagogías críticas y con los paradigmas emergentes en otras áreas de conocimiento que apunten a la emancipación.

Sobre los movimientos sociales como tema vital para la EP creo que muchas iniciativas están presentes en las acciones de los colectivos de CEAAL en el último periodo, lo mas destacado recientemente fue al seminario-taller latinoamericano realizado en Mendoza, Argentina a fines de mayo de este año, y La Piragua 27 que se dedica totalmente a esta temática. Creo estamos todos(as) de acuerdo que los movimientos sociales son los protagonistas de los principales cambios democráticos que vivimos en AL en las ultimas décadas De esta constatación en adelante son muchas las preguntas que debemos responder. En cada contexto nacional o sub-regional, cuáles son los movimientos sociales con mayor protagonismo? Cuáles son las nuevas expresiones de movimientos sociales? Qué paso con las expresiones mas tradicionales de los mismos? Es posible la construcción de agendas comunes? En torno a qué problemas y/ o temas? Como se desarrolla la relación entre los movimientos sociales y las ONGs y los partidos políticos? Cuáles son las tensiones y conflictos existentes? En relación a los gobiernos democráticos y progresistas vigentes hoy en AL cuál es la actitud y estrategia de los movimientos en relación a ellos. Frente a estas y otras tantas preguntas que se pueden hacer, creo que la EP y CEAAL como red además de seguir afirmando el carácter estratégico de los movimientos sociales puede aportar positivamente estableciendo un diálogo crítico y abierto con ellos en torno a estas cuestiones y construyendo con ellos programas de formación sistemáticos como espacios de debate colectivo sobre sus agendas y de reflexión crítica en torno a las preguntas enunciadas anteriormente y otras.

Sobre la relación con gobiernos democráticos y progresistas creo son muchas y bastante diversas las evaluaciones sobre los logros y limitaciones de los distintos procesos en curso. De toda manera los datos disponibles sobre los logros creo nos permiten decir que se están poniendo algunos frenos a las políticas neoliberales implementadas en los anos 80 y 90 y que las políticas sociales implementadas por estos gobiernos vienen obteniendo algún resultado en la reducción de la pobreza. En aquellos países, los grandes retos y limitaciones creo están todavía en asociar tales logros a nuevas políticas macroeconómicas y a los cambios políticos necesarios para la construcción de una ciudadanía activa y una democracia integral. Los contextos históricos que posibilitaron la elección de tales gobiernos son bastante distintos, lo que nos sugiere evitar la tentación de analizarlos en bloque o clasificarlos mediante criterios genéricos. De todos modos, nuevos retos se colocaron tanto a la EP como a los centros afiliados en el CEAAL. El primero es un cambio de escala y por consecuencia de complejidad de los temas a abordar y sobre las políticas en que fuimos convocados a incidir. En los anos 80 y 90 acumulamos experiencias de incidencia y de gestión en torno a gobiernos locales (excepto en los casos de Cuba y Nicaragua donde ya éramos solicitados a aportar a nivel nacional). De modo mas reciente fuimos invitados a intervenir y aportar a procesos constituyentes (como el caso de Venezuela, Bolivia y Ecuador), al control social sobre políticas públicas o legislaciones nacionales, a procesos de plebiscitos y referéndums nacionales y también a la construcción desde el Estado de programas de educación ciudadana en soporte a las políticas y programas gubernamentales. También varios compañeros(as) nuestros educadores(as) populares están ejerciendo importantes funciones de gobierno. Creo que como CEAAL deberíamos generar más espacios de diálogo sobre los cambios que estas nuevas realidades provocan en relación a nuestras prácticas de educación popular y a nuestra actuación como educadores(as) populares, sea en la sociedad civil o en el ejercicio de las funciones de gobierno.

Sobre la participación ciudadana y la incidencia en políticas públicas hoy estamos confrontados con distintos discursos y prácticas referentes al tema, lo que nos exige explicitar con más fuerza los criterios y las metodologías desde las cuáles impulsamos nuestras prácticas. De qué tipo de participación ciudadana estamos hablando? Cuál es la dirección ycalidad de la incidencia en políticas públicas que orientan nuestras prácticas? Determinados sectores en nuestras sociedades y del mundo de la cooperación nos convoca el tema de los resultados de estos procesos en términos de cambios reales en las políticas y en la vida de la gente. Creo que además de afirmarnos los logros de los procesos de participación e incidencia estamos desafiados a probar que ellos producen mejores resultados. Creo que debemos tener espacios al interior de CEAAL para hacer un balance verdaderamente crítico sobre estas prácticas en cada país o sub-región y proponer nuevos diseños y herramientas para la participación e incidencia. Creo que la proposición del GIPE (Grupo de Incidencia en Políticas Educativas) de tenernos un programa de formación para la incidencia en las políticas educativas nos apunta un camino de aportación desde la EP que me parece muy provechoso.

Sobre el tema de la integración regional seguimos desde CEAAL distintas iniciativas de articulación de actores como las Cumbres de los Pueblos, los debates sobre una nueva institucionalidad del Mercosur, los debates en torno a las Comunidad Suramericana, el Movimiento Ciudadano por el NO al TLC en Costa Rica y otros. Lo que se puede percibir desde una mirada educativa a tales procesos es que es todavía difícil traducir el tema para las cuestiones cotidianas de la gente, y crear un fuerte movimiento educativo y cultural que pueda crear un nuevo ambiente para esta integración. Creo la EP y CEAAL tienen mucho que aportar en relación a los marcos de una integración ciudadana, democrática, con control social y que estimule los valores de la solidaridad y pertenencia a la comunidad latinoamericana. Como parte de este tema hay que mirar también el tema de las migraciones y las experiencias que trabajan este tema desde una perspectiva intercultural y de la lucha por los derechos.

Sobre el tema de la interculturalidad vale señalar que tiene importancia creciente en nuestro contexto desde que los procesos democráticos en curso posibilitaron la emergencia en la cena pública de las diversas identidades que constituyen históricamente nuestras sociedades y que fueran sistemáticamente excluidas y discriminadas por el colonialismo y autoritarismo dominantes en la historia de nuestro continente. Los recientes debates en los procesos constituyentes de Bolivia y Ecuador sobre los derechos de los pueblos originarios o el debate en Brasil del sistema de cuotas para afro-descendientes para ingreso en la enseñanza superior nos Retana la necesidad de una pedagogía de la interculturalidad para posibilitar un sentido transformador a estas polémicas y discusiones. Otro aspecto del mismo tema son los retos lanzados por Boaventura de Sousa Santos en el ámbito del FSM sobre la necesidad de una pedagogía de la traducción cultural o una pedagogía transpolítica que pueda desde la diversidad cultural de nuestras sociedades y de las representaciones de los actores sociales generar miradas comunes y un pensamiento altermundialista. La proposición de la creación de la Universidad de los Movimientos Sociales es la tentativa de concretizar este esfuerzo y creo que como CEAAL debemos conectarnos más fuertemente a esta iniciativa.

Sobre el tema del trabajo en el siglo XXI y de nuevas formas de organización de la producción como es la economia solidaria y la agricultura familiar creo que no logramos al interior de CEAAL dar mayor espacio y visibilidad a estas temáticas vitales para las sociedades y el ser humano. El economista brasileño Paul Singer habla de la economia solidaria como acto pedagógico y nuestro compañero Marcos Arruda tiene varios escritos sobre el tema, tal como Félix Cadena en México. Creo deberíamos preguntarnos por qué ocurre esto, donde están las prácticas de educación popular conectadas con estos temas, cuáles son los centros afiliados u otras redes de EP que las manejan, buscar acercarnos a ellas y sobretodo sistematizar tales experiencias para dar mayor visibilidad al tema al interior de CEAAL.

Sobre el tema del medio ambiente y del desarrollo sostenible hay que volver a tomarlos de modo sistemático en nuestras prácticas al interior del CEAAL y por esto es uno de los temas de nuestro seminario/assembléa. Los cambios climáticos, la crisis de la producción de alimentos y las alternativas de biocombustibles son algunos de los hechos que nos impiden discutir nuevos modelos de desarrollo sin poner centralidad en el tema del medio ambiente y las alternativas sostenibles. También el tema de una revisión de nuestros padrones de consumo se pone en este campo de cuestiones que todavía están por demandar un fuerte trabajo desde la educación popular en el sentido de provocar cambios reales en la percepción y acción en torno a estos problemas desde los movimientos sociales y los(as) ciudadanos en la vida cotidiana. Así, los programas de educación ambiental y la retomada por los tratados de la Conferencia Río 92 sobre el tema pueden ser, en alianza con otras redes, un camino importante que debemos buscar para mayor lograr un mayor desarrollo de estos retos al interior de CEAAL.

Sobre el tema de la comunicación y de las nuevas tecnologías creo que estamos de acuerdo sobre su dimensión estratégica para la democratización de nuestras sociedades y para la inclusión social. Los programas de inclusión digital, la producción de materiales educativos utilizando recursos de multimedia, las redes de comunicación alternativa (radios y TV’s educativas y/o comunitarias), los programas de enseñanza a distancia y las comunidades virtuales de aprendizaje son prácticas que nos deben retar desde la educación popular con sus planteamientos metodológicos, pedagógicos y epistemológicos para posibilitar su utilización como instrumentos de disputa de hegemonía y acción liberadora. Cabe preguntar en qué medida estamos incorporando tales instrumentos en nuestras prácticas y desde una mirada critica sobre los mismos.

Sobre el tema de los Derechos Humanos y Cultura de Paz creo que las prácticas en torno a la exigibilidad y justiciabilidad de los derechos vienen concretizando nuevas posibilidades de acción en torno a la garantía de derechos económicos, sociales, culturales y ambientales. La pregunta es en qué medida estamos desarrollando acciones de exigibilidad y justiciabilidad de derechos como parte de nuestras estrategias de incidencia en las políticas publicas? Sobre el tema de la Cultura de Paz creo pueda ser incorporado como estrategia de las acciones en educación en derechos humanos desde nuestra REDH.

4. INCIDENCIA EN POLITICAS PUBLICAS. PROGRAMA DE FORMACIÓN DE INCIDENCIA EN POLITICAS EDUCATIVAS CEAAL

A continuación presentamos de una manera sintética algunos de los fundamentos básicos que guían el quehacer del CEAAL y que de manera específica ha sustentado el trabajo de las instituciones que comparten sus reflexiones desde el eje de Incidencia en políticas educativas. Estas a su vez son la base de un Programa de formación dirigido principalmente a los miembros del CEAAL.

Políticas Educativas y Educación Popular

La educación está inmersa en un proceso de transformación global y es un componente, que dependiendo de su sentido y pertinencia, aporta a un proyecto de emancipación. Nos encontramos en un momento de gran consenso acerca de la vigencia del derecho a la educación. Para los educadores populares constituye un instrumento indispensable para poder contribuir a sociedades más justas, humanas, que dignifique a las personas y así, poder avanzar hacia los ideales de sociedades justas, equitativas y con plena expresión de la democracia participativa.

Sin bien esta afirmación es poderosa, somos consientes que en el contexto actual de aplicación de políticas neoliberales, las características son de tendencia a la privatización, homogenización en la atención a los actores educativos, aplicación de programas que vienen como recetas desde el Banco Mundial y en términos generales no se dirigen a acortar las brechas de diversos sectores como los indígenas, mujeres, la adolescencia rural, la primera infancia, etc. Influenciando en la agudización del contexto de pobreza y exclusión. Y por eso mismo, la educación es un campo complejo que nos reta a apostar por una educación a lo largo de la vida y que contribuya a la transformación de los sujetos y nuestras sociedades.

Lo que interesa a nuestra reflexión es cómo se expresa nuestra participación en la construcción de una educación basada en los núcleos fuertes de la Educación Popular, cuáles son los obstáculos con los que nos encontramos en ese camino, y la importancia de persistir.

Siguiendo el camino de Freire Paulo, se trata de realizar un análisis crítico de la educación inmerso en un modelo político, económico y social signado por el neoliberalismo. Así también, el trabajo lo realizamos tensionados entre la critica a las funciones del Estado y gobierno, que han abandonado su rol de garante de los derechos de la ciudadanía, y a su vez intervenir en la sociedad para que este Estado y gobierno, asuma sus funciones y así contribuir a una mayor democratización del mismo en el que el aporte de la sociedad civil, los grupos organizados y el movimiento social con sus apuestas, son insustituibles.

CONTEXTO POLÍTICO EDUCATIVO: La Educación en América Latina: tendencias

En relación a la situación de la educación en América Latina recogemos el trabajo de José Rivero en base a estudios recientes de Rubén Cervini y Emilio Tenti Fanfani: “Notas sobre la masificación de la escolarización en seis países de América Latina” y de Simón Schwartzman “Acceso y retrasos en la educación en América Latina”, en la que analiza los casos de Argentina, Brasil, Chile, Honduras, México y Perú, y presenta reflexiones en relación a los límites de la educación como mecanismo de ascenso social y de superación de la pobreza, así como sobre la complejidad de las medidas para medir y enfrentar la exclusión.




Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2017
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos